Pollo mediterráneo de Jamie Oliver

Hace unas semanas me encontré ya noche mirando el refrigerador para hacer algo de cenar. Tenía un pollo comprado el día anterior -que había olvidado congelar-, un frasco de aceitunas y algo de romero. En la barra de la cocina quedaban algunos jitomates en el recipiente habitual (he aprendido a siempre tenerlos afuera para que maduren) y en la despensa una lata de anchoas. ¿Podría hacer algo rico y rápido con esto?

Aquí me encantaría relatar que un rayo de inspiración me iluminó, pero no: en el buscador de internet introduje los ingredientes que tenía y añadí “recetas”. ¿El primer resultado? El pollo mediterráneo del británico Jamie Oliver, quien, confieso, siempre me ha parecido el alter ego amable y sensible de su coterráneo Gordon Ramsay.

La receta es suya y, en efecto, es fácil y rápida de hacer. Al cocerse, las aceitunas irradian su sal sobre el pollo y el sabor de éstas se torna ligeramente dulce. La combinación del vino blanco, ajo y romero termina de perfumar la salsa, que se engruesa al cocerse lentamente como efecto de la harina en que retozamos el pollo y la reducción misma del líquido.

El resultado es un platillo sano, aromático y cremoso, pero también cargado de sabor.

Rinde: 4 personas

Tiempo: 45 minutos

Ingredientes:

  • 2 cucharadas copeteadas de harina
  • Sal y pimienta
  • Un pollo entero (aproximadamente de 1.5 kg), partido en ocho pedazos
  • 1/4 taza de aceite de oliva
  • 4-5 ramitas de romero
  • 6 dientes de ajo, en rebanadas delgadas
  • 1 1/2 tazas de vino blanco seco
  • 4 filetes de anchoa
  • 1/2 taza de aceitunas (aún con hueso, idealmente)
  • 3-4 jitomates picados toscamente (en pedazos medianos)
Pues sí: hay sal.
Los trozos grandes de jitomate

Método:

Combina la harina con la sal y pimienta en un tazón. Añade las piezas de pollo y revuelve hasta que queden bien enharinadas.

Pon un sartén grande (como siempre, recomiendo de acero) a fuego medio-alto y calienta el aceite de oliva. Añade las piezas de pollo y fríe hasta que por debajo el pollo esté dorado; unos 5 minutos. Voltea el pollo, añade el romero y ajo, y fríe hasta que el ajo esté suave; unos 3 mins. Añade el vino blanco. Tan pronto hierva el vino, adiciona las anchoas, aceitunas y jitomate.

Cubre el sartén con una tapadera y disminuye el fuego a medio-bajo. Cuece despacio todo hasta que el pollo esté bien cocido por dentro y los jugos hayan quedado reducidos a una salsa espesa. Esto tomará unos 15-20 minutos.

Aún falta el jitomate…

Para servir, retira el romero y añade sal y pimienta a la salsa al gusto. Emplata el pollo con algunas cucharadas de salsa encima.

Ya casi, ya casi..

¿Dudas? [email protected]

También puedes leer: Ravioles de pato en salsa de champiñones y tomillo