El Reino Unido se asoma al Pacífico
Sin arancel

Académico de la Universidad Panamericana, experto en comercio exterior y relaciones internacionales, con énfasis en la relación México–Estados Unidos. Ocupó cargos en el gobierno como director general para América del Norte, jefe Negociador Adjunto para el Tratado de Asociación Transpacífico y subsecretario de Comercio Exterior. Twitter @JCBakerMX

El Reino Unido se asoma al Pacífico
Foto: Pixabay

Una de las razones que se argumentaron para promover la salida del Reino Unido de la Unión Europea fue que no podía ejercer libremente una política comercial y tener tratados comerciales con los países que así lo deseara. El Reino Unido, se decía, retomaría su histórico liderazgo en la promoción del libre comercio.

Efectivamente, una vez consumado el Brexit, Reino Unido se ha abocado a negociar numerosos acuerdos de libre comercio con países tan alejados geográficamente, como Chile o Singapur. Con México, negoció un acuerdo de continuidad que mantendrá temporalmente las preferencias que existían bajo el Tratado de Libre Comercio México- Unión Europea (TLCUEM), hasta que se negocie un nuevo acuerdo.

Y eso puede suceder más pronto de lo que pensamos, dado que el Reino Unido ha solicitado formalmente ser parte del Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (TIPAT; y CPTPP por sus siglas en inglés), el cual está en vigor para México, Australia, Canadá, Japón, Nueva Zelandia, Singapur y Vietnam. Los otros países que  negociaron el TIPAT, pero que aún no lo han ratificado, son Brunéi, Chile, Malasia y Perú. En febrero de 2016, Estados Unidos firmó el acuerdo (en ese entonces referido como TPP) pero el presidente Donald Trump retiró a su país en enero de 2017.

Te puede interesar: https://la-lista.com/opinion/2021/01/25/el-primer-dia-en-el-nuevo-empleo

Se ha mencionado que, estrictamente hablando, el Reino Unido no está en el Pacífico. No obstante, de acuerdo con el texto del propio TIPAT, la ubicación geográfica no es un requisito para unirse al bloque comercial. De hecho, la idea de los países que negociaron el acuerdo siempre fue que, las avanzadas disciplinas del TIPAT, junto con su alcance como “puente regional”, entre las economías del Pacífico y del Este de Asia, naturalmente atraería el interés de otros países que quisieran aprovechar el potencial de alguna, o de ambas regiones.

¿Por qué es importante que el Reino Unido se integre al TIPAT? De entrada, en un contexto en que las tensiones comerciales se han convertido en parte de la nueva normalidad del comercio, y en donde el creciente “nacionalismo de vacunas” se manifiesta en restricciones a la exportación, que una potencia (como el Reino Unido) busque continuar ampliando su integración económica con el mundo, envía un mensaje muy poderoso a otros países. Adicionalmente, al ser la quinta economía más grande del mundo aumentará el atractivo del TIPAT como bloque comercial y, al ser el primer país “fuera” de Asia-Pacífico en solicitar ingreso, también propiciará que otros países que no habían considerado entrar al TIPAT, evalúen esta posibilidad, como algo viable.

Además del acceso a mercado que le proporcionaría ingresar al TIPAT, le permitiría al Reino Unido desarrollar rápidamente las disciplinas comerciales más ambiciosas que existen, especialmente en materia de servicios, propiedad intelectual, inversiones, empresas del estado y cooperación regulatoria, por mencionar algunas. El TIPAT también puede fungir como una plataforma para profundizar las relaciones bilaterales con el resto de los miembros. Por ejemplo, en el caso de México, la negociación en el marco del TIPAT podría llevar a ambos países a tener un acuerdo más ambicioso de lo que originalmente se tenía, bajo el TLCUEM.

Por supuesto, el  proceso no será sencillo. Todos los procesos de integración comercial tienen sus dificultades, no importa qué tan avanzado o interesado esté el país aspirante. Aunque la negociación se enfocará primordialmente en el acceso a mercados, para el Reino Unido implicará tomar ciertas decisiones de política pública que pueden ser controvertidas, como las relacionadas con la entrada temporal de personas de negocios o el nivel deseado en inocuidad alimentaria. Además, para los países del TIPAT, ésta será la primera ocasión que conducen un proceso de posible adhesión.

Es un camino desconocido para todos, pero que, sin duda, aportará al desarrollo del libre comercio y la recuperación económica.

El autor es socio fundador de Consultores Internacionales Ansley –despacho especializado en asesorar a empresas y gobiernos en temas comerciales y económicos–, y académico de la Universidad Panamericana. Durante veinte años, trabajó en el gobierno federal, en diferentes encargos al frente de la agenda de negociaciones comerciales internacionales de México.

@JCBakerMX