Rius, creo en ti
Archipiélago Reportera cultural egresada de la ENEP Aragón. Colaboradora en Canal Once desde 2001, así como de Horizonte 107.9, revista Mujeres/Publimetro, México.com, Ibero 90.9 y Cinegarage, entre otros. Durante este tiempo se ha dedicado a contar esas historias que encuentra a su andar. Twitter: @campechita
Rius, creo en ti
Foto: Twitter @gracoramirez

Nacimos para perder, pero no el tiempo. Y eso es ganancia.

Rius

No creo en la religión, no creo en ningún partido político, en lo único que he decidido creer es en lo que conozco bien, o sea en mí mismo, decía “Rius” sin mayor empacho. Hombre de trazo fácil, gran corazón y una curiosidad que lo llevó del humor sin palabras en la revista Ja-Já, al cartón editorial, a la tira cómica y a los libros. Un ilustrado –así como Voltaire o Denis Diderot– pero sin peluca y sin medias blancas.

Originario de Zamora, Michoacán, Eduardo Humberto del Río García nació el 20 de junio de 1934, por anhelo de la familia iba a ser cura, pero cambió de opinión, agarró sus cosas y se mudó al Distrito Federal de Chava Flores y, un poco al estilo del cancionero, fue cantinero, trabajó en una embotelladora, en una fábrica de jabón y como recepcionista en la funeraria Gayosso, fue ahí donde descubrió las librerías de viejo. Fraternizó con uno de los libreros y se devoró su acervo, ahí descubrió los clásicos y los autores latinoamericanos, mexicanos, caricaturistas de distintas latitudes, entre otros tantos títulos que le terminaron de amueblar la cabeza. Durante este tiempo soltó más el lápiz y, sin imaginarlo, fue “matando el tiempo”. Por un afortunado encuentro comenzó a colaborar en la revista Ja-Já, famosa publicación de la época. Ahí empezó la leyenda del tal Rius…

Fueron más de seis décadas de trazar la vida entre páginas con Los Supermachos y Los Agachados, historietas filosas que lo metieron en aprietos por su capacidad de hacer crítica social. En aquella época sus entregas causaban tal entusiasmo que se llegaron a vender 250 mil ejemplares a la semana, éxito que irónicamente fue su condena y tuvo que reinventarse ante la presión del gobierno y sus editores. Fue entonces que comenzó a escribir libros para explicar(se) el mundo, los primeros fueron Cuba para principiantes y Marx para principiantes, títulos que sin pensarlo lo convirtieron en un pedagogo involuntario que volvió a muchos vegetarianos, filósofos, amantes del jazz, pero sobre todo lectores empedernidos, algo que sin demasiado alarde agradecía diciendo que no estaba nada mal para alguien que solo estudió hasta quinto de primaria.

Lee también: ¿Quién fue Antonio Helguera, caricaturista de ‘La Jornada’?

Personaje que admiró a Saul Steinberg, padre de la caricatura moderna; al “Pogo” de Walt Kelly; a Abel Quezada, a Fernando Benítez, a Renato Leduc, a Gabriel Vargas, a Quino y a Carlos Monsiváis, quien por cierto coleccionó gran parte del trabajo de Rius y se puede consultar en el Museo del Estanquillo.

Con más de 100 libros, Rius constató que dedicarse a la caricatura era enfrentarse a la frustración de frente, pero también representaba la oportunidad de sumergirse en los temas más diversos, algo que le brindó la oportunidad de ampliar su criterio y, en algunas ocasiones, rectificar el camino, ya que decía: “No podemos quedarnos con la misma opinión y hay cosas que creía antes que ya no suscribo”. Padre putativo de moneros, caricaturistas, ilustradores y diseñadores. Rius murió el 8 de agosto de 2017, a cuatro años de distancia, sigue siendo una referencia porque muchas de sus caricaturas se mantienen vigentes.

Como parte del homenaje luctuoso, este domingo se transmitirá un programa especial en El Once a las 14:00 horas. En radioeducacion.edu.mx, a las 16:30 y 17:00 horas, se transmitirán dos programas con entrevistas a Rius. Y el próximo 10 de agosto a las 19:00 horas en la página de Facebook de @penguinlibrosmx, Citlali del Río, los moneros “Rape”, Hernández y “El Fisgón” evocarán su figura y obra.

Si lo han leído, visto, valdrá la pena hacer una revisión. Si acaso todavía no lo tienen ubicado en el mapa, vale la pena asomarse a alguna de las actividades conmemorativas y después googlearlo para descubrir que antes de Los Simpson, Rius ya había predicho varias cosas.