Síguenos

 

Regresando al amor

‘A mi también me abandonó mi padre’…

Romina Alcantar

Los padres están ausentes, pero la herida paterna está presente y se vive de diferentes formas.

i
Foto: Pixabay

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Es la frase que escucho día a día en mi práctica terapéutica y que reafirman las estadísticas del Inegi en 2009, en donde el 41% de los hogares en México carece de figura paterna, hablando solamente del abandono físico, descartando el abandono emocional que se presenta comúnmente.

Hoy les quiero hablar de la importancia de esta figura paterna y la reflexión interna que debemos hacer como sociedad de los roles de padre ideal que se han creado en la cultura patriarcal y cómo nos han llevado a estas paternidades ausentes.

En la sociedad patriarcal que vivimos se otorga cierto rol a los hombres y a las mujeres, incluyendo la crianza, el rol de cuidado personal, el aporte económico, la fuerza física. Todos estos roles llevan a que todas las personas tengan normalizado que el hombre es el proveedor de la casa y que tiene nulo rol en la crianza física y afectiva de los hijos. Otro de los roles impuestos a la figura masculina es la conexión que se tiene con sus emociones, cómo procesan la culpa, sus traumas, sus miedos, incluso el que un hombre llore o exprese sus emociones para muchos todavía está mal visto.

Esta relación disfuncional con las emociones que todas las personas tenemos ha también aplaudido la idea de que el hombre es más estable emocionalmente y la mujer es más vulnerable o “emocional”, diciendo y pensándolo como si ello fuera una característica intrínseca y aparte fuera negativa. La realidad es que todos somos seres emocionales y con una herida paterna muy marcada de la que también todas las personas somos parte.

Te sugerimos: Mr. Tambourine Man

Muchos de los hombres sufren en silencio, tienen miedo a llorar, vergüenza a expresar su dolor y cualquier emoción que fue invalidada en su niñez y aplaudida por no “sentirla” en su etapa adulta. Este dolor lo podemos ver en ese abandono de nuestros padres, esa desconexión de sus emociones, y también en la violencia, dolor, abuso en el que vivimos. Y también se muestra en las estadísticas de suicidio donde los hombres están muy por encima de las mujeres.

¿Qué es la herida del padre o herida paterna?

Es una herida o lesión emocional que al no ser reparada o sanada por tu padre es repetida por ti.

Cuando somos niños y estamos desarrollando nuestra personalidad y nuestro ego, no tenemos un concepto claro de lo que somos. Creemos que todo lo que nos está sucediendo, sucede por nosotros, no a nosotros.

Si tenemos un padre que no es predecible, ni abusivo, ni nos abandona o rechaza , nosotros internamente creeremos que es causado por algo que nos hacía falta, que no hicimos o que no merecíamos. No vemos a un ser humano con sus propios traumas y abuso, vemos a un héroe que no nos ama.

Nuestros padres son humanos y lo seguirán siendo aunque sean padres. Humanos con traumas no resueltos, su propia falta de autoestima, amor y sus propias creencias limitantes.

Nuestro padre es el primer hombre con el que tuvimos una relación, incluso aunque no haya existido como tal. Él es la base de la relación que tenemos con los hombres en nuestra vida. Muchos de nuestros padres se sintieron avergonzados de sus emociones, sentimientos, no estaban conectados con ellos mismos, estaban avergonzados de mostrar debilidad, sentían miedo o pena si no podían dar a la familia seguridad o proveer lo que se necesitaba. Y muchos de ellos sufrieron abuso y abandono constante y se convirtieron en abusadores o padres ausentes.

Como adultos, nuestra relación con nuestro padre se torna la relación con los otros. Buscamos parejas como él u opuestas a él. Buscamos su aprobación en otros como también lo buscamos en él. Y muchas veces nos traicionamos en el intento de conectar con él.

Lee: Nuevas paternidades para mejores sociedades

¿Cómo se ve la herida del padre?

  • Te sientes perdido y sin propósito.
  • Te relacionas con conductas o comportamientos dominantes(opresivas, avergüenzas o abusas de otros)
  • Estás desconectado de tu sexualidad
  • Estás tomando decisiones para ganar el reconocimiento de tu padre
  • No tienes confianza con los hombres
  • Miedo al abandono
  • Te sientes no merecedor de recibir amor o relaciones significativas
  • Quieres lograr objetivos a cualquier costa, con una anhelo de validación
  • Te atrae el caos
  • No te permites ser vulnerable
  • Miedo a que te abandonen o rechacen
  • No te sientes lo suficientemente bueno
  • Deseo constante de verte siempre fuerte e invencible
  • Fantasía infantil de tomar el rol de héroe para proteger a los otros de cualquier dolor

Esta herida paterna crea una personalidad para adaptarnos al mundo, y el identificarla e integrarla en tu vida es un paso importante a la maduración de todo ser humano.

Claves para integrar la herida paterna:

  • Aceptación total de lo que fue, es y será: “Papá no me dio más de lo que tenía para darme”.
  • Escoger perdonar a tu padre por lo que no te dio
  • Practicar aceptación propia como hijo o hija y que como tal puedes recibir amor incondicionalmente
  • Soltar las expectativas de cambiar a tu padre
  • Crea tus propias creencias y tu propia autenticidad
  • Nútrete en confianza y honra a ese niño herido. Siéntete seguro y dale todo el amor, la seguridad, el respeto, y hazlo sentir merecedor de recibir todo el amor y la mejor vida. CONFÍA EN TI y SÉ HONESTO CON TUS NECESIDADES

El acercamiento al padre tiene más que ver con nuestro vínculo con él, que con la relación personal en sí misma. Puede ser que nuestro padre ya no viva o que simplemente no logramos relacionarnos con este. Por esto, el mero hecho de aceptarlo tal y como éste es, así viva o no, progresivamente permitirá que integremos nuestro ser y logremos al final una vida propia y plena. Construir o reconstruir el vínculo original con nuestro padre nos dará fortaleza, dirección, control e integridad en nuestra vida.

No te pierdas: Papá y papá: un viaje a la paternidad gay en fotografías

Y como sociedad nos toca reflexionar qué podemos hacer para deconstruir esa idea de la figura paterna, y crear una en la que el padre sea emocionalmente activo en su rol de crianza y conectado a sus emociones.

Agradezco y aplaudo a todos esos hombres valientes que no se avergüenzan de ser humanos, a todos esos hombres que con coraje han tomado la responsabilidad de su propio crecimiento y evolución.

También te puede interesar

Opinión

La etapa del 'ash' consiste en que a cada cosa que digo o pido, mi hija responde de manera automática con un: ash. ¿Cómo...

Familia

Al igual que las madres, los padres también sufren depresión postparto y pueden llegar a experimentar miedo y angustia, entre otras emociones.

Familia

Tener un bebé por primera vez nos puede llenar de interrogantes. La buena noticia es que casi todos coincidimos en las dudas. Aquí algunas...

Familia

Esas redes están ahí casi de manera incondicional y lo mejor que podemos hacer es honrarlas.

Publicidad