Síguenos

 

Regresando al amor

¿Cuando lograré sentirme suficiente?

Romina Alcantar

Las expectativas que generamos de nosotros mismos a partir de lo que los demás esperan pueden lastimarnos profundamente.

i
Foto de Spencer Selover en Pexels.

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

¿Cuántas veces hemos notado que existe una voz que nos susurra….

Tú no eres el mejor para ese trabajo, se lo van a dar a otro”

“Por más ejercicio que haga nunca tendré el cuerpo de ella”

No soy capaz”

No me siento suficiente para él, me va a terminar dejando, ya no sé qué hacer para que me ame”?

Como estos un sin fin pensamiento o sentimientos que lo que hacen es reforzar el principio de que es mejor no cambiar y seguir como es lo acostumbrado o lo conocido, donde no me enfrente a ningún riesgo. 

Estoy hablando del crítico interior, de ese monólogo interno y esa parte del ego que nos quiere proteger de no ser suficiente para los otros.

El crítico interior es una parte de nuestra personalidad que se forma desde que nacemos hasta los siete años de vida. Junto con otras partes más, este crítico tiene el único objetivo de protegernos y guiarnos en nuestro proceso de supervivencia y evolución en nuestras vidas. 

Te sugerimos: Me lo digo, te lo digo, se lo digo al mundo

¿Cuales son sus características?

  • Se apropia de críticas externas de personas que para ti representaba amor, seguridad y protección.
  • Genera extrema vulnerabilidad a la critica externa, parecida a tu crítica interior
  • Son pensamientos subjetivos y con juicio
  • Existe una falta de afirmación
  • Busca perfeccionismo o conformismo
  • Refleja falta de seguridad y confianza en uno mismo
  • Carece de flexibilidad
  • Tiene reglas y deberes estrictos

El crítico interior suele ser perfeccionista, pues siempre busca ponernos patrones de conducta exigentes, pero también esta voz interna es la que nos da las herramientas para tener estilo y dirección. Es un juez implacable que en todo momento esta buscando servir como la regla de nuestras acciones y pensamientos. 

Cuando queremos emprender una nueva meta o un nuevo proyecto, se prende una alarma en nuestra mente que busca mantenernos en esa versión de nosotros mismos que ya conocemos, la versión que es segura pues no se desvía de lo que nuestro inconsciente conoce como lo normal.

¿Por qué es importante soltar esa crítica?

Soltar a ese critico interno es necesario pues ya no necesitas su ayuda, ya como adulto tienes las herramientas para afrontar las situaciones y aprender de ellas. Tener empatía en tu proceso de desarrollo es un salto profundo en tu crecimiento. En este momento lo que generan todas esas ideas y pensamientos negativos son efectos físicos y emocionales que van en contra de tu desarrollo. Las secreciones como el cortisol que se generan como resultado de estas situaciones estresantes y conflictivas que crea y reitera tu inconsciente, te detienen en tu desarrollo adulto, con el tiempo te enferman, y te hacen sentir infeliz. 

De manera cultura, social inclusive religiosa, se cree que las criticas o el sentimiento de culpa motivan a un mejor comportamiento. La realidad es que muchas veces esa critica y esa culpa nos paraliza y genera ansiedad, vergüenza, evitación, procrastinación o miedo. Esto es justo lo opuesto a la motivación y al crecimiento.

No te pierdas: ‘Fuimos todas’, la exposición digital que reúne a más de 60 fotógrafas mexicanas

¿Cómo puedes controlar a tu crítico interior?

Lo primero es hacerte consciente de que esa voz que te critica en todo momento, que te dice lo que no sabes hacer, que te humilla, te resalta tus supuestos defectos, ¡no eres tú! Esa voz es simplemente un reflejo de creencias y experiencias “negativas” que se quedaron grabadas en tu inconsciente cuando estabas pequeño y que ahora intentan resurgir y definir tu realidad. Muchas veces ni nos damos cuenta de su existencia pues tenemos sus mensajes normalizados y muy interiorizados.

Independízate de tu voz crítica. Utiliza un mecanismo consciente tal como pensar que esa voz que te dice que no puedes hacer nada bien esta hablando de una forma genérica que no aplica a ti. Al independizarte de esa voz, lo reconoces y das un paso muy importante para que tú yo adulto tome el control.

Confronta y desafía al critico. Si tu voz te esta diciendo que eres un perdedor que nada puede lograr, recuerda los dos pasos anteriores y desde tu yo adulto responde al crítico con certeza resaltando de una manera positiva quien eres en realidad. Por ejemplo, si te dice que no eres capaz, puedes contestar “ Yo soy una persona inteligente y consciente que puede enfrentar cualquier reto y vencer”. De esta manera desafías a la voz que te perturba.

Pregúntate , ¿realmente necesito toda esta protección?  

Suelta y da gracias al crítico que te ha acompañado hasta hoy. Reconoce el papel que ha representado en tu vida . Despídelo. Y deja que ahora asumas la responsabilidad consciente.

También te puede interesar

Publicidad