Orgullo blanqueado
RacismoMX

Cocino, como, pedaleo, construyo y destruyo. Jotx, antropólogo social y tlaxcalteca. Coordinadore de comunicación en Casa de las Muñecas Tiresias AC, gestor cultural y coordinadore de proyectos de juventudes antirracistas (Young Antiracist Leadership Project) en RacismoMX. IG: @jairo_

Orgullo blanqueado
Foto: Creative Commons.

Desde el 1 de junio me pude percatar de personas colocando banderas con el arcoíris de la bandera LGBT+ en las ventanas o balcones de casas, marcas anunciando fiestas privadas o ventas de boletos para aquellas que se realizarán el día de la marcha, empresas realizando donaciones a organizaciones o conversatorios sobre la diversidad en sus espacios de trabajo, ediciones especiales de productos y muchas otras cosas. Al final, esto no es novedad y es algo que se ha cuestionado: mercantilizar las luchas y activismos, todo desde una perspectiva capitalista y de salvamiento blanco, con la esperanza de que los deseos de lo “oprimido” o las fantasías sobre el otro puedan explotarse continuamente, y que tal explotación ocurra de una manera que reinscriba y mantenga el statu quo (Narváez 2017). Ante ello, es valioso conocer el contexto de estos acercamientos y celebraciones. 

Hace unas semanas participé en un grupo focal para conocer la representación de personas LGBT+ en los medios de comunicación en México. Fue una entrevista en la cual me preguntaban si me vi representade o identificade con algún personaje en los diversos canales de televisión abierta, por cable, series, programas de radio o películas. Fue una entrevista de larga duración, principalmente por las preguntas que me realizaban y porque hice un ejercicio arduo de recordar y describir ampliamente las respuestas que daba. Abiertamente no había cuestionado la falta de representación que había en los medios de comunicación en mi infancia; recuerdo que mayoritariamente había personajes que se enfocaban en burlarse o victimizar a personas LGBT+ o bien en blanquear las identidades para adaptarlas y volverlas objetos de deseo y anhelo. Esta entrevista generó más cuestionamientos sobre lo que anteriormente he estado trabajando y cuestionando: la pasabilidad de los cuerpos, los rasgos, las pieles y las características que dan un valor a las élites LGBT+. 

La blanquitud y blanqueamiento de las representaciones, luchas y espacios de convivencia es algo que empecé a percibir y de lo cual se evita hablar. Retomando a Bolivar Echeverría, la blanquitud del homos capitalisticus “es todo el conjunto de rasgos visibles que acompañan a la productividad, desde la apariencia física de su cuerpo y su entorno, limpia y ordenada, hasta la propiedad de su lenguaje, la positividad discreta de su actitud y su mirada y la mesura y compostura de sus gestos y movimientos” (Echeverría, 2010) y que atraviesa todos los cuerpos, movimientos y colectivos. Hay un anhelo de dejar el color de piel en segundo plano y que no seamos leídas y leídos como personas morenas o negras, sino como aquella persona que logró blanquearse o, en otras palabras, “superarse” y ahora forma parte de los grupos privilegiados, asistiendo a fiestas donde en su mayoría hay extranjeras o extranjeros de piel blanca, viviendo en ciertas zonas de la ciudad con alto plusvalor y vistiendo ropa que le da mayor estatus social.

Constantemente hemos hablado del racismo en México, pero poco se ha abordado el racismo en la comunidad LGBT+. Si bien este mes es de celebración y conmemoración, no olvidemos que aún formando parte de una población que se sigue viendo como minoría, y en la cual perduran las violencias y agresiones, se ha optado por desviar la mirada de las desigualdades. 

Bibliografía. Návarez Piña Yos, 2017. No existe sexo sin racialización. Madrid | Bolivar Echeverría. 2010. Modernidad y Blanquitud. Ciudad de México: Biblioteca Era.