Lecciones del 2022 para el 2023
Entre la libertad y la locura

Comenzó hace siete años con un blog llamado My Vintage Armoire. Ha colaborado en Elle México, Quién, Instyle, Life&Style, Reforma y Finding Ferdinand. Licenciada en mercadotecnia y comunicación por el Tec de Monterrey, escribe sobre la felicidad y la tristeza, el amor y el desamor, la duda, los reproches, el amor propio, el existencialismo, la introspección y el crecimiento personal. Lanzó el podcast Libre&Loca, uno de los 50 más escuchados en México y Latinoamérica. Twitter: @rowoodworth

Lecciones del 2022 para el 2023
Foto: Alexa Herrera / La-Lista

Todo pasa por algo, es el mensaje con el que cierro el 2022 y comienzo el 2023.

Me parece gracioso, porque no sé si es una señal de madurez, verle por fin lo verdadero a una de esas frases clichés que por años te han repetido tus papás o tus abuelos y que uno siempre tiende a voltear los ojos porque en el momento piensa: “Sí sí, ya sé que todo pasa por algo pero, ¿por qué me está pasando?” o, cuando te dicen, “De pronto llega el gran día en el que todo hace sentido”. 

Y curiosamente ese momento llegó leyendo otra cosa que decía: “Los amigos son el verdadero amor de la vida”

Siempre he dicho que las relaciones son un constante coincidir y conectar, coincidir en la etapa de la vida en la que te encuentres, tu consciencia, tus prioridades, tus valores, tus anhelos, tu sentido del humor y desde ahí conectar. Este proceso es constante porque individualmente estamos cambiando así que una amistad o relación que sobrevive el paso del tiempo es aquella que se reencuentra en cada escalón de su evolución. Bueno, el 2022 fue un año de transformación para muchas personas que inevitablemente vino con cortar lazos en el proceso y eso conlleva un periodo de reajuste que puede ser solitario.

Entones mi cabeza vuelve a la frase anterior y a cuestionar casi instintivamente: “¿Y si no? ¿Y si la amistad acaba? ¿Y si no tienes amigos porque acabas de llegar a un lugar nuevo?” 

Por eso el concepto de “amor de la vida” como alguien o algo más fuera de ti, siempre me ha parecido una ecuación sin sentido. La falta de ese algo o alguien, amigos, pareja no hace que de pronto dejes de valer o en su defecto de existir. Si la vida te quita a quien creías que sin su presencia no podías vivir ¿Qué pasa? Te empuja a ti. 

A gestionar contigo, a vivir contigo, a fluir contigo, a acompañarte, a recordarte que de que puedes vivir sin quien crees que no puedes vivir, puedes. 

Que antes de esas personas eres alguien y después de esas personas también. No naciste con su presencia ni te vas a morir en su ausencia. Que las elijas, que quieras compartirte es una cuestión muy diferente. Y es solo cuando te has convivido a ti, conocido a ti y le eres fiel a tu bienestar, a tu paz mental, a tu proyecto de vida, entiendes la gran diferencia entre depender y elegir, así como el criterio detrás de esa elección. 

Hay que elegir a quien nos elige, hay que elegir a quien nos hace crecer, hay que elegir a quien nos suma, no elegir lo que no es reciproco o ambivalente o irresponsable emocionalmente o que no se alegra de tus logros ni combina con la persona que eres y la vida que quieres construir. 

Por eso, entiendo que todo pasa por algo. Hoy ni mi felicidad, ni mis planes dependen de nadie, por ende las conexiones se sienten más puras, más ligeras. Estoy con quien quiero estar, hago lo que quiero hacer y no hago lo que no quiero hacer porque con ninguna amistad, ni relación, siento que tengo que decir que sí por compromiso o hacerme de la vista gorda con cosas que no van conmigo para que -entre comillas- “funcione” o -entre comillas- “este todo bien”

Todo pasa por algo. Se dio la oportunidad de reencontrarme y reconocerme en esta nueva etapa así como se abrieron espacios para que llegue gente nueva a coincidir en esta nueva etapa y estos cambios que creí en algún momento que habían definido mi año, no fueron más que una mancha en la lente a través de la cual ahora me permito ver mis logros y lecciones aprendidas. 

Les comparto una pequeña lista, con la esperanza de que les sume y acompañe en esta nueva vuelta al sol.

  • Hay gente a la que no le vas a gustar no porque le hayas hecho algo sino porque eres un recordatorio ambulante de todo lo que no son o todo lo que no han logrado, ignora a esa gente. Corta a esa gente. Rodéate de quién quiera más para ti, no más de ti. 
  • ¿Cómo desarrollas esa confianza en ti mismo? Cumpliéndote las promesas que te haces. Teniendo responsabilidad existencial. 
  • No esperes nada de nadie. Permite que la gente te sorprenda, no que te decepcione.
  • El rechazo es redirección. Los errores son los padres del éxito, no hay forma de que sepas como hacer las cosas si no sabes diferenciar entre lo que sirve y lo que no, lo que es y lo que no, lo que quieres y lo que no. 
  • Tus padres no son eternos. Márcales, visítalos. Abrázalos mucho.
  • La suerte se crea, no es solo fe, es trabajo duro, es chingarle, es echarle ganas, es compromiso, compasión, dedicación y ser firme contigo mismo para cumplirte tus metas y propósitos. El único responsable y que tiene el poder de hacer que las cosas sucedan en su vida eres tu.
  • La vida se vive un poquito mejor cuando sueltas el control y le abres la puerta a la incertidumbre. 
  • Se puede llegar a ser víctima, pero ser víctima es un pasillo del hecho al cambio y no te puedes quedar a vivir ahí.
  • El enojo y la tristeza son emociones muy útiles cuando las enfocamos bien. Sentirlas es la única forma de atravesarlas. Úsalas a tu favor. 
  • Si empiezas a sentir resentimiento hacia alguien, tus papás, tus amigos, hasta tu jefe, esa es tu señal de que es momento de poner un límite.
  • Aprende a hablarte a ti mismo como le hablarías a tu mejor amigo o a alguien que amas, no hay ningún beneficio en ser tiránico contigo para empujarte a crecer o cambiar. 
  • Una relación, un viaje, mudarte, no te va a hacer feliz si dentro de ti hay vergüenza, culpa, baja autoestima, heridas que necesitas sanar, esto no significa que no los merezcas, mereces todo lo que quieres, pero tenerlo no es la solución a tus problemas, introspección y consciencia es lo que te va a dar paz. 
  • Observa el comportamiento de la gente… no importa lo que digan las acciones hablan mas fuerte que cualquier cosa que puedan decir y con base en esos patrones de comportamiento tu puedes predecir si van a estar cuando mas lo necesites. 
  • La autorregulación emocional, la inteligencia emocional es una de las claves del bienestar. Si puedes reconocer y navegar tus emociones sin dejar que se apoderen de ti o te paralicen ya estas del otro lado. 
  • No tienes que perdonar a quien te ha hecho daño, no le debes respeto a quien te ha faltado al respeto, pero tienes que perdonarte a ti siempre por haber hecho lo que podías con lo que tenías, no hay nada que hubieras podido hacer diferente, tu pasado te ha hecho quién eres hoy. 
  • Mi abuela usaba un refrán que dice: “Se consigue más con una gota de miel que con un barril de hiel” lo que quiere decir que, es más probable obtener resultados y cumplir metas con un poco de dulzura y buenos modales que a la mala.
  • Solo porque tu estes sanando, porque estes elevando tu nivel de consciencia sobre ti mismo y tu entorno no significa que la gente a tu alrededor este haciendo lo mismo. Todos actuamos desde el nivel de consciencia y autoconocimiento que tenemos, se empático, aprende a encontrarte con la gente en donde están y aceptarles como son para que la vida sea más armoniosa. Obvio si simplemente no es bueno para tu paz mental pon los limites correspondientes. 
  • Ponte el propósito de aprender y aplicar el arte de la escucha activa, así como, la comunicación abierta y asertiva para tener conversaciones que lleven a algo, ser pasivo agresivo no sirve de nada más que para desgastarte.  
  • Toma agua. Come bien. Ponte bloqueador solar. Cuida tu cuerpo, es tu casa. 
  • Para construir algo, encuentra a alguien que sepa quién es, que quiere y te valore. No te permitas ser la duda de nadie. 
  • Si para describir tu relación o tu amistad tienes que empezar por es complicado, no estas en la relación o la amistad correcta. Las discusiones, los malentendidos son normales, las relaciones sanas necesitan conversaciones incómodas, pero cuando es complicado, falta de claridad, ambivalencia, no sabes en donde estas parado, no recibes la energía que das, ahí no es. Las relaciones no son complicadas, esa no es la norma, hay belleza en lo simple en estar con quien te puedes reír y no solo estar sino SER.
  • La gran mayoría de las personas no están destinadas a estar en tu vida para siempre. Hay gente que cumple su propósito en tu vida y luego sale de la trama.
  • Siempre estas a una decisión de cambiar la trayectoria de tu vida, y casi todo siempre se resume a 10 segundos de valentía absoluta en los que te avientas. 
  • El no ya lo tienes. Pregunta, intenta, busca, igual y consigues el sí. 

Aviéntate. Muévete. Si algo no está funcionando, si algo no te gusta, tu trabajo, tu vida, tus amistades, cambia, salta, muévete. Y recuerda: Di que sí. A la invitación a salir, a ver una obra, una película, al viaje, al nuevo trabajo. Di que si, a lo divertido, a lo diferente, a lo que te de miedo porque tiene la posibilidad de cambiarte. Di que si a la vida. 

Cada año decimos que será mejor que el anterior y cada año convivimos con muchas emociones algunas muy arriba, otras muy abajo, pero al final, aunque no sean lo que queremos, siempre los dejamos vividos. Por eso ama, baila, viaja, teme, llora, piérdete, échate un clavado al fondo de tu ser y reencuéntrate. En el camino enmienda tu corazón con orgullo porque cada marca es y será prueba de lo vivido. 

Les deseo una nueva vuelta al sol repleta de absolutamente todo bueno que esta vida tiene que ofrecer y muchas vueltas, porque solo así aprende uno a bailar.