Síguenos

 

The Guardian

En los países ricos, las vacunas convierten al Covid-19 en un problema de salud manejable

Devi Sridhar

Para Reino Unido y otros lugares, el fin de la pandemia está a la vista, pero las partes menos afortunadas del mundo necesitan ayuda con urgencia.

vacuna covid
"El vínculo entre el número de casos, las hospitalizaciones y las muertes se romperá". Centro de vacunación sin cita previa en el estadio de rugby Twickenham, al suroeste de Londres. Foto: Dominic Lipinski / PA

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Cuando el Covid-19 comenzó a extenderse rápidamente en enero de 2020, los gobiernos de todo el mundo tenían estrategias limitadas para enfrentarlo. Sin una vacuna o tratamientos probados para la enfermedad, o incluso acceso a pruebas masivas, la única opción que enfrentaron los líderes políticos fue tomar la opción menos mala disponible.

Hubo cuatro enfoques que tomaron diferentes gobiernos durante el comienzo de la pandemia. China, Nueva Zelanda, Vietnam y Tailandia optaron detener los viajes internacionales para eliminar el virus. Singapur, Hong Kong y Corea del Sur suprimieron el virus mediante pruebas rigurosas, rastreo y aislamiento, evitando cierres severos. Suecia permitió que el virus se propagara por la población antes de darse cuenta de que los sistemas de salud no podían hacer frente a la hospitalización de pacientes con Covid-19. Mientras tanto, países europeos como Inglaterra y Francia controlaron el virus a través de un ciclo de medidas de confinamientos, mientras mantenían las fronteras en gran parte abiertas. Esto se parecía a un patrón de espera para un avión que se queda sin combustible: la gente se cansó de las continuas restricciones, la economía sufrió y el Covid-19 nunca se suprimió por completo.

Lee: La-Lista de vacunas Covid-19 aprobadas (no en México) y en estudio en adolescentes

Antes de la llegada de las vacunas, la más eficaz de estas estrategias era el enfoque de eliminación, o “Covid cero”, adoptado por países como Nueva Zelanda, Taiwán y China. Pero las herramientas que tenemos a nuestra disposición han cambiado radicalmente en los últimos 15 meses. Ahora contamos con vacunas, tratamientos y pruebas masivas seguras y eficaces, las cuales permiten a los gobiernos repensar sus estrategias iniciales y formar un plan más sostenible para el futuro.

La pandemia de Covid-19 llevó a los gobiernos de todo el mundo a caer en picada debido a la cantidad sustancial de muertes que causó, la carga para los servicios de salud y los riesgos de síntomas a largo plazo en las personas más jóvenes. Sin medidas de bloqueo establecidas, el virus podría crecer exponencialmente, encontrando interminables portadores entre quienes saltar, mientras que el miedo al virus provocó que las personas cambiaran su comportamiento, con los consiguientes daños económicos. Las vacunas ahora abordan estos tres problemas. Si los gobiernos pueden vacunar al 80-90% de su población, el Covid-19 se convertirá cada vez más en un problema de salud manejable, al igual que otras enfermedades prevenibles con vacunas, como el sarampión o la tosferina.

Sabemos que las vacunas ayudan claramente a reducir las hospitalizaciones y las muertes. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EU (CDC) encontraron que las personas de edad avanzada vacunadas con vacunas ARNm (Pfizer y Moderna) tenían un 94% menos de probabilidades de ser hospitalizadas que las personas de la misma edad que no estaban vacunadas. Un estudio en Escocia encontró que después de la cuarta semana de una dosis inicial, las vacunas Pfizer y AstraZeneca redujeron el riesgo de hospitalización hasta en un 85% y 94% respectivamente. Las primeras investigaciones de la Universidad de Yale también indican que las vacunas parecen ayudar a las personas con Covid prolongado. Hasta un 30-40% de las personas que reciben las vacunas informaron de una mejoría en sus síntomas.

Te recomendamos: Vacunas Covid-19 disponibles y aprobadas son eficaces contra todas las variantes: OMS

Si las vacunas realmente evitan que las personas mueran o se enfermen gravemente, entonces el fin de la pandemia está a la vista para los países que tienen una alta cobertura, pruebas y tratamientos de vacunas. Un estudio reciente de trabajadores de la salud en Escocia, que aún no ha sido revisado por pares, sugiere que las vacunas también pueden prevenir la transmisión. Israel se ha adelantado en su programa de vacunación, y Estados Unidos y Reino Unido no se quedan atrás. La Unión Europea avanza a vapor, y el próximo grupo que se unirá probablemente estará en el este de Asia y el Pacífico. Una vez que estas poblaciones estén protegidas con inmunidad inducida por vacunas, pueden comenzar a abrirse nuevamente al mundo y levantar sus restricciones fronterizas de una manera cuidadosa y controlada.

En estos países, los números de casos serán menos relevantes, ya que el vínculo entre casos, hospitalizaciones y muertes se romperá en gran medida. Este fue siempre el objetivo de los científicos que trabajan en tratamientos y vacunas, y donde la ciencia ha tenido éxito. Pero todavía hay dos áreas de considerable incertidumbre. Todavía podemos ver la aparición de una variante que reduce la eficacia de las vacunas contra la muerte y las enfermedades graves. Otro desafío continuo será la forma en que se maneja el virus en niños y adolescentes, que en gran parte no estarán vacunados y aún serán susceptibles al contagio. Parece inevitable que los niños menores de 16 años también sean vacunados (EU ya autorizó el uso de la vacuna Pfizer en los niños de 12 a 15 años).

Entonces, ¿cuándo terminará la pandemia? El Covid-19 no terminará con una explosión o un desfile. A lo largo de la historia, las pandemias han terminado cuando la enfermedad deja de dominar la vida diaria y pasa a un segundo plano, como otros problemas de salud. Salvo una nueva y espantosa variante, países ricos como Gran Bretaña y Estados Unidos, pueden estar a meses, o semanas, de lo que sus ciudadanos verán como el final de la pandemia.

Este no es el caso en los países más pobres de América Latina, África subsahariana y el sur de Asia. Para los países que no pueden pagar vacunas, tecnología o tratamientos para el Covid-19, las poblaciones permanecerán atrapadas por brotes que causan caos en los hospitales y matan a los trabajadores de la salud y a las personas vulnerables y ancianas. Ahora les corresponde a los países más ricos que están emergiendo de la pandemia dirigir su atención a las naciones más pobres y asegurarse de que tengan los recursos que necesitan con urgencia. Solo cuando el Covid-19 deje de perturbar vidas y medios de vida en todas las regiones, podremos realmente decir que la pandemia ha terminado.

No te pierdas: Taiwán acusa a China de interferir con los acuerdos de las vacunas para Covid-19

*La profesora Devi Sridhar es presidenta de salud pública global en la Universidad de Edimburgo.

También te puede interesar

Mundo

El país alcanzó el índice más alto de muertes en América Latina después de que el gobierno de centro derecha abandonó las restricciones sociales.

Actualidad

Pese a todo pronostico, estamos a un mes de los Juegos Olímpicos, conoce las zonas clave de esta competencia.

Salud

El grupo texano Informed Consent Action Network capitaliza el miedo en torno a las supuestas órdenes de vacunación.

México

Hasta ahora un centenar de migrantes han recibido la vacuna contra el Covid-19 en la ciudad fronteriza, en espera de agilizar su trámite de...

Publicidad