#25N Valentina Montelongo, la chelista que acompaña con música las marchas feministas
Valentina Montelongo, violonchelista que protesta a través de la música. Foto: Alexa Herrera / La-Lista.

La canción “Bella Ciao” acompaña los posicionamientos por el Día Internacional de la Lucha Contra la Violencia hacia las Mujeres en las calles de la turbulenta Ciudad de México. En medio del los gritos de consigna y tambores de guerra para ahogar el silencio, se hace espacio la melodía que proviene de las cuerdas del violonchelo de Valentina Montelongo. Ella protesta a través de la música.

“Bella Ciao” es un tema musical en idioma italiano que se traduce como “Adiós, bella”. Para la chelista esta frase es una manera de solidarizarse con las mujeres que marchan hacia el Zócalo de la Ciudad de México desde distintos puntos de partida.

La canción se popularizó por la serie de Netflix La casa de papel, pero surgió una letra en versión feminista.

No somos veinte,

somos legiones,

seremos más, miles más, miles más, más, más

Y aunque Valentina solo está sentada en un banquito junto a la pared de uno de los antiguos edificios del Centro Histórico, desde la esquina de Bolívar y 5 de Mayo, una de las vías al Zócalo, encanta y atrae a las jóvenes manifestantes que se detienen frente a su instrumento.

El arco navega una y otra vez sobre las cuerdas del chelo conectado a una bocina para que la melodía se amplifique y llegue más lejos.

“Yo tengo más o menos 18 años dedicándome a esto, este es mi trabajo”, menciona a La-Lista la mujer que viste un huipil color violeta, color simbólico de la lucha de las mujeres por la paridad.

Antes de seguir tocando, toma su teléfono móvil y lo configura en modo avión para evitar distracciones y poder concentrarse en ejecutar el violonchelo que sostiene entre sus muslos y elige la siguiente melodía: “Llorona”, pieza creada en el Istmo de Tehuantepec, en Oaxaca, que también tiene una versión para pedir justicia para las mujeres víctimas de feminicidio. El feminismo se ha apropiado de lo que le ha sido negado por el patriarcado.

Quieren matarte de noche, Llorona,

quieren matarte de día.

Te matan los delincuentes, Llorona,

te mata la policía

Mientras Valentina toca esta pieza, una fila de mujeres policía irrumpe con el golpeteo de sus botas sobre el cemento cargando extintores, listas para lanzar el gas a quien cometa disturbios donde lo único fuera de lugar es el uso de la fuerza. La agrupación de policía de mujeres Las Ateneas se interpone entre el concierto de la chelista y las cámaras de los celulares que graban la escena.

Cuando la estampida de la fuerza pública termina, Valentina se asoma al estuche de su chelo, que mantiene abierto para recibir monedas como donaciones como una forma de reconocimiento a su ofrenda a las mujeres.

En su repertorio incluye “Zombie” de The Cranberries y las mujeres que marchan reaccionan con aplausos y gritos de emoción. Ya ha pasado más de una hora y por la calle 5 de Mayo, una de las vías al Zócalo comienzan a dejar de pasar manifestantes. Valentina se espera hasta que pasa el último grupo y comienza a guardar su arco, recuesta gentilmente su chelo al interior de su estuche y cambia de sede.

Los posicionamientos del 25N

#25N Valentina Montelongo, la chelista que acompaña con música las marchas feministas - glorieta-de-las-mujeres-que-luchan-960x1280
Glorieta de las mujeres que luchan. Foto: Beatriz Gaspar / La-Lista.

La Glorieta de las Mujeres que Luchan, ubicada en Paseo de la Reforma, fue el punto de partida para diversos contingentes que se dieron cita desde el medio día este 25 de noviembre.

De la antimonumenta, integrantes de la Red Feminista Antimilitarista exigió que la violencia hacia las mujeres en las calles termine con la consigna “las balas que disparaste van a volver”.

Lorena Gutiérrez, madre de Fátima, menor de edad víctima de feminicidio en el Estado de México, partió con cruces rosas y un altavoz. En el contingente de mamás también estaba Beatriz Salgado, cuya hija fue asesinada en un hotel del Estado de México por su pareja sentimental en marzo de 2021.

Cerca del Palacio de Bellas Artes otro grupo de mujeres protestó por el “cártel inmobiliario”. Reclamó que la falta de políticas públicas de vivienda también es una forma de violencia de género.

“Si tocan a una nos organizamos miles”, decía la pancarta de otra agrupación que afirma que la explotación laboral es violencia patriarcal.

Pero no todas las mujeres marchaban en contingentes. Jennifer, por ejemplo, salió a las calles por primera vez con sus hijas Alexia y Sofía de 10 y 6 años de edad que cargaron un cartel con la frase “Las niñas no se tocan”.

#25N Valentina Montelongo, la chelista que acompaña con música las marchas feministas - marcha-25N
Marcha del 25N en la Ciudad de México. Foto: Beatriz Gaspar / La-Lista.

“Tengo varios años marchando los 25N pero en esta ocasión ellas quisieron acompañarme y creemos que es muy importante que desde niñas sepan que como mujeres somos víctimas de violencia y que no lo permitan”, comenta a La-Lista.

Todas las manifestantes llegaron a la plancha del Zócalo, donde hubo un micrófono abierto frente a Palacio Nacional para que expusiera las violencias que han vivido. Cuando terminaron de hablar, la multitud de la audiencia les gritaba a coro: “¡No estás sola!”.

Has ahí las acompañó el chelo de Valentina, como en cada marcha para exigir un alto a la violencia contra las mujeres.