Buscando culpables
Caleidoscopio

Es licenciada en Ciencias de la Educación, cuenta con la maestría en Terapia Integral Familiar, colabora en varios programas de radio en México y Estados Unidos, así como en el periódico El Imparcial. Da conferencias y cursos, es autora de los libros Atrévete a brillar y Levántate, sacúdete y vuela. Twitter: @deniseramosm

Buscando culpables
Foto: Isaac Esquivel/EFE

“Me dejó el avión porque había mucho tráfico”, “no he bajado de peso porque mi esposa me prepara comida muy rica”, “no he dejado de fumar porque todos mis amigos fuman y así no se puede”. Hay mucha gente, demasiada, que no se responsabiliza por sus actos. Constantemente están buscando algo o a alguien a quien culpar. Se acostumbran tanto a buscar culpables que siempre los encuentran. Todo lo que les sale mal es culpa de alguien más.

Conocí a una mujer que decía que todos sus errores en la vida eran culpa de su papá porque la había abandonado de pequeña. No había terminado la carrera y era culpa de su papá porque, así como él la había abandonado, pues ella también había abandonado los estudios. Había dejado a su primer esposo y a su pequeño hijo de ocho años porque se había enamorado de su instructor del gimnasio y todo era culpa de su padre porque de él había aprendido a abandonar. Iba de un empleo a otro, se aburría fácilmente y después de cuatro meses se salía de todos sus trabajos. Eso también era culpa de su padre. Ya había dejado al instructor del gimnasio porque se había enamorado de otro hombre y eso también era culpa de su padre. Su padre ya había muerto, pero ella seguía culpándolo a él.

Mucha gente vive así como esa mujer. Y tal vez sí les hicieron daño, sí los lastimaron, pero no pueden pasarse la vida culpando a alguien de su pasado por las decisiones que toman en su presente.

La responsabilidad debe estar en nuestras manos. Ya no podemos cambiar lo que sucedió en el pasado, pero sí nos podemos responsabilizar por nuestro presente y nuestro futuro.

No te pierdas:El líder populista

Actualmente tenemos a un presidente de México que ya lleva tres años gobernando, pero todo lo que sale mal debido a sus malas decisiones y a su falta de estrategia es culpa de los gobiernos anteriores.

Hace poco platicaba con un amigo que es fiel seguidor de nuestro mandatario que siempre dice que le dejaron un cochinero y que no puede solucionar todo de la noche a la mañana. Ese día le pregunté: “¿Cuándo crees que ya será prudente empezar a decir que la responsabilidad de lo que no está marchando bien en el país es del presidente actual?”

Mi amigo se quedó pensando y me respondió: “Pues yo creo que a partir del tercer año”.

Yo pienso que desde el primer día que tomas las riendas de un país, lo que sucede ya es tu responsabilidad. Desde el primer día que tomas el puesto de director en una escuela, lo que suceda en la escuela ya es tu responsabilidad.

Necesitamos aprender a responsabilizarnos, a dejar de buscar culpables, a hacernos cargo de lo que nos toca, a hacernos responsables de nuestra vida y de las vidas que nos toca cuidar y proteger. ¡Hazte cargo!