Israel realizará el primer simulacro del mundo para probar su preparación frente a la nueva variante del Covid-19
Un niño de 14 años recibe una dosis de refuerzo de la vacuna anticovid en Jerusalén, Israel. El gobierno debe decidir esta semana si se vacunará a los niños de entre 5 y 11 años. Foto: Maya Alleruzzo/AP

Israel realizará el primer simulacro nacional de Covid-19 del mundo para probar el grado de preparación del país ante un brote de una nueva y letal variante del virus.

El simulacro, previsto para el jueves 11 de noviembre, adoptará el formato de un ejercicio de juegos de guerra y estará dirigido por el primer ministro, Naftali Bennett.

Pondrá a prueba la capacidad de las dependencias gubernamentales y los organismos nacionales para responder al surgimiento de una variante “Omega” del Covid-19.

Una declaración de la oficina de prensa del gobierno israelí señaló que aún no se había descubierto ninguna variante de este tipo en el país.

Israel venció la cuarta ola del Covid-19 y “estamos a punto de salir de la variante Delta”, dijo Bennett.

Sin embargo, añadió, la batalla contra el virus continúa. “Seguimos realizando simulacros y desafiándonos a nosotros mismos… Debemos seguir supervisando de cerca la situación y preparándonos para cualquier escenario”.

El ejercicio estará dirigido por el ministro de defensa civil de Israel en el Centro Nacional de Administración de Jerusalén, que se encarga de las crisis nacionales.

El simulacro abarcará:

  • Las restricciones respecto a las reuniones y los desplazamientos, la política de cuarentena, los confinamientos, los toques de queda y el turismo.
  • La supervisión y las advertencias emitidas durante el desarrollo de una variante nueva y peligrosa, las pruebas de protección de las vacunas, las investigaciones epidemiológicas, la capacidad de los hospitales y la realización de pruebas masivas y programas de vacunación.
  • La legalidad de los confinamientos y toques de queda locales o regionales, y otras restricciones.
  • Apoyo económico para la población.
  • Seguridad pública para aplicar la cuarentena, los confinamientos y los toques de queda.
  • Cierre de escuelas en los centros donde se produzcan brotes, reducción del número de alumnos por clase y la enseñanza a distancia.
  • Política de salidas y llegadas en las fronteras, incluido el aeropuerto Ben Gurion.
  • La información al público y la respuesta al “discurso en internet”.

El Ministerio de Salud de Israel reportó el miércoles 475 nuevos casos de Covid-19. Los expertos han advertido que en los próximos meses podría surgir otra ola u otra variante.

Más de cuatro de cada diez personas han recibido una dosis de refuerzo de la vacuna. El gobierno debe decidir esta semana si se vacunará a los niños de entre 5 y 11 años.

Israel realiza con regularidad simulacros de seguridad nacional para su población, así como juegos de guerra militares como preparación para los conflictos.