Covid, policía y Trump: el telón de fondo de la toma de protesta de Joe Biden
El presidente electo de EU, Joe Biden. Foto: Buildbackbetter.gov

WASHINGTON, DC.- La sana distancia había condenado a Joe Biden a tener una toma de protesta solitaria. Pero después del asalto al Capitolio del 6 de enero, la multitud de simpatizantes que normalmente se congregan en la Explanada Nacional va a ser sustituida por unos 25 mil elementos de la Guardia Nacional, centenares de agentes del FBI y centenares de policías estatales de refuerzo.

YouTube video

El 20 de enero, ambos hechos, las medidas extraordinarias de seguridad y la pandemia, serán un recordatorio del contexto en el que el demócrata Joe Biden se convertirá en el presidente número 46 de Estados Unidos.

Por un lado, la división de la sociedad estadounidense, descarada des del intento de la ultraderecha de frenar la confirmación de la victoria del presidente en el Congreso. Una encuesta de este domingo, hecha por el canal de televisión NBC News, arrojó que 43% de los votantes aprueban la gestión de Trump, apenas dos puntos por debajo de su aprobación antes de la elección de noviembre.

Y por el otro, el coronavirus, que solo el sábado confirmó 223,582 contagiados y se lleva un saldo de 395,851 vidas en el país a esa fecha — más que la población de Islandia.

A las 12 horas del miércoles se irá el presidente del Make America Great Again, pero dejará un legado que podría bautizarse como el Make America Safe Again.

Por esto, el tema de la inauguración será “Estados Unidos unidos” (America United), porque como ha repetido el presidente electo en varias ocasiones, no hay ningún obstáculo que los estadounidenses juntos no puedan superar.

Dentro de las actividades precedentes a la toma de protesta del miércoles, destaca la iluminación del estanque reflectante del memorial de Lincoln en honor a las víctimas del Covid-19. Se espera que el resto de ciudades se unan con edificios iluminados y sonando las campanas de las iglesias a las 5:30 de la tarde del martes.

El memorial a los que perdieron la vida por el Sars-Cov-2 podrá seguirse en vivo por Internet, como podrá hacerse con toda la ceremonia de inauguración que empezará a las 11 de la mañana del miércoles, en el Capitolio. El demócrata y su equipo han pedido a los simpatizantes que ese día se queden en casa.

“El presidente electo Biden dará un discurso inaugural que expondrá su visión para derrotar al virus, lograr una mejor reconstrucción y unir al país”, avanzó el comité de investidura del demócrata.

Joe Biden y la vicepresidenta electa, Kamala Harris, tomarán protesta delante del Capitolio, una tradición que empezó en 1981 con Ronald Reagan.

Su administración apunta a ser histórica por algunos motivos: por primera vez jurará al cargo de vicepresidenta una mujer, que, en un doble play, es afroamericana. Por tanto, por primera vez habrá un Segundo Caballero en la Casa Blanca. La toma de protesta se hará hará ante la primera jueza hispana de la Suprema Corte, Sonia Sotomayor; todo un guiño a la era de diversidad e inclusión que pretende la Casa Blanca de Biden y Harris.

La investidura tendrá lugar en un Washington, DC en estado de emergencia desde el pasado 6 de enero hasta el día 21. Luego del asalto al Congreso por parte de trumpistas radicales, el FBI alertó de la amenaza de protestas armadas por todo el país. Las autoridades han pedido a los negocios de la capital que luzcan en sus establecimientos un cartel en el que se recuerda a los ciudadanos que las armas “no son bienvenidas”.

Armas “no bienvenidas”, en un hotel cerca del Capitolio de Washington DC. Foto: Anna Portella/La-Lista.

Luego de que el el nuevo presidente y la nueva vicepresidenta tomen protesta, la cantante Lady Gaga entonará el himno nacional de EU. La artista de Nueva York se involucró en la candidatura de Biden desde la campaña electoral. A ella le seguirá la lectura de un poema y la actuación de Jennifer López, otra de las artistas que pidieron el voto por el demócrata.

Lo harán ante una Explanada Nacional que estará cerrada al público. En lugar de la multitud de seguidores, se instalarán unas 191,500 banderas de diferentes tamaños por toda la explanada. “El campo de banderas representarán los Estados Unidos de la gente que no podrá viajar a Washington, DC”, explicó el comité de la inauguración presidencial.

Les acompañarán mil invitados, en comparación con los 200 mil asistentes que tradicionalmente acudían a la cita. Entre ellos, estarán los expresidentes Barack Obama y George W. Bush, así como el actual vicepresidente Mike Pence, con la muy notoria y declarada ausencia del presidente saliente, Donald Trump.

El ‘outsider’ saliente

Trump no va a estar porque ni siquiera ha reconocido su derrota en las elecciones del 3 de noviembre de 2020. Lo máximo que concedió fue reconocer que el Congreso había certificado el resultado de la elección y que se encargaría que la transición de poder fuera tranquila.

Lo hizo dos días después del asalto al Capitolio y a través de un video que publicó en la cuenta de Twitter que ya no tiene; la red social se la canceló por considerarlo el instigador de la insurrección.

También lee: Lo que sigue en el juicio político a Donald Trump por el Congreso de EU

Hace más de 150 años que un presidente saliente no acude a la toma de protesta de su sucesor. Con ello, Trump sigue siendo el mandatario que va a contracorriente y llama la atención.

Ya logró parecer un outsider en la campaña electoral en la que se disputaba la reelección; el pasado jueves lograba ser el primer presidente en 230 años en ser llevado a un juicio político por segunda vez, a 13 meses de su primer impeachment o proceso de destitución, y el día 20. En esta ocasión, se lo acusa de incitar la insurrección en el Capitolio.

El día 20, su ausencia se hará notar, al lado de la toma de protesta del nuevo presidente. Primero, por la incertidumbre de qué pasará con los seguidores radicales que siguen decididos a frenar el robo, como Trump bautizó su creencia infundada de que la elección del 3 de noviembre fue fraudulenta. La misma encuesta de NBC mostró que tres de cada diez votantes cree que la de Biden no fue una victoria legítima.

Agentes de la Guardia Nacional bloqueando calles aledañas al Capitolio de Washington DC. Estos los desplazaron des del estado de Pensilvania. Foto: Anna Portella/La-Lista.

Segundo, porque el juicio político no se podrá resolver hasta pasado el 20 de enero, lo cual, siembra dudas de que finalmente se le pueda procesar y, con ello, evitar que vuelva a presentarse a las presidenciales del 2024.

Tercero, porque deja sobre la mesa el debate del rol que tienen las grandes tecnológicas — sobre todo, las redes sociales — en el manejo del debate público y la libertad de expresión. Facebook suspendió la cuenta de Donald Trump; YouTube y Snapchat le prohibieron el acceso; Google y Apple eliminaron la red social comúnmente usada por la extrema derecha Parler, y Amazon la eliminó de su servicio de alojamiento en la nube.

Más tarde, por redes sociales se podrá seguir la clausura del Día de la Inauguración, que contará con un baile virtual a partir de las 8:30 de la tarde. El actor Tom Hanks, el músico Bon Jovi y estrellas del pop como Demi Lovato o Justin Timberlake confirmaron su participación. Celebrarán la llegada de Biden. Habría que preguntarles si también lo harán por la salida de Trump.