Reforma migratoria en EU, la tercera es la vencida
Con Sentido

Periodista zacatecana que en 2016 fundó Conexión Migrante, un medio nativo digital dedicado a la comunidad migrante mexicana y latina en Estados Unidos. Es JSK fellow y mentora en Metis, un programa para mujeres periodistas emprendedoras. Y antes que nada, mamá de Carlos Miguel.

Reforma migratoria en EU, la tercera es la vencida
Foto: Joe Biden/Facebook.

La comunidad migrante mexicana en Estados Unidos tiene más de 30 años esperando una reforma migratoria que alivie la carga de millones de trabajadores que han entregado su vida a ese país.

Los augurios no son buenos. A pesar de que el gobierno de Joe Biden ha realizado varios esfuerzos por lograr los esperados cambios migratorios, hasta ahora no han rendido los frutos esperados.

En las próximas semanas, en el Senado de Estados Unidos se discutirá el plan de gastos por 1.85 billones de dólares, llamado Build Back Better, que incluye una “mini” reforma migratoria que beneficiaría a 7 millones de personas.

Este es el tercer intento de los demócratas por pasar cambios legales que beneficien a la comunidad migrante indocumentada de Estados Unidos.

Se trata en realidad de un pequeño paso, pero al fin, un paso. Aunque no ofrece ningún camino para la ciudadanía, como fue la promesa de campaña de Joe Biden, sí otorga beneficios como permisos de trabajo por cinco años y la posibilidad de viajar a su país de origen y regresar a Estados Unidos.

Es una protección similar a la que tienen los dreamers, con el programa DACA o los beneficiarios de TPS, que son programas de protección temporal, otorgados principalmente a países de Centroamérica.

Estos cambios podrían ayudar, de hecho, a estos dos grupos: DACA y TPS, así como a 3.5 millones de trabajadores esenciales, quienes estuvieron en la primera línea durante la pandemia de Covid 19.

Joe Biden y los demócratas no lo tienen fácil. Aunque solo necesitan 50 votos para lograr su aprobación en el Senado, nada garantiza que todos los legisladores de ese partido votarán a favor, mientras la popularidad de Biden cae a toda velocidad frente a las elecciones intermedias del año siguiente.

El as bajo la manga lo tiene el gobierno de Estados Unidos, pues se espera que si los cambios migratorios no son autorizados, Biden emita un “acto administrativo” para convertir este programa en una especie de “decreto” del poder ejecutivo.

El regreso del Quédate en México

De este lado de la frontera se enfrenta el gran reto de aceptar, aunque con una serie de condiciones, el programa Quédate en México, que obliga a los solicitantes de asilo a Estados Unidos pasar la espera del proceso legal en nuestro país.

Este programa, iniciado por Donald Trump, ha provocado una de las crisis migratorias más grandes que ha vivido México en los últimos años.

Habrá que esperar las reacciones de las comunidades migrantes y estar atentos a apoyar a las organizaciones de la sociedad civil, que se han hecho cargo de resolver con recursos propios el creciente flujo de personas que quieren llegar a la frontera norte.

De las cinco condiciones que puso el gobierno de Andrés Manuel Lopez Obrador, la que considero más importante y urgente será destinar recursos para los albergues y organizaciones internacionales que atienden a los migrantes.

Habrá que estar pendientes de las decisiones de los políticos en México y Estados Unidos.