El poder del primer paso
Regresando al amor

Psicoterapeuta familiar sistémica, escritora, meditadora y activista por la equidad de genero. Su práctica está encaminada al reconocimiento de la herida emocional infantil para el desarrollo integral del adulto consciente. Instagram @rominalcantar

El poder del primer paso

Cada pequeño paso es un gran comienzo, es una dirección y nos lleva a movernos de ese lugar que ya no es propio, nos lleva a una transformación.

Vivimos de prisa pero si somos conscientes, no podemos dar más de un paso a la vez, un pequeño paso nos lleva al siguiente y nos marca un rumbo, pudiendo ese mismo paso y rumbo cambiar y transformarse a lo largo de ese caminar.

Pero pasa que muchas veces no nos sentimos capaces de dar ese primer paso. Nos sentimos paralizados en una historia, un lugar, una persona, una identidad que ya desde hace mucho no nos corresponde y nos limita.

¿Qué es eso que nos impulsa a dar ese primer paso?

Muchas veces nuestras metas son muy altas, las vemos lejanas y perdemos perspectiva. Otras veces el avanzar genera un miedo a lo desconocido, queramos o no “preferimos malo por conocido que bueno por conocer”, muchas veces queremos avanzar tanto que no nos hacemos conscientes de los pequeños y tan importantes pasos. Aquellos que nos acercan a conocernos, conocer nuestro propósito, encontrar nuestro rumbo y muchas veces recalibrar y cambiar a un rumbo más sano y feliz.

En esta parálisis podemos aprovechar y dar una pausa. Hacer un alto en el camino y revisar nuestro interior. Esa pausa nos va a llevar a dar el pequeño y mas importante paso que nos lleva a nuestro corazón.

Este paso está impulsado por el coraje. Por el valor, decisión y forma de afrontar un crecimiento y una dificultad. El término “coraje” proviene del latín Cor (corazón) y significa “echar el corazón por delante”.

De esta misma forma necesitamos coraje para dar ese primer pequeño pero gran paso para empezar ese nuevo rumbo. Habitar este mundo conscientemente, valorando y reconociendo el poder de los pequeños pasos es toda una vivencia del corazón.

Tendremos que estar conectados a ese gran sabio interior que es el corazón para escuchar atentos y presentes esos nuevos rumbos.

Ese corazón nos llevará a escuchar las respuestas de las preguntas correctas, respuestas que solo tú sabes.

¿A qué tengo miedo? ¿Qué puedo perder y que puedo ganar si doy este paso? ¿Lo quiero dar o lo tengo que dar? ¿Este paso me lleva a mi plenitud?

Es cierto que vivimos en el mundo de la inmediatez, es muy fácil perdernos y distraernos o creer que existen recetas milagrosas y mágicas, y que aparte nos las venden y ofrecen en un solo clic. Pero el solo hecho de pensar en grandes cambios nos llevan a espacios de resistencia, y cuando estos resultados en los que habíamos puesto todas nuestras enormes expectativas no suceden, nos encontramos nuevamente frente a frente con la frustración, el no puedo.

¿Existen situaciones áreas en tu vida en las que sientas haber perdido la dirección por mirar demasiado la meta y perderte el presente? ¿Te sientes paralizado y sin rumbo? Recuerda esto:

  1. El único y gran sabio esta en tu corazón.
  2. La transformación solo es posible en el momento presente.
  3. El agradecimiento es la condición necesaria para permitirte recibir.

Hoy es un gran día para dar ese gran pequeño paso a ti, a tu corazón.