‘El Chapo’ y ‘El Mayo’ perdieron cargamentos de droga para NY y Chicago de 100 mdd, dice testigo
El Chapo Guzmán. Ilustración: Eduardo Séptimo / La-Lista

El segundo testigo en el juicio en contra de Genaro García Luna, Tirso Martínez, alias “El Futbolista” o “El Mecánico”, centró su declaración en hechos relacionados con el tráfico de droga a Nueva York y Chicago, donde perdió varias toneladas del Cártel de Sinaloa, con un valor total de entre 100 y 120 millones de dólares, en tres distintos operativos realizados por la policía entre 2002 y 2003.

En su testimonio no hizo señalamientos directos en contra del exsecretario de Seguridad Pública en el gobierno de Felipe Calderón, rechazó haber pagado o tenido acuerdos directamente con García Luna y solo dio referencia de pagos a algunos mandos de la Policía Federal para el trasiego de droga en México con rumbo a Estados Unidos entre 2001 y 2003.

Tirso Martínez testificó que en julio o agosto de 2002, le aseguraron un cargamento de cocaína en una bodega de Brooklyn, Nueva York, el segundo fue en Chicago, Illinois, y el tercero ocurrió en Queens, también en Nueva York, los dos últimos en 2003.

Cada aseguramiento ocurrió de forma muy similar, mientras Tirso no estaba en la bodega y, en cada caso, uno de sus empleados lo alertaba que les había caído un operativo de la policía y se había llevado la cocaína. En cada ocasión, llamó a Vicente Carrillo, quien era su jefe para avisarle lo que había ocurrido.

Dijo que al inicio, Vicente Carrillo respondió: “A ver si no se enoja mi padrino, refiriéndose a ‘El Mayo’ Zambada”, a quien apodaban “El Corajudo”.

En la segunda ocasión, dijo en un tono de parsimonia: “A ver si no se enoja el ‘Patas Cortas’, en referencia a Joaquín ‘El Chapo Guzmán'”.

Martínez dijo que ya tenía miedo y ya quería frenar el trasiego de droga, el cual realizaba a través de camiones de cargo a Estados Unidos, colocándola en un compartimento secreto.

En la tercera ocasión que dio aviso a Vicente Carrillo, ahora sí le respondió “un poco enojado”, describió: ” “Qué chingados está pasando, Mecánico, a ver qué dice mi padrino ‘El Mayo’ y ‘El Chapo’ porque ya es la tercera vez”.

El testigo dijo haber ganado en toda su carrera delictiva entre 30 y 35 millones de dólares, gran parte de esto lo gastó al comprar equipos de futbol, en mujeres, peleas de gallos, autos y propiedades.

Su papel en el juicio en contra de García Luna en Estados Unidos busca fortalecer la hipótesis de la conspiración para el tráfico de cocaína, que quieren demostrar los fiscales, delito en el que tiene que haber varios involucrados en el hecho delictivo.