¿Y después de Uber, qué?
HÍBRIDO

Como crítico de cine y música tiene más de 25 años en medios. Ha colaborado en Cine Premiere, Rolling Stone, Rock 101, Chilango, Time Out, Quién, Dónde Ir, El Heraldo de México, Reforma y Televisa. Titular del programa Lo Más por Imagen Radio. Twitter: @carloscelis_

¿Y después de Uber, qué?
Foto: Serie "Super Pumped" / Paramount Plus

Demos un salto en el tiempo a 2012: los festivales de cine más importantes estrenaron producciones como Holy Motors de Leos Carax y Cosmópolis de David Cronenberg. Ambas contaban historias muy extrañas sobre gente que se desplazaba con un servicio de automóviles de lujo. Los cinéfilos acudimos a las salas de cine sin sospechar que estas películas no solo serían proféticas, también podrían ayudarnos a navegar el reajuste social y los cambios que estaban por venir en materia de movilidad en las grandes ciudades.

Aunque Uber como app de transportación ya había iniciado operaciones en San Francisco desde 2010, no estaba disponible para el ciudadano común y su expansión a otros países apenas comenzaría en 2011. Pero aún entonces nadie sospechaba que la app se convertiría en el titán tecnológico que ha llegado a ser hasta hoy. Todavía en 2014 cortometrajes como Aspirational, del director Matthew Frost (protagonizado por Kirsten Dunst), mostraban a Instagram, las selfies y los viajes en Uber como tendencias en la moda, precisamente, aspiracionales.

Corte a 2015: en Francia, las protestas de taxistas contra Uber se tornan violentas. Fueron imágenes que nos acostumbramos a ver todos los días en las noticias alrededor del mundo. Pronto, el mismo tipo de manifestaciones sucederían en Yakarta, Grecia, Alemania, Malasia, Brasil, España e incluso en México: huelgas, bloqueos, incendios, peleas y violencia en contra de los choferes y usuarios de Uber. Nada que no hubiéramos visto ya en Cosmópolis a través de la mirada de Robert Pattinson.

Pero esta no es la historia que nos cuentan hoy. En 2022, Paramount Plus estrena la serie Super Pumped que nos hace partícipes de un recuento mucho más íntimo y personal de las peripecias que hicieron de Travis Kalanick, cofundador de Uber, uno de los personajes más mediáticos de los años 2010, junto con otros emprendedores como Adam Neumann (WeWork) y Elizabeth Holmes (Theranos), que ya tienen sus propias series que los exhiben como scampreneurs.

Aunque WeCrashed, que cuenta la historia de Adam Neumann con las actuaciones de Jared Leto y Anne Hathaway, es quizá la más original de toda esta tendencia (agregar Inventing Anna sobre la estafadora Anna Sorokin), Super Pumped me parece la más lograda del montón. Sí, tal vez soy demasiado tradicional para algunas cosas, pero confieso que yo sí necesito que una serie sobre empresarios cínicos y explotadores empiece con ellos admitiendo que lo son, como en este caso.

A mí no me convencen las series que quieren presentar a sociópatas como víctimas incomprendidas o genios adelantados a su tiempo, ni como villanos redimidos. Para mí este fue el problema con la mayoría de las series en la tendencia de las startups conocidas como empresas unicornio. Son historias basadas en hechos reales muy difíciles de digerir porque los personajes son insufribles por donde se les vea y nunca generan empatía. Los creadores de estos programas fallaron en mostrarnos por qué miles de personas les creyeron a estos emprendedores que eran tan supuestamente carismáticos.

La diferencia con Super Pumped es que aquí sí estamos hablando de auténticos genios que revolucionaron la tecnología y cambiaron al mundo para siempre creando Uber, un servicio que no solo mejoró la movilidad sino que también transformó las dinámicas de poder en las grandes ciudades. Uber efectivamente llegó a millones de personas de diversos estratos sociales para mejorarles la vida, facilitándoles la transportación o dándoles un trabajo en el que pudieran ser sus propios jefes, cuando el mercado laboral se había olvidado de ellos y hasta hoy los sigue castigando.

Sin embargo, la luna de miel con Uber terminó hace mucho tiempo y aunque la empresa sigue diversificándose y tratando de innovar, enfrenta la dura competencia de servicios como DiDi, Beat, Cabify y Lyft, que casi a la par del surgimiento de Uber han entendido mejor las necesidades de sus usuarios, mientras que para el titán de la transportación la exclusividad sigue siendo su prioridad. 

No te pierdas:La caja idiota

Uber es una empresa que desde su arranque ha permanecido en números rojos. Apenas en 2021 reportó pérdidas de 496 millones de dólares (mdd), algo que se consideró una mejora comparada con 2020, cuando perdió 6 mil 768 mdd a causa de la pandemia. En mayo de 2022, las acciones de la multinacional se desplomaron 16%. Hoy, los empleados de Uber consideran que su actual CEO, Dara Khosrowshah, ha perdido visión y dejó de innovar.

En la Ciudad de México, los taxistas volvieron a realizar bloqueos el 24 de mayo, cerrando los accesos a las Terminales 1 y 2 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) y plantándose frente a la Secretaría de Movilidad (Semovi). Representantes del Movimiento Nacional Taxista denunciaron que plataformas como Uber y DiDi son las responsables de que ellos pierdan clientes y volvieron a exigir a los gobiernos federal y local que se les regule de la misma forma.

Al terminar de ver Super Pumped lo que más satisfecho me dejó a nivel personal fue escuchar el monólogo final del personaje de Joseph Gordon-Levitt y no sentirme identificado con nada de lo que dice. Eso me dio mucha paz. Es una gran escena donde el actor vuelve a demostrar por qué es uno de los mejores de su generación, cuando enlista todas las grandes aportaciones de Uber y explica por qué su personaje hizo lo que hizo y cómo fue que nos cambió la vida “a todos”. Cada vez que él decía algo yo pensaba “pues a mí no”.

Yo soy una de esas pocas personas que hasta la fecha no ha instalado la aplicación de Uber (para el caso, ninguna por el estilo) y debo admitir que no me enorgullece (o tal vez sí) confesar que por esta decisión me he complicado la vida yo solo e incluso he tenido problemas en mi lugar de trabajo y con mi interacción social. Pero soy uno de esos raros especímenes que no se dejan convencer tan fácilmente por cualquier servicio o novedad.

También soy de aquellos que están tratando de darle una oportunidad a la vida como la conocíamos. Prefiero disfrutar de los pequeños placeres como caminar por la ciudad y comprar una bola de helado en esa fuente de sodas de barrio que se las ha ingeniado para sobrevivir a tantas crisis económicas y cambios de paradigma. Me gusta saludar personalmente al propietario y conversar un momento, para después dar una vuelta por el parque bajo la sombra de los árboles.

Llámenme romántico o como quieran, pero sí me gusta hacer todo esto y disfrutarlo al máximo, por lo menos hasta que deje de ser una opción; hasta que la gentrificación vuelva a rediseñar el mapa citadino y a cambiarnos la ruta en el GPS.

No te pierdas:¡Ya dejen de gritar!

BREVES

En cines hay dos propuestas interesantes que podrían pasar inadvertidas para el público ante los grandes estrenos de la temporada. Primero, la película mexicana El hoyo en la cerca, una historia que mezcla el suspenso con la crítica social y que podría hacer enfurecer a muchos (más que Nuevo Orden). Por otro lado X, una historia que también desafía los géneros al unir el mundo de la pornografía con el terror y un toque de humor.

En plataformas ya se puede ver en México The Thing About Pam por Star Plus, una serie de true crime con Renée Zellweger que va en la línea de The Girl From Plainville y Candy, pero en tono de comedia negra que reúne elementos de Serial MomDesperate Housewives y To Die For