Síguenos

 

The Guardian

Kate Winslet muestra que la edad madura es más que un vientre flácido

Gaby Hinsliff

‘Mare of Easttown’ habría sido solo otra novela policíaca sin los ricos detalles de la historia de una mujer mayor.

Kate Winslet en Mare of Easttown. "Lo que importaba era cómo era la vida de su personaje, no su cuerpo: desordenada, difícil, pero más rica y profunda de lo que podría haber sido a los 20". Foto: Landmark Media / Alamy

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Kate Winslet siempre ha tenido agallas. Pero que ella tenga una barriga (y más una que se tambalea y se sacude de la manera en que sucede con la mayoría de las mujeres de 45 años a quienes les pasa de manera poco llamativa) sigue siendo algo tan impactante como para ser una noticia relevante. Esta semana, la estrella del drama televisivo de culto Mare of Easttown reveló que había rechazado la oferta de su director de editar imágenes de su ” abultada barriga” de una escena de sexo, argumentando que se debería permitir que su personaje se pareciera a la mujer que ella estaba destinada a ser: una detective de edad madura que ha tenido dos hijos, se relaja después de un día agotador con una cerveza en lugar de una sesión de gimnasio, y tiene cosas bastante más serias de las que preocuparse que alguna parte flácida que cuelga sobre sus jeans .

Por si te lo perdiste: Kate Winslet se negó a que editaran una escena de sexo que mostraba su “vientre abultado”

“Es una mujer imperfecta en plenitud de funcionamiento, con un cuerpo y un rostro que se mueven de una manera que es sinónimo de su edad, su vida y de donde viene. Creo que estamos un poco hambrientos de eso”, como dice Winslet, quien no solo protagoniza, sino que fue productora ejecutiva del programa. Desde que la famosa heroína de Shirley Valentine se escapó a Grecia en busca de una última aventura y se maravilló ante la voluntad de su nuevo amante de besar sus estrías, no había considerado que un estómago desnudo en una película se prestara a tantas declaraciones.

Las campanas de alarma siempre deben sonar cuando una mujer es llamada valiente por quitarse la ropa. Pero la fascinación por el estómago auténticamente tembloroso de Winslet parece más saludable al menos que el doble estándar expuesto en la reunión de Friends de la semana pasada, en la que las tres estrellas femeninas aparecieron luciendo apenas un día más viejas que cuando el programa se emitió por primera vez a mediados de los 90. En tanto, los protagonistas masculinos se veían con cabelleras tan plateadas y desgastadas como la audiencia con la que todos han envejecido los últimos 17 años.

Todos sabemos por qué las mujeres en el ojo público se sienten obligadas a congelar el tiempo; si sus vientres no hubieran permanecido increíblemente tensos de y tersos frente hasta bien entradas a los 50, probablemente las chicas de Friends podrían haberse despedido de una década y media de trabajo. ¿Mujeres de edad madura que esperan que la gente pague por mirarlas, con sus arrugas y sus mechones de canas y su secreta flacidez? Uf, qué repugnante. Después, querrán que la gente escuche lo que tienen que decir.

No te pierdas: Talento mexicano llega a Cannes: Tatiana Huezo y Michel Franco

Pero, por alentador que sea ver a alguien envejecer naturalmente en la pantalla por fin, sospecho que muchas mujeres ni se dieron cuenta ni les importó lo que había debajo de la camisa de franela de Winslet cuando se la quitó. Lo que importaba era cómo se veía la vida de su personaje, no su cuerpo: desordenada, difícil, pero más rica y profunda de alguna manera de lo que podría haber sido a los 20 años.

Con mucha frecuencia se descarta la vida de las mujeres mayores por carecer de cualquier cosa que el público pueda encontrar interesante; en el mejor de los casos, aburridas y estancadas, en el peor, un descenso terriblemente deprimente hacia el destino de su figura. El verdadero ingenio de Mare of Easttown radica en tratar las vidas interiores de Mare, su madre y su mejor amiga tan dramáticas, conmovedoras y variadas como las de las adolescentes de rostro húmedo alrededor de las cuales se ha acumulado un millón de historias de Hollywood sobre la mayoría de edad.

Sin los inconfundibles acontecimientos de la vida de edad madura por los que el personaje de Winslet estaba luchando (las secuelas de un matrimonio a largo plazo que se desmorona, la muerte de un hijo mayor, la experiencia agridulce de revivir esa relación perdida a través de un nieto que le aterroriza perder también) habría sido solo otra novela de televisión. Y lo que es igualmente pertinente, sin la experiencia acumulada durante décadas de vivir en una pequeña comunidad, conocer a sus vecinos y sus historias de adentro hacia afuera, Mare tampoco hubiera sido una gran detective.

Puedes leer: El feminismo se resume en derechos humanos: Ana Luisa Amaral

Si fue liberador ver a una mujer con un panecillo persiguiendo sin vergüenza una aventura de una noche en la pantalla, fue igual de refrescante ver cómo uno se familiariza con el tipo de papel que a los hombres se les ha permitido interpretar durante mucho tiempo: el policía veterano canoso, cuya carrera parece estar tambaleándose por la pendiente resbaladiza hacia ninguna parte, pero que aprendió una cosa o dos a lo largo de los años.

En la vida real, no es la vanidad o el miedo a volverse invisibles a la mirada masculina lo que presiona a muchas mujeres mayores para que busquen el tinte para el cabello o traten de ocultar sus bochornos, sino el peligro real de ser consideradas como “caducadas” en el lugar de trabajo. Hay un precio económico duro y frío que pagar por la cruel discriminación por edad que considera a las personas mayores de 50 años demasiado viejas y cansadas ​​para aprender nuevos trucos. Y mientras ambos sexos invariablemente comienzan a mirar nerviosamente por encima de sus hombros a medida que pasan las décadas, a las mujeres les lacera en particular el que la ansiedad por las consecuencias profesionales de envejecer a menudo aparece justo cuando una carrera descarrilada por la maternidad está comenzando a retomar el rumbo.

No es de extrañar que no queramos reconocer públicamente el proceso de envejecimiento, cuando todavía se ve como un desliz cuesta abajo hacia el olvido, en lugar de una puerta que se abre a una fase de la vida más oscura, más rica y profundamente adulta, donde el conocimiento de las personas de toda la vida se pone en juego. Qué bien que Winslet busca no ocultar la realidad física en la pantalla. Pero no te dejes engañar: la verdadera esencia de la historia de una mujer nunca está en la carne que se muestra, sino en lo que hay debajo.

*Gaby Hinsliff es columnista de The Guardian

También te puede interesar

CINE

Si 'Ammonite' y 'Supernova' son ejemplos a seguir es porque los papeles queer ya no son carnada para premios. Ahora, las estrellas de esas...

Opinión

Cuestionar la cuota de género por la capacidad de las mujeres frente a la de los hombres en el fondo encierra una visión masculina...

Actualidad

Desde la recomendación de no abrir el tramo elevado ni subterráneo de la Línea 12 hasta la reunión entre el secretario de Haciendo, Arturo...

México

Familiares y amigos de "Polly" y Fernanda marcharon este jueves desde la Antimonumenta hasta la Fiscalía Justicia de la CDMX.

Publicidad