El tuit del año

Activista, luchadora social y promotora de los derechos humanos de las mujeres, niñas, niños, personas con discapacidad, comunidades indígenas y personas LGBTQ+. Presidenta de la Asociación Civil Rosa Mexicano. @catymonreal_

El tuit del año
Foto: Agencia EFE.

2023 ha empezado de forma intensa. De acuerdo con la Academia de Ginebra que monitorea los conflictos armados activos, al día de hoy existen 110 conflictos armados. Mientras que en México hemos tenido brotes de violencia que nos indignan y nos llaman a seguir impulsando acciones para la seguridad de todas las mexicanos y mexicanas. Tan sólo este fin de semana, en la Ciudad de México se vivió una horrible situación que nos exige no quitar el dedo del renglón en cuanto a la situación del metro en la ciudad de México. Hay mucho trabajo por hacer.

No obstante, también hay que reconocer otras situaciones que nos muestran que poco a poco vamos desarmando barreras estructurales para la seguridad y el desarrollo humano, sobre todo en materia de nuestra actitud a la violencia de Género. Es aquí donde quiero traer a colación la historia de Greta Thunberg. Cuando Greta era una adolescente de 15 años, se involucró con grupos medio ambientales quienes la inspiraron a protestar cada viernes enfrente del parlamento sueco. La imagen de Greta, una adolescente rubia y menuda protestando con pancartas cada viernes sin falta, sin importar el clima, le valió una fuerte atención mediática. Su manera de hablar, directa y confrontacional le ganaron detractores que esperan que las niñas sean dóciles y sumisas para hablar. Después Greta se volvería un ejemplo más cuando revelaría que además es neurodivergente, al tener Asperger, y esta es una de las razones por las cuales tiene un particular estilo de comunicarse.

La imagen de Greta es bastante controversial porque rompe varios estereotipos. En el mundo a las niñas se les niega la voz, doblemente discriminadas por su género y su edad. Entre sus críticos, se dice que Greta no dice nada nuevo ya que “solo cita lo que científicos y otra persona más relevante han dicho”, sin tomar en cuenta que este es un papel destacado del activismo: replicar y expandir mensajes de interés. Por otra parte, otros asumen que Greta, una niña rubia y delgada, sólo tiene atención por ser eso, una niña “linda”, y que su presencia le quita la voz a otras niñas que no tienen el privilegio de haber nacido en Suecia. Este tipo de críticas es similar a quienes les gusta afirmar que las mujeres no hacemos equipo con mujeres, y que “somos las peores enemigas de otra mujer”. Igualmente, Greta se ha vuelto un punto de obsesión para cierto tipo de Masculinidad Tóxica que busca atacarla por atreverse a tener voz en el espacio público.

Anteriormente Donald Trump, siendo presidente de Estados Unidos, mal llamado “el hombre más poderoso del mundo”, utilizó Twitter para buscar denigrar a Greta. Diciendo que era una adolescente mal encarada que desaprovechaba el tiempo haciendo activismo y mejor debería dedicarse a actividades propias de su edad. Un llamado que refleja prejuicios sobre quienes pueden tener espacio en la vida pública. Este tipo de actitudes es la que termina por desalentar la opinión de los y las jóvenes sobre la política, y que se refleja en sus bajas tasas de participación política, aunque paradójicamente las nuevas generaciones tienen altas participaciones en materia de activismo.

Así, el 27 de diciembre, Greta se enfrentó a un intento de bullying por parte de Andrew Tate. Esto no es novedad si tomamos en cuenta que de acuerdo a datos recabados por ONU Mujeres el 73% de las mujeres en el mundo han estado expuestas o han experimentado algún tipo de violencia en línea. Esto tiene como consecuencia que el 28% de las mujeres que fueron objeto de violencia digital han reducido deliberadamente su presencia en línea. Para Andrew Tate, un exkickboxer e influencer del “activismo misógino” de 36 años, decidió iniciar un ciber ataque contra Greta, burlándose de sus acciones por el medio ambiente, y haciendo insinuaciones sobre ella de carácter sexual.

No contaba que, para entonces, Greta lleva 5 años de experiencia en la vida pública, además de haber crecido en redes sociales. Como he dicho, para bien y para mal, las chicas jóvenes han aprendido a lidiar con la violencia que los hombres quieren ejercer contra ellas tanto en lo digital como en lo físico. Así, Greta Thunberg hizo lo que siempre recomendamos para lidiar con el ciberacoso: desarmar públicamente al acosador riéndose de sus intentos. Greta además lo hizo en un lenguaje cómico, diciendo que claramente había bastante de frustración sexual en los intentos de acoso de un hombre de 36 años a una chica de 19 en línea. Para Tate, quien estaba prófugo de la justicia pues enfrenta acusaciones por trata de personas, este fue un golpe a su ego muy grande. Lo mejor de la historia sería que a los pocos días, tras el incremento de la presencia en línea de Tate, en parte por el conflicto con Greta, la policía lo encontraría e iniciaría un proceso legal con su contra.

Es por esto que la respuesta de Greta se ha vuelto uno de los 10 tweets más circulados en la historia de Twitter. Esta historia nos demuestra que a pesar de que parezca que en cuanto a la lucha por los derechos de las mujeres y por erradicar la violencia de género tenemos todo en contra, poco a poco van surgiendo liderazgos y apoyo social que nos prueban que estamos listos y listas para dar el cambio.