¿Por qué queremos sexo en Navidad?
HÍBRIDO

Como crítico de cine y música tiene más de 25 años en medios. Ha colaborado en Cine Premiere, Rolling Stone, Rock 101, Chilango, Time Out, Quién, Dónde Ir, El Heraldo de México, Reforma y Televisa. Titular del programa Lo Más por Imagen Radio. Twitter: @carloscelis_

¿Por qué queremos sexo en Navidad?
Falling for Christmas. Foto: Netflix.

Algunos nos ponemos sentimentales, a otros nos dan unas ganas enormes de comer y otros solamente queremos tener sexo. ¿Por qué nos vamos a los extremos durante la temporada de fiestas? De acuerdo con un estudio publicado por Scientific Reports en 2017, la búsqueda de la palabra “sexo” en Google y su uso en redes sociales aumenta considerablemente durante las celebraciones religiosas y culturales, como Navidad y Año Nuevo, y esto está directamente ligado al alza en el número de nacimientos nueve meses después.

Pero también es cierto que los más jóvenes han mostrado menos interés en el sexo que otras generaciones. La información reunida en 2018 por una encuesta de la General Social Survey en Estados Unidos, reveló que 23 por ciento de las personas que declararon no tener sexo en el año anterior se encontraban en el rango de edad entre los 18 y 29 años.

Algunos expertos en salud sexual afirman que esto se debe a varios factores relacionados con una creciente inclinación al celibato entre los llamados centennials, como la depresión y los medicamentos para tratarla, la “anorexia sexual” provocada por el consumo de pornografía en internet, o que muchos aún viven con sus padres. En 2022, un reporte de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) reveló que 54% de los adolescentes en Estados Unidos aún son vírgenes, cuando antes eran la minoría.

Hasta las películas sufrieron la misma apatía por el sexo que vino como resultado de la corrección política. Antes, escuchar el sonido de saxofones significaba que a continuación veríamos una escena de contenido sexual, y aunque esto llegó a convertirse en un cliché nadie imaginó que tales escenas dejarían de ser comunes. Esta situación empezó a revertirse apenas en 2015 con la saga de Fifty Shades of Grey, que regresó el sexo al gusto popular y que abrió el camino para películas como 365 Days.

Este año, la directora Olivia Wilde confesó en varias entrevistas su deseo de volver a normalizar las escenas de sexo con su película Don’t Worry Darling, concretamente aquellas que muestran el deseo femenino, y para tal efecto utilizó a una estrella pop del tamaño de Harry Styles. Lo mismo ha venido sucediendo con series como The StaircaseThe White Lotus y otras producciones de HBO que muestran escenas sexuales gráficas.

O sea que, en un mundo anterior al #MeToo, a la pandemia de Covid, a la epidemia de la ansiedad y a la sequía sexual, hasta 51 por ciento de personas aseguraban tener sexo más de una vez a la semana, pero ahora este grupo se ha reducido a 39 por ciento según la General Social Survey. Y aunque un sitio de internet que promueve el contenido para adultos, como OnlyFans, creció en popularidad en tiempos de confinamiento, los creadores de contenido aseguran que durante las fiestas decembrinas hay una baja en la demanda por sus productos pues los usuarios están saturados con otros gastos, como los regalos para la familia, los viajes y la comida.

Y cuando no puedes tener sexo, comer y beber es la siguiente opción. Los expertos en salud afirman que falta más evidencia para asegurar que existe una relación entre el frío del invierno y las ganas de comer, pero hay suficientes datos que ayudan a entender este fenómeno. Un estudio publicado en 2019 por Nutrition & Metabolism atribuye el aumento del apetito a la manera en que el frío afecta nuestras hormonas, pero lo que es cierto es que los niveles de serotonina -responsable de regular el estado de ánimo- caen cuando tenemos menor exposición al sol debido a fenómenos climáticos o cambios de horario.

Aquí también influye el Trastorno Afectivo Estacional, un tipo de depresión que está ligada al cambio de estaciones y que se manifiesta en ciertas personas durante la misma época todos los años; un problema que se caracteriza por síntomas como el retraimiento social y que, para combatirlo, algunos doctores recomiendan justamente lo contrario: mayor interacción social a través de recursos como, por ejemplo, la terapia conversacional.

Pero es un hecho que las emociones están “a flor de piel” durante esta temporada y que esta es una de las principales razones que motivan a productores de cine y a plataformas de streaming a lanzar incontables películas románticas de temática navideña que promueven la idea de que la Navidad es una época para enamorarse. Cada año se producen más películas de este tipo, como Falling for Christmas (con Lindsay Lohan), Reviviendo la Navidad (con Mauricio Ochmann), I Believe in Santa o la serie A Storm for Christmas (todas en Netflix).

Los datos podrían sugerir una reducción en el apetito sexual durante la temporada de fiestas, pero no es el caso. Una cosa es querer y otra cosa es poder. De acuerdo con un estudio de 2019 de Pew Research, 31 por ciento de hombres adultos y 24 por ciento de mujeres adultas en Estados Unidos, son solteros y viven en casa de sus padres. La investigación compara la economía y el bienestar de hombres y mujeres solteros con la de hombres y mujeres en pareja, y encontró que los hombres en pareja son más productivos y por ello también son más deseables.

La conclusión no debería sorprender a nadie: la salud sexual va directamente ligada a la salud mental y al bienestar en general. Mientras que unos se deprimen en Navidad, otros se sienten estimulados con el ambiente festivo, pero en ambos casos se anhela la compañía. La investigadora Laura Symul de la Universidad Stanford publicó en 2020 un estudio con información de Clue, la app para mujeres especializada en temas de salud sexual, que confirmó que el deseo aumenta durante las vacaciones y las festividades. Según los datos de Clue, aunque las mujeres no se sienten tan motivadas a tener relaciones sexuales en los tres días previos a la Navidad debido al estrés de los preparativos, la situación cambia totalmente con la llegada del Año Nuevo pues la app reporta un incremento en la actividad sexual de las mujeres durante esta fiesta. 

BREVES
En cines, dos estrenos muy atractivos. Por un lado, Armageddon Time, un drama que podría tener nominaciones al Oscar; y también I Wanna Dance With Somebody, la película inspirada en la vida de la cantante Whitney Houston.

En Netflix, otras dos producciones muy esperadas: Glass Onion: A Knives Out Mystery, la secuela del éxito de 2019; y Matilda, el musical, una versión diferente a la popular película de 1996, basada en el mismo libro de Roald Dahl.