Síguenos

 

El Covid-19 debe impulsar una mejor atención para personas con discapacidad de aprendizaje

El Covid-19 debe impulsar una mejor atención para personas con discapacidad de aprendizaje

El gobierno del Reino Unido, el Servicio Nacional de Salud y los trabajadores sociales tienen que trabajar para combatir las desigualdades de salud.

i
Foto: Fernando Zhiminaicela/Pixabay.com

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Jonathan Senker*

Las personas con problemas de aprendizaje son más propensas a morir por coronavirus. Y las personas de raza negra o asiática con problemas de aprendizaje todavía más.

Esto no se debe a que el virus ataque más a personas con problemas de aprendizaje. Es porque la sociedad no hace lo suficiente para apoyar la salud y el bienestar de aquellos que se encuentran en el extremo de las desigualdades estructurales y de salud.

Un reporte de Salud Pública de Inglaterra que se presentó la semana pasada indica que las personas con problemas de aprendizaje tienen seis veces más probabilidades de morir de coronavirus que el resto de la población en general , sin tomar en cuenta edad o género.  Esto es terrible, pero no es una sorpresa.

Incluso antes de la pandemia, el promedio de la gente con dificultades de aprendizaje moría mucho más joven. Un estudio que se publicó en 2019 de la Learning DIsabilities Mortality Review (Leder) encontró que el promedio de esperanza de vida para mujeres y niñas era de 27 años menos, y para los hombres y niños de 23 años menos. Con demasiada frecuencia, la gente con dificultades de aprendizaje muere por padecimientos que pocas veces matan a otros y que pueden prevenirse o tratarse, como sucede con el estreñimiento severo.

La pregunta es lo que hay que hacer.

Un reporte de muertes de 206 personas con dificultades de aprendizaje en los primeros meses de la pandemia del programa Leder que también se publicó la semana pasada incluye 76 recomendaciones específicas para el coronavirus y otras recomendaciones generales. En respuesta al reporte Leder, el Servicio Nacional de Salud de Inglaterra y el Servicio Nacional de Salud de Mejoras publicaron un resumen de las acciones que se han tomado o se van a tomar.  También presentaron algunas acciones de apoyo para los médicos generales y las organizaciones de salud y cuidados.

Ya que no hay magia en esto, el gobierno, el Servicio Nacional de Salud y los proveedores de cuidados de salud y servicios sociales tienen que tomar un enfoque que combine diferentes acciones. Pero hay cosas que siempre tienen que pasar, no sólo en cuanto a políticas sino también en la práctica, y tienen que realizarse con determinación absoluta y en todos los niveles. Existe una necesidad inmediata de acciones en relación con la pandemia y un enfoque sostenido para enfrentar condiciones preexistentes que pudieran estar exacerbadas por el coronavirus. Lo siguiente debe ser prioridad:

Las personas con problemas de aprendizaje tienen que tener prioridad de acceso a las vacunas cuando las del coronavirus estén disponibles.

Se tienen que hacer pruebas regulares asintomáticas a todas las personas con problemas de aprendizaje y a su equipo de apoyo, no sólo a los que estén en residencias. También debería extenderse a los familiares. Existen pocos datos en los reportes sobre los índices de mortalidad en las personas que apoyan a las personas que no están en residencias, pero son suficientes para justificar esto, especialmente si el gobierno aumenta su capacidad de pruebas para estudiantes y haciendo pruebas en toda la ciudad..

Tiene que haber un apoyo intensivo para los médicos generales para que puedan identificar a las personas con problemas de aprendizaje para que puedan proveer apoyo adicional.

Las personas con síndrome de Down se añadieron a la lista de las personas que son clínicamente “extremadamente vulnerables”, ya que existen evidencias que demostraron que su índice de riesgo es mayor. Es por esto que algunos médicos generales se pusieron en contacto rápidamente con personas para ofrecer apoyo. Este es un ejemplo de la importancia de utilizar evidencia, tomar decisiones, identificar personas y actuar.

El Servicio Nacional de Salud de Inglaterra tiene que dar más apoyo a los médicos generales para que aumenten las revisiones anuales de las personas con problemas de aprendizaje. Los chequeos anuales se establecieron para resolver la desigualdad en la salud y han sido exitosas.  Se resuelven con guías específicas en relación al coronavirus. Sin embargo, la mitad de las personas que son elegibles por sus dificultades de aprendizaje no las tienen y esta proporción no ha cambiado con el paso del tiempo.

Todas las personas con problemas de aprendizaje tienen que recibir la vacuna de la influenza a menos que haya una razón médica. Se están haciendo muchos esfuerzos en esta área, y tienen que continuar.

Los proveedores de servicios para personas con problemas de aprendizaje tienen que asegurarse de que su equipo de apoyo tenga conocimientos generales adecuados sobre temas de salud, incluyendo a aquellos que de manera desproporcionada atacan a personas a con problemas de aprendizaje como el estreñimiento, la obesidad y los problemas respiratorios.

Las listas para los tratamientos del Servicio Nacional de Salud se encuentran en el momento de mayor demanda de la última década por lo que las personas que no pueden expresar su malestar o su deterioro tienen que recibir revisiones adicionales de su estado de salud.

Las sanciones profesionales  y de reglamentos se tienen que aplicar cuando los proveedores de servicios de salud toman decisiones ilegales que limitan o restringen el acceso a tratamientos adecuados para las personas con problemas de aprendizaje.

Subrayar la importancia de estas acciones tiene que ser un compromiso absoluto por parte de los cuerpos públicos y de aquellos que trabajan para ellos para enfrentar las diferencias en la salud que afectan a las personas con problemas de aprendizaje. Esto tiene que combinarse con un agudo enfoque en las barreras para la prevención, diagnóstico y tratamiento de calidad y la resolución de las mayores causas de mala salud, incluyendo el apoyo insuficiente y la pobreza.

*Jonathan Senker es director general de Voice Ability, asociación filantrópica de sensibilización y participación.  Esta es una versión editada de un post que se publicó en el sitio de VoiceAbility. 

Este texto se publicó en The Guardian y lo tradujo Andrés González. Consulta el artículo original haciendo click en el logo:

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Publicidad