La acusación de plagio contra Yasmín Esquivel y otros retos para la ministra Norma Piña

Norma Lucía Piña Hernández, la ministra presidenta de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y el Consejo de la Judicatura Federal, enfrenta retos dentro y fuera del Poder Judicial durante los cuatro años que durará su gestión.

Quizás el más inmediato es el que tiene que ver con las denuncias de plagio de la tesis de licenciatura de la ministra Yasmín Esquivel, quien probablemente la apoyó con uno de los seis votos que pudo haber sido el decisivo en su elección por parte de los integrantes del pleno de la SCJN.

A mediados de diciembre, a unas semanas de la elección de la presidencia del Poder Judicial, el investigador Guillermo Sheridan publicó en Latinus que la ministra Esquivel había plagiado su tesis de licenciatura, publicada en 1987 con un título muy casi idéntico y extractos y secciones enteras iguales a las de una tesis presentada por otro alumno en 1986.

La UNAM anunció que investigaría el caso y días más tarde informó que hubo un “evidente plagio” al hallar un “alto nivel de coincidencias” entre ambos trabajos. En una cerrada votación, con seis votos contra cinco Norma Lucía Piña Hernández hizo historia al convertirse en la primera mujer en presidir la Corte.

La noticia nubló entonces la polémica de la denuncia de plagio que había destacado en los principales titulares durante dos semanas y de la que trató de defenderse Esquivel, quien también aspiraba a presidir la SCJN.

Saúl López Noriega, profesor-investigador de tiempo completo de la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del Tec de Monterrey, señala que más allá de qué resuelva la UNAM respecto a la acusación de plagio, hay denuncias al interior de la Judicatura en contra de la de la ministra Yasmín Esquivel, y eso lo que tienen que resolver los integrantes del Consejo de la Judicatura, entre otros, la ministra Norma Piña.

“La ministra Piña creo que tiene que ser muy clara y contundente a partir de lo que hizo la UNAM y la manera como procese esas quejas y denuncias”, señala el investigador.

La acusación de plagio contra Yasmín Esquivel y otros retos para la ministra Norma Piña - SCJN-Norma-Pina-mujer-presidenta-1280x473
Norma Lucía Piña Hernández fue elegida como ministra presidenta de la SCJN el 2 de enero de 2023. Foto: SCJN

La militarización y otras reformas de la 4T

En el aspecto jurisdiccional, el también editor del blog “El Juego de la Corte”, en Nexos, señala como retos pendientes discutir el paquete de impugnaciones en contra de la militarización de las labores de seguridad del país.

“Es un tema en el que va a haber muchas presiones tanto del grupo político de Morena, de López Obrador y también de los militares“, señala López Noriega. Hasta ahora, solo se ha discutido y votado. el acuerdo presidencial para el uso de las fuerzas armadas a las tareas de seguridad pública y el cual quedó firme.

El investigador explica que la ministra presidenta, Norma Piña, tiene que orquestar la discusión de tal manera que haya una posición sólida, argumentativamente, por parte de la Corte. “Es muy importante es que la Corte sea muy contundente en su pronunciamiento respecto a un tema delicado como los militares”.

La reforma electoral, que aún esta pendiente de aprobar en el Congreso, también podría ser impugnada por la oposición y llegar a la arena de la SCJN, donde se tendrá que resolver en cuestión de semanas, antes de de que dé inicio el proceso electoral por la presidencia de 2024.

La defensa del Poder Judicial

Luisa Conesa, abogada constitucionalista, considera que uno de los retos más importantes para la ministra Norma Piña va a ser construir una nueva visión del Poder Judicial, ya que al interior de este se percibía una falta de apoyo desde la presidencia de la Corte y el Consejo.

“En una administración donde existen tantos combates frontales a la constitución, la importancia de un Poder Judicial fuerte, independiente, se volvió central y lo que observamos en estos últimos cuatro años, fue una omisión de parte de la presidencia de la SCJN y el CJF hacia la defensa del poder judicial”, dice la abogada.

La comunicación y decisiones colegiadas

La promoción que hizo de su imagen y las decisiones que tomó de forma individual el anterior presidente de la SCJN Arturo Zaldívar molestaron a sus compañeras y compañeras de pleno, ya que no los tomó en cuenta en muchas decisiones y centralizó parte de difusión de la SCJN en su persona.

Una de esas decisiones fue la reforma judicial, señala López Noriega. “Nunca fue consultada con los otros ministros, fue algo que hizo el equipo de Zaldívar y esto, más allá de defectos o virtudes, deterioró mucho la relación entre los ministros. Eso es algo que [la ministra presidenta] tiene al interior de la Corte, comunicación y relación con los otros ministros. En ese sentido, Piña tendrá que fortalecer las decisiones de forma colegiada, tomando en cuenta a sus pares.

La paridad de género y el combate al nepotismo

Una de las acciones que emprendió Zaldívar fue abrir concursos para plaza de juezas y magistradas exclusivamente para mujeres y aunque aún no hay una total paridad de género, se dieron avances importantes. En su gestión la mujeres pasaron del 23% a un 40% en el cargo de juezas y se nombraron 81 magistradas, para aumentar el porcentaje de mujeres en este cargo del 18% al 24%.

Zaldívar también tomó medidas para eliminar el nepotismo, una práctica común entre juristas de carrera judicial. La ministra Norma Piña deberá dar continuidad a estas acciones.

Al respecto, Conesa apunta que si bien es importante impulsar una defensa del Poder Judicial ante los embates de la administración, esto no debe tomarse como una tolerancia al nepotismo y la corrupción al interior del mismo.

“Yo creo que eso no hay que confundir como una defensa judicial, que sea defensa de la autonomía a protección de la corrupción porque eso parece que había sido el discurso que había permeado: ‘si defiendes al Poder Judicial, defiendes la corrupción’ y eso, francamente, no es cierto”, señala la constitucionalista.

En su opinión, el reto es balancear una visión crítica en la que haya una eficaz persecución de la corrupción y del nepotismo con una defensa de la autonomía.

Conesa apunta a una fuerte tensión entre el presidente de la República y el Poder Judicial cada vez que no avalan las reformas que él impulsa o son parte de sus propuestas.

“Es ahí fundamental el papel del tribunal constitucional”, señala.

La ministra Norma Piña es quien más votos en contra ha realizado en controversias de leyes impulsadas por el presidente Andrés Manuel López Obrador y esto también puede ser una ventaja para reforzar la independencia del Poder Judicial.