Si Gloria fuera antirracista: el Recuento de los Daños. Casa Lamm, Belinda y el bailongo de Grupo Firme
RacismoMX

Es abogado por la Universidad Autónoma de Yucatán y maestro en psicopedagogía por la Universidad José Martí de Latinoamérica. Su pasión son los derechos humanos, el antirracismo, la educación y la cultura para la paz. Y, sobretodo, ama la mar. Actualmente es coordinador de Investigación en RacismoMX.

Twitter: @OteloDeLaCosta

Si Gloria fuera antirracista: el Recuento de los Daños. Casa Lamm, Belinda y el bailongo de Grupo Firme
Foto: Darkside 550/Pixabay

2022, un año de encuentro post-covid. Pareciera que durante el confinamiento las personas privilegiadas nos centramos en los vídeos de Patry Jordan o de Fausto Murillo en YouTube para no perder la condición. Desde nuestros privilegios, a muchas personas nos horrorizaba la falta de placeres; por ejemplo, en Yucatán durante mucho tiempo se decretó Ley Seca —por absurdas y moralinas razones— y desde nuestra posición blanqueada que nos cegó, muchísima gente hizo hasta lo imposible por una caguama. 

Pero, la realidad es totalmente distinta. México en muchas de sus dimensiones humanas conlleva procesos de racialización. Los efectos negativos y sacrificios, por supuesto, lo cargaron las personas indígenas, afrodescendientes, migrantes y desplazadas. Mientras los grupos privilegiados durante la pandemia veíamos todo el catálogo de Netflix, la mayor parte de México tenía que salir a las calles a sobrevivir. Pensamos que dejamos atrás la pandemia y sus horrores, pero el racismo oculto durante aquella época todavía nos acecha. Estamos cerrando el año y debemos recordar el racismo que nos trajo:

Para empezar, no olvidamos que Casa Lamm discriminó racialmente a Brigida Ricardo, una mujer otomí, por su apariencia en la vestimenta al no permitirle como comensal usar el sanitario. No olvidamos tampoco a Sonora Grill.

Aunque cause gracia, también recordamos cómo a través del Racistómetro —herramienta algorítmica de escucha social— de RacismoMX, detectamos en mayo la ola de reproducciones en la web de mensajes con estereotipos y prejuicios raciales en contra de Christian Nodal por la cancelación de su boda con Belinda. «Naco» era la constante de los mensajes estigmatizantes; y evidencia que en México, el clasismo y el racismo se entrecruzan y es imposible analizarlos y combatirlos de forma separada. Lo propio se replicó con el concierto de Grupo Firme en el Zócalo. Parece que al sistema racista le incómoda ver gente bailando, cantando y siendo felices en comunidad. También atestiguamos cómo le callaron la boca a decenas de personas crecidas con prejuicios: al finalizar el Festival de las Flores en Polanco, muchas personas en TikTok supurarón racismo al asegurar «en seguida se ve su código postal» o «se ve que son de Neza, los de Polanco jamás» cuando se viralizaron videos de personas racializadas llevándose flores y acusandolas de ladronas. El Comité del Festival aclaró la situación y reconoció que se las regalaron a las personas. Si me lo preguntan, una bofetada en toda la boca para el racismo.

Este año, AMLO gritó «¡Muera el racismo!» y muchxs nos emocionamos un solo segundo, porque al siguiente recordamos que las políticas públicas que encabeza, en vez de matar al racismo, lo refuerzan: estamos vigilantes ante la imposición del mal llamado Tren Maya, de la militarización y la tipificación de la discriminación racial que sólo tendría efectos negativos en el país.

No te pierdas:La gente radiante

Tampoco olvidamos la omisión de las autoridades de Querétaro ante el bullying racista en contra de Juan Pablo, un adolecente otomí que fue quemado vivo por su identidad étnica dentro de su escuela y que a pesar de sus constantes denuncias ante autoridades, no hicieron nada para evitarlo. Y jamás dejaremos de alzar la voz por Dieng ML, migrante senegales que fue asesinado por perfilamiento racial este año por la policía de Juchitán y que no es un caso aislado, sino uno de muchos que suceden en territorio mexicano.

Este 2023 muchas organizaciones y colectivos antirracistas estarán alertas a las olas antiderechos, fascistas y colonizadoras. La resistencia no sería posible sin el esfuerzo desinteresado y por la convicción por la justicia social de grupos como AFROntera, Prietologias, Afrochingonas, PoderPrieto, BastaRacismoMX, Espacio Migrante, Pop No’J, PRAMI, IMUMI, CASM, Una Mano Amiga, Casa Arcoíris, GMIES, Enlaces Nicaragüenses, TransQueerPueblo, Kanan, Fray Matías, CEJIL y muchas más.

Desde RacismoMX reconocemos ese esfuerzo y agradecemos nos permitan hacer resistencia caminando diario contra el sistema racista en la región.