El despido del ser humano
In-grid Telecom

Doctora en Comunicación y Pensamiento Estratégico. Dirige su empresa BrainGame Central. Consultoría en comunicación y mercadotecnia digital, especializada en tecnología y telecomunicaciones. Miembro del International Women’s Forum.

TikTok: @_imotta

El despido del ser humano
Las empresas tecnológicas han incurrido a despidos. Foto: mohamed_hassan/Pixabay.

La lista de despidos en empresas tecnológicas no se detiene. A Meta, Amazon, Twitter y Alphabet se suma Microsoft, que ante la incertidumbre económica planea rescindir a 10 mil trabajadores de su plantilla laboral y enfocar sus prioridades de negocio en la inteligencia artificial.

Esta ola de despidos responde a varios factores como la necesidad de revertir el aumento en el tamaño de la fuerza laboral tras la pandemia, luego de que en ese periodo se requirió de un incremento masivo de contrataciones; la incertidumbre económica ante la inflación y el aumento en las tasas de interés de la Reserva Federal de Estados Unidos que han afectado las acciones tecnológicas de ese país en particular; las bajas sustanciales en presupuestos publicitarios en línea; y, un tema a destacar, los presupuestos en empresas tecnológicas enfocados en la innovación y desarrollo de tecnologías para la integración de inteligencia artificial.

Las grandes tecnológicas solo son un termómetro de lo que ocurre en todo el sector a nivel global. En lo que va del año, de acuerdo con el sitio especializado en despidos de la industria Layoffs.fyi, el total de despidos alcanzó ya a 55,970 empleados, y ha afectado a 173 empresas de todo tipo de servicios tecnológicos a nivel global.

A diferencia de la hostilidad con la que Elon Musk despidió a los empleados de Twitter en sus incipientes horas como CEO de la empresa, Sundar Pichai, CEO de Google, envió el viernes pasado un correo a todos los empleados en donde asume la responsabilidad de los 12,000 despidos que deberán hacer: “Confío en la gran oportunidad que tenemos frente a nosotros gracias a la solidez de nuestra misión, el valor de nuestros productos y servicios y nuestras primeras inversiones en inteligencia artificial. Para capturarlo por completo, tendremos que tomar decisiones difíciles. Por lo tanto, hemos llevado a cabo una revisión rigurosa en todas las áreas y funciones de productos para asegurarnos de que nuestra gente y nuestros roles estén alineados con nuestras principales prioridades como empresa.”

Mark Zuckerberg, a diferencia de los demás, tiene más experiencia en despedir colaboradores, sin embargo, lo único que le quita el sueño, y claramente el presupuesto, es el desarrollo del Metaverso y Reality Labs, una empresa cuyo propósito es romper las barreras del potencial humano, a través de la tecnología. ¿Dejándolo sin trabajo? Irónico ¿no?

Los inversionistas han advertido a Zuckerberg en múltiples ocasiones que deje de enfocarse en el metaverso y que priorice a su empresa Meta, que a pesar de ser uno de los ecosistemas tecnológicos más poderosos al contar con WhatsApp, Facebook e Instagram, pierde un número importante de usuarios y anunciantes por minuto, quienes migran hacia TikTok por encontrarle mucho mayor atractivo. Y que, por otro lado, trae una enorme merma económica debido a la caída brutal en sus ingresos provocada por las políticas de privacidad de Apple le hicieron tener durante el 2022. 

No te pierdas:De minis y micros

Pero no, Zuckerberg no parece tener ningún interés en consejos y Meta arranca el 2023 revocando ofertas de empleo de tiempo completo firmadas con anterioridad, y continúa con despidos masivos que iniciaron desde otoño del año anterior.

Este es solo el inicio laboral del 2023 de las grandes y no tan grandes tecnológicas. 

Entre las condiciones macroeconómicas, la realidad post pandemia y el ajuste de inversión para el desarrollo en tecnologías que fortalezcan las capacidades y usos cotidianos de la inteligencia artificial, la realidad aumentada, y un metaverso que brinde una realidad alternativa mejorada, están dejando a la inteligencia humana en un inframundo condenado al desuso.

En fin. No entendemos que no estamos entendiendo cómo usar la tecnología en nuestro beneficio.

La-Lista Síguenos en nuestras redes sociales