Síguenos

 

Matria

¿Regreso a clases? ¿Sí o no?

Romina Pons

A una semana de que México regresó a clases presenciales, ya hay casos de contagios en escuelas y los niños están volviendo a sus casas.

i
Foto: Secretaría de Educación del Estado de Campeche.

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Muchos niños mexicanos regresaron a clases la semana pasada, y esto abrió un debate sobre si era o no la mejor decisión. Primero que nada, hay que hablar de la remisión educativa que ha dejado la cuarentena. Según el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) la pandemia dejó un rezago de dos años educativos para casi 10 millones de estudiantes tras el cierre de las escuelas en México. 

Pero este dato no puede medir a detalle lo que está pasando dentro de cada hogar: la cantidad de estudiantes que no puede conectarse a clases por que no tienen internet o por que son niños chiquitos y sus papás están a su vez en videollamadas, o los cientos de niños que, si de por sí les costaba poner atención en un salón, hacerlo en Zoom les resulta virtualmente imposible. Fungir como mamá y maestra es inviable, frustrante, agotador y poco funcional. 

Yo fui esa mamá juzgona que se burló de la apertura de las escuelas, y más siendo solo 3 semanas antes de vacaciones pues según yo, era una vil estrategia electoral. Pero otra mamá -desesperada de que su niño de 7 años llevaba más de un año sin ver amigos- me hizo ver lo importante que eran para algunos estas semanas, aunque solo fueran tres. Claro, mi realidad pandémica es muy distinta a la de otras miles de mamás porque yo hice una burbuja con varias vecinas donde mi hijo además de aprender, ve a otros niños. Su día a día es mucho más “normal” y tiene ahora un círculo sólido de amigos de su edad. Esa burbuja conservó la salud mental de mi hijo, la mía y la de toda mi familia, pero ese es tema para otra columna. No todas tuvieron las mismas posibilidades. 

Te recomendamos: La SCJN avala acceso a extranjeros a la maternidad subrogada y pide regularla

Es muy difícil juzgar las razones que empujan a cada familia a tomar la decisión de que sus niños vayan a la escuela en estos días o no. Las variables van desde si hay personas con comorbilidades en casa, hasta si a los padres ya los mandaron a la oficina y no tienen dónde dejarlos y claro, el bienestar de los niños. Según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), el confinamiento en niños sumado al estrés que hubo en cientos de hogares, maximizó cuadros de depresión y ansiedad en menos de edad. Además, la exposición durante tantas horas a pantallas fomenta su frustración e irritabilidad. La violencia doméstica en niños también creció y de la brecha digital mejor ni hablamos. Con todo este contexto ¿volver a clases es la solución?

Quién sabe. Y en ese “quién sabe” México ya tuvo un experimento fallido: Campeche, donde los niños regresaron a clases para volver a suspenderlas unas semanas después por incrementos de casos de Covid-19 en la entidad. ¿Fueron las escuelas factor clave para estos contagios? No hay una respuesta clara y al parecer, a las autoridades no les interesa aclararlo. Lo que sí sabemos es que ya volvieron a clases en 13 estados y que mañana también vuelven en el Estado de México. 

Hablemos de las supuestas medidas de seguridad: los tapetes sanitizantes no sirven de nada, y tomar la temperatura tampoco. De hecho, solo dan un falso sentido de seguridad lo cual resulta contraproducente. Entonces, ¿qué sirve? Espacios ventilados, cubrebocas, y sana distancia. Y bueno, lo más efectivo sería instalar medidores de CO2 en todos los salones pero, ya saben, esto no es Suecia. 

No te pierdas: ¿Qué necesitan las madres y los padres nuevos como yo? La verdad no disfrazada de los bebés

Las escuelas tienen que ser creativas para poder asegurar estos puntos por que sí sirven. Ya hay casos de alumnos contagiados pero hasta ahora, está comprobado que los contagios no fueron en la escuela. ¿Hay riesgo? Si. ¿Vale la pena intentarlo por la salud emocional de los niños? Eso depende de cada caso y de cada familia. Ahora, aprovechemos toda esta reflexión para abrir un cuestionamiento mucho más profundo y complejo: la obsolescencia del modelo educativo y no sólo en México, a nivel mundial. 

Romina Pons es locutora, escritora, editora, mamá y podcaster. También es ratón de biblioteca y explora temas de feminismos, maternidades, música y cultura pop. Produce y conduce podcasts para plataformas como Audible, Spotify, Fórmula Estudios y HBO. 

También te puede interesar

Opinión

La pandemia nos ha arrebatado a madres, padres, parejas e hijos, experiencias que nos llevan a pensar cómo relacionarnos con la ausencia.

Mundo

Las redes sociales han impulsado las manifestaciones de personas antivacunas, antipase sanitario y anticonfinamiento en Francia.

Salud

El nuevo lineamiento para definir el riesgo epidemiológico le da más margen a los estados para estar en verde o amarillo y reduce los...

Deportes

Los Pumas de la UNAM jugarán este domingo contra el Atlas en el Estadio Olímpico Universitario, pero no asistirá público.

Publicidad