Dos industrias entre el T-MEC y el Covid
Ángel Guardián
Dos industrias entre el T-MEC y el Covid
El e-commerce requiere de grandes bodegas e inversiones en logística. Foto: Pixabay.com
Dale play para escuchar Ángel Guardián

Si no nos hubiera caído encima la pandemia, se supone que este año comenzaríamos a ver un crecimiento relevante en dos industrias, la del comercio electrónico y la del real estate industrial. 

Y luego del año horrible de 2020, en que la economía mexicana habría decrecido más de 9.5%, al parecer estas dos industrias no sólo aguantaron, sino que mostraron crecimiento.

A 10 meses de que se decretara la emergencia sanitaria en México, y luego de casi 1.6 millones de casos positivos de Covid y casi 137,000 fallecidos, ya se sabe que el e-commerce es la gran estrella de la economía nacional.

Como se ha dicho por diversos observadores, el Covid fue el gran catalizador de todo lo digital en el país. En específico, las cifras que estamos viendo ahora son las que deberíamos estar viendo en 2023 o 2025 en cuanto al volumen de transacciones por este canal digital.

Sin el Covid de por medio, que obligó al confinamiento de millones de personas que cambiaron sus hábitos de trabajar, comunicarse, entretenerse y adquirir bienes y servicios, el único catalizador relevante para impulsar el sector era el T-MEC

Como se recordará, el acuerdo comercial que sustituyó al TLCAN entró en vigor en julio del año pasado y, dentro de sus provisiones figuran reglas que fortalecen el desarrollo del comercio digital. Asimismo, alienta la creación de un ambiente más propicio a las transacciones electrónicas y, lo más importante, eleva la franquicia de bienes que se pueden importar por esta vía sin pagar derechos.

Así que, entre Covid y T-MEC, el e-commerce ha crecido a ojos vista y, como dice Pablo Monsiváis, de banco Barclays, los beneficios del comercio electrónico llegaron para quedarse.

En tanto, el real estate industrial es otro sector que se pensaba iba a salir avante con el T-MEC y con las actuales tendencias globales de comerciales. Previo a la pandemia, se apostaba a que el nuevo acuerdo comercial sería un catalizador para que los espacios industriales crecieran en huella y valor.

También lee: Justo, el supermercado que no necesita ser unicornio para tener éxito

Asimismo, se esperaba que fenómenos como el nearshoring acercaran al país empresas que, por factores como la guerra comercial entre EU y China, así como el encarecimiento de la mano de obra en el gigante asiático, eligieran a México como una sede rentable para estrenar o ampliar sus operaciones.

Algo de ello sucedió. A pesar de la pandemia hubo empresas nuevas en el país, así como inversiones en expansión de sus líneas.

Sin embargo, el verdadero crecimiento para los negocios en este rubro estaría llegando desde dentro del país, vía el comercio electrónico y, apenas estaría por verse si el T-MEC es factor, sobre todo con el cambio de gobierno en EU y la llegada de un presidente que podría cobrarle algunas cuentas a su contraparte mexicano.

Y, como dice Monsiváis, a pesar de la incertidumbre, el sector del real estate industrial muestra un potencial que supera a los espacios de oficina y el comercio minorista gracias al e-commerce.

Como el Covid detonó cierres de empresas y, en el mejor de los casos, modelos de trabajo a distancia, la demanda de oficinas se derrumbó y estaría cayendo a doble dígito este año.

¿Quién destaca? En el e-commerce hay dos claros ganadores: Amazon y Mercado Libre. Pero no fue fácil, han tenido que invertir millones de dólares (varios cientos cada uno) en logística. Y, uno de sus socios en ello es fibra ProLogis, que ha construido espacios a la medida para esos gigantes del e-commerce.

Así que, a pesar de la pandemia y con un panorama incierto este año, en la vieja disputa entre bricks and mortars y el negocio digital, en este caso al parecer se han dado la mano y serán la ruta a seguir en inversiones y en el cambio de hábitos de consumo.