Síguenos

 

The Guardian

¿Por qué sólo la empresa Dyson obtuvo una exención de impuestos en el Reino Unido?

Gaby Hinsliff

Mucha gente contribuyó durante la pandemia de Covid, pero gracias a que Sir James Dyson le habla al oído a Boris Johnson su firma obtuvo beneficios fiscales.

Ilustración: Ben Jennings

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

No preguntes qué es lo que tu país puede hacer por ti, sino qué puedes hacer tú por tu país. Ese llamado de John F. Kennedy al servicio público, en lo que denominó la “larga lucha crepuscular” contra la tiranía, la pobreza y la enfermedad, tiene más de medio siglo. Pero se ha sentido extrañamente apropiado nuevamente durante la lucha contra el Covid-19, que ha hecho que millones de personas se pregunten qué podrían hacer de manera útil para ayudar mientras el personal médico arriesgaba sus vidas para tratar a las personas enfermas.

Los maestros acumularon incontables horas extraordinarias no remuneradas. AstraZeneca desarrolló una vacuna que estará disponible a costo de recuperación. Los propietarios de pequeñas tiendas y restaurantes cerraron obedientemente, a pesar de saber que existía la posibilidad de que empresas construidas durante toda la vida no sobrevivieran al cierre. Aquellos que carecían de las habilidades profesionales para ayudar encontraron otras formas de colaborar: hacer compras para los vecinos, coser uniformes en las mesas de la cocina, ofrecerse como voluntarios para las pruebas de vacunas o donar comida. Millones sacrificaron su libertad personal, si no exactamente con gusto, al menos sabiendo que estaban haciendo su parte por un bien mayor.

Lo que nos lleva a un intercambio de mensajes de texto entre el inventor multimillonario Sir James Dyson y el primer ministro en el apogeo de la pandemia la primavera pasada, en el que Dyson explicó que antes de unirse a un esfuerzo nacional para producir ventiladores que salvan vidas, solo necesitaba verificar que cualquier miembro de su personal que volara a Gran Bretaña para tomar parte no fuera sujeto a impuestos aquí. Los textos no entran en detalles, pero los detalles sobre días trabajados sugieren que la preocupación de Dyson era por el personal que, británico o no, no tiene domicilio fiscal en Gran Bretaña y, por lo tanto, no puede pasar más de 90 días al año en el país sin tener que pagar impuestos de los que de otro modo estarían exentos. Pregunta no solo qué puedes hacer por su país, sino qué puede tu país en cuanto a la obligación tributaria resultante.

También lee: Invento que genera energía renovable a partir de vegetales en putrefacción gana el premio James Dyson

Algunos se preguntarán cómo una gran empresa británica, dirigida por un gran patriota británico (como se describió a sí mismo cuando hizo una campaña apasionada por el Brexit), pudo tener tantas personas clave que no podían pasar tanto tiempo en Gran Bretaña. Eso sería porque, después del Brexit, Dyson trasladó su sede a Singapur, diciendo que quería centrarse en los mercados asiáticos, donde ahora se está produciendo gran parte de su fabricación. El patriotismo se mueve de maneras misteriosas, incluso a veces limpiando el país, aunque curiosamente se supo esta semana que Dyson acababa de mudar la dirección de su empresa matriz al Reino Unido. De todos modos, el primer ministro respondió, “¡Lo arreglaré yo mañana!”, Y dos semanas más tarde, el Tesoro anunció una exención temporal para cualquier persona que ingrese a Gran Bretaña específicamente para trabajar en el proyecto del respirador. Estrictamente hablando, no sabemos si eso se debió a Dyson. Quizás todos los magnates que Boris Johnson conoce estaban haciendo preguntas similares.

Como Dyson ha dicho con razón, esta medida no benefició directamente a su empresa, lo cual es diferente a decir que fue un beneficio para un puñado de miembros de su personal, y hay que reconocer que la empresa finalmente invirtió 20 millones de libras esterlinas en aprender cómo producir los ventiladores que Gran Bretaña necesitaba, o pensaba que necesitaba. No es su culpa que, a medida que los médicos aprendieron más sobre el tratamiento de Covid, los respiradores de Dyson resultaron ser casi tan superfluos como la sala de prensa estilo estadounidense en la que Johnson gastó 2.6 millones de libras antes de decidir no realizar ninguna reunión informativa televisada real.

También lee: Boris Johnson y Ursula von der Leyen se hacen cargo directo de las pláticas por Brexit

Tampoco es descabellado argumentar que la gente no debería salir perdiendo personalmente por aportar su granito de arena en una crisis. Pero ese argumento se lavaría mejor si el gobierno no hubiera pasado tanto tiempo sin financiar un sistema de compensación por enfermedad lo suficientemente generoso como para que las personas de bajos ingresos pudieran darse el lujo de hacer su parte y aislarse después de contagiarse de Covid. El problema es algunas personas parecen considerarse más importantes que otras, incluso si las tasas de Covid obstinadamente altas en los vecindarios pobres sugieren que el autoaislamiento es realmente muy importante. Lo que a uno se le queda es similar a lo que dejó Dominic Cummings, el funcionario que escapó al castillo de Barnard engañando al público. Es decir, la sospecha de que el sacrificio por el bien común es, como dijo la famosa heredera estadounidense Leona Helmsley sobre los impuestos, principalmente para la gente pequeña. Esa gente que no tiene en su agenda los números telefónicos de los ministros.

Y ese es el problema con el estilo de gobernar por WhatsApp; no es solo que elude las formalidades del gobierno, sino que huele a favoritismo. Molesta horriblemente a las personas que dirigen pequeñas empresas de fabricación británicas que estaban bastante seguras de que también podrían producir ventiladores en una emergencia nacional, pero lucharon por comunicarse con alguien en el oficialismo capaz de explicar cómo involucrarse. Es irritante para las personas que estaban preocupadas por trabajar en casas de retiro sin el equipo de protección personal adecuado cuando el virus los arrasó la primavera pasada, o para las personas a las que se les pidió dar clases a 30 niños potencialmente infecciosos en un aula cuyas ventanas no se abren correctamente, pero cuyo sindicato fue objeto de burlas públicas por los ministros por buscarles condiciones más seguras.

Si bien la exención de impuestos (a Dyson) en sí no le habrá costado tanto al Tesoro, no habría costado tanto en general apoyar a más de los trabajadores independientes excluidos de las subvenciones, o dar a los empleados del sector público las ayudas que algunos países han ofrecido a cambio de arriesgarlo todo durante la pandemia. Dar prioridad a uno y no al otro dice algo revelador sobre quién es escuchado y quién no; cuyas preocupaciones se consideran lo suficientemente críticas como para ser resueltas “mañana”, y quién tendrá que esperar. Y ahí radica un problema infinitamente más difícil de solucionar.

También te puede interesar

Mundo

Joe Biden quiere una alternativa al cinturón chino y una oferta de caminos mientras que los intereses del PM de Japón son más internos

Salud

En medio de las declaraciones del miembro del parlamento de Reino Unido que quiere que lo infecten con Covid, surgen voluntarios para tomar parte...

Actualidad

Las imágenes se movieron entre los fenómenos naturales y los estragos de los movimientos sociales.

Opinión

Los ministros odian a la BBC por razones comprensibles, pero a Gran Bretaña le va mucho mejor.

Publicidad