¿Qué rayos es la (contra) reforma energética alias #LeyCombustóleo?
Fuente de Energía
¿Qué rayos es la (contra) reforma energética alias #LeyCombustóleo?
Foto: Jcomp/Freepik.com

El 29 de enero, el presidente Andrés Manuel López Obrador presentó ante la Cámara de Diputados una iniciativa preferente que busca reformar la Ley de la Industria Eléctrica. Los Diputados la turnaron al Senado sin moverle una coma y estos últimos la aprobaron de inmediato. Esta iniciativa tendrá como resultado energía sucia, cara e insuficiente para México.

El sector eléctrico es complejo. Trabajo en él desde hace más de 20 años y casi todos los días aprendo algo nuevo. Algo sí puedo decirles: los mercados eléctricos internacionales funcionan bajo los mismos principios que el de Mexico de hoy, que la 4T busca cambiar con la (contra) reforma, lo que va en contra de la energía barata y limpia.

También lee: Con mayoría de Morena, diputados aprueban la reforma eléctrica que AMLO les pidió

Como la energía prácticamente no puede almacenarse, en México y muchos países las plantas de generación se van llamando a producir según su costo variable. Es importante destacar que todos los generadores deben tener acceso no discriminatorio a la red de transmisión. Ello ocurre bajo la lógica de producir la energía que se necesita en cada momento, al menor costo. En horas de poca demanda solo generan las plantas más baratas de todas y cuando sube la demanda se van prendiendo las que usan combustibles más caros.

Imagina que vives en un lugar aislado. Compras paneles solares y también te regalan un generador que usa diésel. A medio día, usas toda la energía que puedan generar tus paneles y después, si necesitas más, usas diésel porque cada litro de diésel cuesta 20 pesos.  Así funcionan los mercados eléctricos: primero genera la energía con costos variables más bajos, como el sol que tiene costos variables bajísimos porque no necesita combustible, y después las plantas que usan combustibles (gas natural, combustóleo, diésel etcétera).

La (contra) reforma quiere cambiar esto y busca que generen primero las plantas que tenga el costo unitario más barato, contando costos fijos y variables. Siguiendo nuestro ejemplo, como te regalaron el generador viejo, en vez de usar tu panel solar todo lo posible, porque el sol es gratis, prendes el generador a diésel porque su costo unitario es menor. Para generar la misma energía en un día, ahora gastas más porque debes pagar el diésel, aunque tengas tus paneles ya instalados y no te cueste prenderlos.

Ahora imagínate lo que implica a nivel país. Con las plantas eólicas y solares que tenemos ya instaladas en México, se generaron 33 TWh en 2020 o el 10 por ciento del total. Solamente el gas para generar esa misma cantidad de energía le hubiera costado a la CFE 28,000 millones de pesos .[1]

Además del costo, el impacto ambiental es atroz. Mexico va a gastar y contaminar más por generar la misma energía. En términos de generación de empleos, tal vez ayude a los países de los que importamos los combustibles porque 70% del gas y diésel que consumimos son importados. También vamos a consumir más combustóleo producido en las refinerías de Pemex el cual es invendible al ser muy contaminante. Por eso algunos expertos nombraron a esta reforma la #LeyCombustóleo, ya que consumirlo, presuntamente, es el fin último de esta (contra) reforma. 

CFE es una gran empresa la cual ha contribuido enormemente al bienestar de los mexicanos; ha electrificado la mayor parte del país y provee un servicio adecuado. La (contra) reforma la ata al pasado, a la zaga de otras empresas mundiales que se han movido a la sustentabilidad y nuevas tecnologías. La iniciativa busca además dar preferencia a CFE y hacer a un lado las inversiones privadas para volver a un modelo centralizado como los que existían hace 30 años. Ese modelo generó cuantiosas pérdidas a la CFE y cuantiosos subsidios, distrayendo recursos de sectores como salud, educación y vivienda públicas entre otros, en los que debe invertir el Estado.

Es difícil pensar en algún ganador con la (contra) reforma. Quizás lo sean los productores de gas en Texas y las refinerías de Pemex que generan combustóleo al producir gasolina. Es fácil prever que perdemos todos los mexicanos presentes y futuros pagando energía más cara y respirando aire contaminado.


[1] Esta cifra corresponde a la generación de 33.21 TWh  (19.7 TWh Eólica y 13.51 TWh Solar) con centrales de ciclo combinado de la CFE cuyo costo unitario en 2020 fue de 1407 MXN/MWh con una eficiencia de 7.41 MMBtu/MWh. CRE. Memorias de Cálculo Tarifas Finales para Suministro Básico. 2020.

*Veronica Irastorza es Directora Asociada en NERA Economic Consulting