Bonistas de Credit Suisse coordinan ofensiva por indemnizaciones
Fotografía del logotipo del banco Credit Suisse en su entrada durante la reunión general anual del banco Credit Suisse, en Zúrich, el 4 de abril de 2023, luego de la adquisición de Credit Suisse por parte de UBS, organizada apresuradamente por el gobierno suizo el 19 de marzo para evitar un colapso financiero. Foto: Fabrice Coffrini/ AFP

Varios bufetes de abogados contratados por propietarios de bonos AT1 de Credit Suisse para pedir al gobierno suizo indemnizaciones por sus pérdidas tras la fusión con UBS han comenzado a coordinar sus ofensivas legales, indicó la agencia económica suiza AWP.

Según el medio especializado, el bufete estadounidense Quinn Emanuel, que representa a una importante parte de estos bonistas, trabaja ya junto a firmas homólogas en Singapur (Engelin Tech), Reino Unido (Keidan Harrison), Oriente Medio (Global Advocacy and Legal Counsel) y la propia Suiza (Geissbühler Weber), entre otras.

El 21 de abril Quinn Emanuel anunció que representa a inversores suizos y extranjeros en las reclamaciones, especialmente a la caja de pensiones Migros, propietaria de bonos AT1 por valor de 4 mil 500 millones de francos (4 mil 570 millones de euros).

Los denunciantes quieren que el gobierno helvético responda por las pérdidas que han sufrido después de que decidiera liquidar a cero las emisiones de los bonos AT1 de Credit Suisse, por un valor de 16 mil 000 millones de francos suizos (16 mil 200 millones de euros), con el fin de absorber parte de las pérdidas por la venta del banco a UBS.

Estos bonos, apodados “CoCos” (convertibles convencionales), suelen recibir una atención prioritaria -por encima incluso de los accionistas- en caso de indemnizaciones por operaciones como la venta de Credit Suisse a UBS, pero en Suiza esa prioridad no es obligatoria.

La medida tomada por Berna en relación con los bonistas causó malestar en el mercado global de bonos, que mueve en Europa más de 275 mil millones de euros, ante el temor de que siente precedentes y siembre la desconfianza de los inversores.

El 19 de marzo, UBS adquirió Credit Suisse a instancias del Gobierno suizo por 3 mil millones de francos (3 mil 050 millones de euros) para salvarlo de la quiebra.

El Tribunal Administrativo Federal de Suiza confirmó la semana pasada haber recibido ya varias denuncias de bonistas de Credit Suisse. 

Con información de EFE.

Síguenos en

Google News
Flipboard
La-Lista Síguenos en nuestras redes sociales