Un nuevo retroceso a los derechos humanos
En contraste

Es Senadora de la República, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos; recientemente nombrada Vicecoordinadora del Grupo Parlamentario de Acción Nacional, es la primer mujer en ocupar ese cargo. Twitter: @kenialopezr

Un nuevo retroceso a los derechos humanos
Indesol, desaparecido. Foto: Especial

Como ladrones que asaltan cuando la gente sale de vacaciones, mientras los mexicanos estábamos distraídos por las fiestas decembrinas, el 31 de diciembre se publicó en el Diario Oficial de la Federación un decreto por el que desaparece el Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol).

Este instituto fue creado para promover, impulsar y coordinar acciones con las organizaciones de la sociedad civil vinculadas con el desarrollo social y la disminución de la pobreza. Colaborar con los gobiernos locales para desarrollar una política social y de bienestar común. Así como impulsar proyectos de investigación y difusión en materia de desarrollo, cohesión, participación y gestión social.

Las actividades del Indesol se centraron en fomentar, capacitar, investigar, divulgar, brindar asesoría y orientación, así como promover el desarrollo social y la cultura de género. Además tenía entre sus funciones, el implementar y ejecutar programas de apoyo, de coinversión social y de prevención de la violencia contra las mujeres.

Desafortunadamente, y como parte de todo lo malo que hace este gobierno, desaparecieron de un plumazo al Indesol y, con ello, se están dando pasos hacia atrás en la lucha histórica por el reconocimiento de los derechos humanos.

Sin duda, este decretazo es un nuevo desprecio a las organizaciones de la sociedad civil organizada, ya que el instituto fungía como enlace entre el gobierno y ellas. Este duro golpe devela la obsesión de la Cuarta Transformación por destruir la labor que ha realizado durante más de tres décadas la sociedad civil organizada.

Dejaron sin ayuda a más de 42 mil organizaciones, sin apoyo a los comedores comunitarios, sin asesoría legal, sin apoyo a comunidades y pueblos indígenas, sin acciones para erradicar la marginación y la desigualdad social.

Sin duda, las más afectadas serán nuevamente las mujeres, ya que habrá un retroceso en los programas dirigidos a fomentar una cultura libre de violencia y en favor de los derechos de las mexicanas. Pero no es de extrañar, este gobierno también tiene un gran desprecio por la lucha histórica de las mujeres. Se dicen comprometidos con el movimiento feminista, pero desestiman la ola de violencia de género y de feminicidios.

La Cuarta Transformación sigue destruyendo las instituciones que costaron años de lucha. Los movimientos sociales dieron origen al Indesol para que sus voces fueran escuchadas y para involucrarse en las decisiones del gobierno. Hoy, por capricho de Morena, dejará de ser un órgano desconcentrado para convertirse en una dirección más de la Secretaría del Bienestar.

En el mundo paralelo de Morena no existen violaciones a derechos humanos, ni la pobreza, ni la violencia de género, ni los asesinatos, por ello desestiman las acciones que se han impulsado desde las organizaciones y que han suplido las deficiencias del Estado.

Desde el gobierno se sigue estigmatizando la labor que realiza la sociedad civil. Este gobierno no ha visto por los mexicanos, no los ha ayudado ni atendido en nada, pero eso sí, quiere desincentivar las acciones que se realizan desde la sociedad civil organizada. Esto es un nuevo retroceso a los derechos humanos.