Reformas eléctricas y precios de electricidad
Enernauta

Especialista en política energética y asuntos internacionales. Fue Secretario General del International Energy Forum, con sede en Arabia Saudita, y Subsecretario de Hidrocarburos de México.
Actualmente es Senior Advisor en FTI Consulting.

Reformas eléctricas y precios de electricidad
Foto: Pixabay

¿Han bajado los precios de la electricidad con las reformas a la industria eléctrica alrededor del mundo? La evidencia acumulada en los últimos 20 años es ambigua y refleja en gran medida la distinción entre mercados mayoristas y minoristas.

Tres estudios recientes ilustran cuán difícil es llegar a conclusiones definitivas y aplicables en todas partes y todos los segmentos de la industria debido a la gran variedad de entornos y modelos de reestructuración del sector.

El primero, desarrollado por profesores de la Universidad de Hasselt, en Bélgica, y publicado en la revista Energy Policy en 2018, reseña un conjunto representativo mas no exhaustivo de 38 artículos enfocados únicamente en el comportamiento de las tarifas eléctricas residenciales. El mercado industrial de grandes consumidores queda fuera del análisis. También incluye artículos que inquieren sobre el impacto de la penetración de energías como la solar y la eólica en mercados europeos. El ejercicio forma parte de una investigación sobre el impacto de la regulación y la corrupción sobre los precios de la electricidad en Europa (encuentran que la buena regulación está asociada a precios más bajos, no así la corrupción).

Los 38 artículos incluyen metodologías, geografías y periodos diversos. Hay análisis descriptivos y pruebas estadísticas sofisticadas. Veintidós artículos se concentran en países europeos, donde las reformas se extendieron más pronto que en el resto del mundo. Dos se enfocan en Estados Unidos. Uno examina la experiencia de India. Seis evalúan patrones en varios continentes; tres de estos incluyen 50, 78 y hasta 85 países. Aparecen países de alto, mediano y bajo ingreso, con sistemas políticos democráticos y autoritarios. La liberalización progresó rápida o pausadamente, al comienzo, la mitad o al final de la difusión de reformas de mercado. 

Los resultados podrían satisfacer gustos diversos. Dependiendo del diseño y alcance de cada investigación, las tarifas eléctricas residenciales son menores, mayores, o no guardan relación con el cambio de modelo. 

El impacto de los componentes de las reformas eléctricas es también incierto. La propiedad de la industria puede ser pública o privada, la comercialización puede profundizarse, las interconexiones pueden ser muchas o pocas, la generación puede provenir primordialmente de energías fósiles o limpias. No hay un patrón definitivo para el comportamiento de los precios a los usuarios finales derivado de estos factores, aunque sí es aparente que la competencia y la mayor participación de renovables reduce costos.

El análisis de los propios autores, tomando lo anterior en cuenta, sugiere que en Europa la integración vertical está asociada a tarifas eléctricas residenciales menores siempre que la regulación sea adecuada. Aún este resultado depende de sutilezas en la forma de conducir el análisis.

El segundo estudio, llevado a cabo por investigadores el Banco Mundial y publicado por la misma institución en 2019, examina las experiencias de 88 países que abrieron en distintos grados su sector eléctrico. A lo largo de un ambicioso análisis presentado en 327 páginas de prosa, cuadros, recuadros, gráficos y estadísticas, los autores documentan que no todo salió bien para quienes adoptaron la agenda de reforma conforme a las optimistas previsiones de la teoría.

Es imposible resumir los numerosos hallazgos de un trabajo tan grande y exhaustivo en un espacio limitado, pero vale destacar un par de ellos, relevantes para la discusión actual: (1) las reestructuraciones que permitieron una mayor participación del sector privado en la industria eléctrica contribuyeron a mejorar la eficiencia y recuperar costos, y (2) la eficiencia en la distribución aumentó con la llegada de empresas privadas, aunque también hay suficientes empresas de propiedad estatal con altos niveles de eficiencia.

El estudio no se enfoca explícitamente en el comportamiento de los precios sino en el desempeño del sector en variables como la inversión, la cobertura, la eficiencia, la reducción de emisiones y la gobernanza, entre muchas otras. No obstante, una inspección de sus datos permite darse cuenta de que las tarifas eléctricas carecen de un patrón generalizado entre los 88 países. Múltiples factores influyen en la evolución de sus mercados de electricidad a lo largo del tiempo.

El tercer estudio fue publicado en 2020 en la revista The Electricity Journal y desarrollado por investigadores del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Universidad de las Islas Baleares. La semana pasada me referí a sus hallazgos sobre la estructura de la propiedad de la industria y su desempeño. Respecto al precio de electricidad, encuentran que donde la participación de empresas privadas fue mayor después de la apertura, el sector industrial terminó pagando tarifas más bajas. Las tarifas residenciales muestran más variabilidad.

En suma, la evidencia no respalda plenamente las promesas respecto al devenir de las tarifas eléctricas si solo fuera adoptado tal o cual modelo. Además, la mayoría de las reestructuraciones instrumentadas alrededor del mundo exhiben muchas salvedades respecto al esquema ideal que las inspiró en los 90. El registro sí indica que los costos de generación son inferiores en muchos países donde se introdujeron el capital privado, la competencia y las renovables, pero esto no necesariamente se traducen en precios menores para todos los tipos de usuarios finales. 

Algo ocurre en la cadena de valor que con frecuencia impide reflejar los ahorros en generación en las tarifas eléctricas residenciales. Todo indica que la regulación, el diseño institucional y la corrupción juegan un papel clave.