No solo nos niños han retrocedido durante la pandemia, también los adultos
Lazos

Periodista egresada de la FES Acatlán, UNAM. Siempre aprendiz. Reportera, mamá de Natalia y columnista de Lazos, una publicación semanal que aborda temas sobre liderazgo femenino, maternidad feminista y crianza responsable. Twitter: @betty_corree

No solo nos niños han retrocedido durante la pandemia, también los adultos

En esta columna hemos hablado de lo importante que es concientizar a los pequeños de mantener los cuidados para salvar al recreo y a sus ganas de volver a él, de los riesgos que corren al no volver a clases y convertirse en una generación perdida, de los ya 12 meses de clases en línea y la importancia de que el regreso a las aulas sea bajo estrictas medidas de seguridad y con una inversión robusta en las infraestructuras escolares.

Y de que aún no alcanzamos a ver el impacto y la brecha que covid traerá a estas generaciones en edades escolares, que además de impactar en el aprendizaje, también está en el desarrollo y aspectos como lo social y psicológico.

También lee: México, el país con mayor número de estudiantes online en Latam: Crehana

Una entrevista hecha a Nancy Close, doctora y profesora adjunta en el Centro de estudios infantiles de la Facultad de Medicina de la Universidad estadounidense de Yale y directora adjunta del Programa sobre la Educación en la primera infancia, por Mandy Rich, redactora de contenidos digitales del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, señala que no solo los niños más pequeños han presentado retrocesos en el desarrollo, como en el lenguaje o rutinas como ir al baño, también los adultos lo han presentado.

Lo anterior derivado, explica la Close, al aumento en los niveles de estrés o cuando vivimos cambios y transiciones. “Hemos detectado que a los niños les entristece mucho no poder estar con sus amigos o sus maestros y reaccionan con emociones y comportamientos exagerados a los cambios que se están produciendo en las escuelas”, dice.

Muestra de ello lo vi con Natalia, mi hija de 10 años, esta semana, cuando de repente dijo: Ya estoy harta de que estés aquí, quiero que te vayas a trabajar… A lo que le respondí: yo también ya me cansé y para que eso pase necesito que tú te vayas a la escuela.

Coincidimos en que ambas necesitamos un espacio diferente y la convivencia con nuestros compañeros tanto de la escuela, en su caso, como del trabajo, en el mío.

La incertidumbre de no saber cómo y cuándo volveremos a recuperar un poco de la vida que conocíamos nos hace vulnerables a sufrir cambios en los comportamientos. La especialista explica que la ansiedad y frustración durante este periodo pueden generar rabietas.

Close recomienda encontrar estrategias para lidiar con las emociones después del enojo, como salir a caminar o pintar, así como que los padres busquen ayuda para aprender a lidiar con el estrés y que a su vez esto impacten en el bienestar de los hijos, pues ha detectado en los progenitores una intensificación en el sentimiento de culpa.

En México, las autoridades han manifestado la probabilidad de que los estudiantes vuelvan a las aulas en el semáforo amarillo y no esperar hasta el verde como se tenía previsto. Una luz al final del túnel. De acuerdo con el informe del gobierno mexicano, la vacunación a profesores comenzará el 20 de abril próximo y terminará el 28 de mayo.

Te puede interesar: Vacunación de maestros comenzará el 20 de abril en estados con semáforo verde

Lo que permitirá que cada entidad reabra escuelas 15 días después de la aplicación, con lo que 30 millones de alumnos podrán a tomar clases de manera presencial. La Ciudad de México entrará en la última semana de aplicación.

Aunque esto pueda ser un momento complicado por transitar, como lo ha sido la pandemia misma, está claro que solo podremos darnos y darles seguridad a los hijos a través del amor y atención, como dice Close, “estamos haciendo todo lo posible por salir adelante”.