El imperio de los otros datos
En contraste

Es senadora de la República, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos y recientemente nombrada vicecoordinadora del Grupo Parlamentario de Acción Nacional, es la primera mujer que ocupa ese cargo. Twitter: @kenialopezr

El imperio de los otros datos
Andrés Manuel López Obrador. Foto: EFE.

El Senado de la República fue sede de la presentación del libro El imperio de los otros datos, tres años de falsedades y engaños desde Palacio, de Luis Estrada. Un texto necesario ante las falsedades, engaños y mentiras que se dicen diariamente desde Palacio Nacional.

El mensaje que emite el presidente Andrés Manuel López Obrador es preocupante. Estigmatiza, violenta, reprime a quien piensa distinto o levanta la voz y genera una tóxica división entre los mexicanos. Por ello, debe reconocerse el trabajo que ha hecho Luis Estrada durante estos más de tres años del gobierno de la Cuarta Transformación, ya que, al contabilizar las afirmaciones no verdaderas y las promesas y compromisos no cumplidos, nos muestra una radiografía completa sobre este gobierno mentiroso que abusa del poder público.

Las conferencias matutinas son una fórmula ya probada desde que López Obrador fue jefe de Gobierno del entonces Distrito Federal del año 2000 al 2005. En ese entonces, todos los días, citaba a los medios de comunicación para criticar las acciones del entonces presidente. Las mañaneras no son una herramienta de transparencia, son un instrumento de propaganda y desinformación.

Lamentablemente hoy en nuestro país no hay límites al poder gubernamental, no hay un gobierno abierto ni transparencia, no se respetan los derechos fundamentales, no hay seguridad, la justicia está muy lejos de ser pronta y expedita y hay más corrupción y opacidad.

Sin duda, la Cuarta Transformación vive de cifras manipuladas y de presentar su versión de un México que no existe. La realidad es que nuestro país vive una terrible crisis de salud, económica y de seguridad. Por ello, utilizan la palestra de las mañaneras para hablar solamente de lo que le conviene al gobierno, porque ni una sola palabra se dice sobre la corrupción que impera en la administración morenista, ni de los más de 14 millones de mexicanos que necesitan un empleo o los más de 3 millones de nuevos pobres. Tampoco se habla de la inseguridad brutal que vivimos todos los días o de las más de 124 mil personas asesinadas.

La desinformación no debería ser la base de ningún gobierno, pero en el caso del presidente López Obrador ha recurrido a las mentiras para forjar su proyecto de Nación. A finales de junio de 2021, Luis Estrada había contabilizado 55 mil afirmaciones no verdaderas, en promedio 87 por conferencia. Hoy, son más 67 mil mentiras dichas por el titular del Ejecutivo federal.

Las mentiras se siguen acumulando. Morena se comprometió a pacificar al país y en cambio hay masacres, corrupción, impunidad y violencia. Dijeron que regresarían a las fuerzas armadas a los cuarteles y hoy quieren militarizar al país. Dijeron que serían demócratas y realizan eventos proselitistas a diestra y siniestra.

México necesita un gobierno que gobierne, que dé resultados y deje de andar en campañas políticas o en conferencias en las que solo se dicen mentiras.