¿Qué hay en las memorias del príncipe Harry, Spare: En la sombra? Esto es todo lo que sabemos hasta el momento
Las memorias del príncipe Harry, Spare: En la sombra, saldrán oficialmente a la venta el 10 de enero. Foto: Leon Neal/Getty Images

El delatador libro de memorias del duque de Sussex, Spare: En la sombra, no escatima en revelaciones extraordinarias. Después de que saliera a la venta en España antes de su publicación oficial, algunos extractos han acaparado los medios de comunicación. Según los relatos, Harry escribe sobre el deterioro de la relación con su hermano, su desesperación por la muerte de su madre e incluso sobre la pérdida de su virginidad a los 17 años en un campo detrás de un concurrido bar. Los relatos se ven corroborados por una serie de pistas de entrevistas televisivas concedidas por Harry antes de la publicación del libro.

Heredero y repuesto
El príncipe Guillermo era el heredero, “mientras que yo era el repuesto”, escribe Harry, según informan los periódicos este viernes. Era la “palabra clave” utilizada por su padre, ahora rey, su madre, su abuelo, el duque de Edimburgo, e “incluso la abuela” –la difunta reina– informa el Times. No había “ningún juicio al respecto, pero tampoco ninguna ambigüedad”. Harry era “la sombra, el apoyo, el plan B”, y cree que fue “traído a este mundo por si pasaba algo”.

Cuenta que, cuando tenía 20 años, escuchó que su padre supuestamente le dijo a su madre el día de su nacimiento: “¡Maravilloso! Ahora que me has dado un heredero y un repuesto, mi trabajo ya está hecho”. Se supone que era una broma, escribe Harry. Pero minutos después de decirla, explica, se dice que Carlos “se fue a ver a su novia”. Y añade: “Así que. Muchas palabras verdaderas dichas en broma”.

Afganistán
En una inesperada confesión, Harry revela que mató a 25 combatientes talibanes durante su segunda misión en Afganistán. Sabía la cantidad porque la tecnología le permitía decir “con exactitud” el número de “combatientes enemigos” que había matado.

“Me pareció esencial no tener miedo de ese número. Así que mi número es 25. No es un número que me llene de satisfacción, pero tampoco me avergüenza”, escribió, según la traducción del Times de la edición en español de su libro.

No obstante, para matar, era importante que en ese momento él no considerara a los combatientes talibanes como personas, prosigue el príncipe, sino más bien como “piezas de ajedrez retiradas del tablero… tipos malos eliminados”.

Reina consorte
Harry y Guillermo le dijeron a su padre que no se interpondrían en su relación con Camila, pero le suplicaron que no se casara con ella. Guillermo se sintió “tremendamente culpable” por “la otra mujer”, sobre la que “albergaba sospechas desde hace mucho tiempo”. Guillermo estaba “confundido” y “atormentado”, y cuando se confirmaron sus sospechas, se sintió “culpable” por no haber dicho o hecho algo antes, según relatan fragmentos publicados en la revista estadounidense Page Six.

La primera vez que conoció a Camila Parker Bowles fue como una “inyección”. “Cierra los ojos y ni siquiera lo sentirás”, escribió Harry, según informa el Times. Pero también afirmó que Camila pareció “aburrida” durante su encuentro, lo que atribuyó al hecho de que él era el repuesto y no el heredero más importante.

Harry se preguntó si ella sería la “madrastra malvada” de los cuentos de hadas, pero resultó que no lo era. Sin embargo, contó Harry, poco después de sus reuniones privadas con Camila, ella empezó a desarrollar una “estrategia a largo plazo… encaminada al matrimonio y, finalmente, a la corona”. En la prensa empezaron a aparecer historias sobre sus conversaciones con Guillermo, y Harry culpó a “la nueva experta en comunicación que Camila convenció a nuestro padre para que la contratara”, según informó el Times.

Príncipe de Gales
Una de las afirmaciones más sorprendentes es que Guillermo agredió físicamente a Harry en su casa en Nottingham Cottage, en el Palacio de Kensington, en una pelea relacionada con Meghan en 2019, durante la cual Guillermo supuestamente llamó a Meghan “difícil”, “grosera” y “desagradable”.

Harry describe cómo Guillermo lo agarró por el cuello, “rompió mi cadena” y lo tiró al suelo de la cocina, donde cayó sobre el recipiente del perro y lo rompió, sufriendo lesiones en la espalda. Se quedó “aturdido” antes de levantarse y ordenarle a Guillermo que se fuera. Escribe que su hermano lo instó a que se defendiera, como lo hacían cuando eran niños, pero Harry se negó.

Guillermo regresó posteriormente, con aspecto pesaroso y arrepentido. Harry le dio un vaso de agua y cuenta que le dijo: “Willy, no puedo hablar contigo cuando estás así”, usando el apodo cariñoso de Guillermo. Guillermo supuestamente respondió: “Yo no te ataqué, Harold”, usando el apodo cariñoso de Harry. Harry también escribe que Guillermo le dijo que no tenía por qué contarle aquello a “Meg”. Harry se lo contó primero a su terapeuta, no obstante, Meghan se dio cuenta enseguida de los rasguños y moretones que tenía en la espalda. “Ella estaba terriblemente triste”, escribe.

Harry esperaba que su familia comprendiera su decisión de marcharse. Escribe sobre el encuentro con Carlos y Guillermo en el funeral del duque de Edimburgo. Sin embargo, en cuanto vio el “ceño fruncido familiar” de Guillermo, supo que le esperaba un “duelo”. Ni su padre ni su hermano parecían entender el motivo por el que se había marchado. De su padre, escribe, Carlos les dijo a sus hijos: “Por favor, chicos. No hagan de mis últimos años una miseria”.

En un fragmento de una entrevista para el programa Good Morning America, que se emitirá el lunes, el presentador Michael Strahan pregunta: “Hay una cita en tu libro en la que te refieres a tu hermano como tu ‘querido hermano y archienemigo’. Palabras fuertes. ¿Qué querías decir con eso?”.

Harry explicó que se enteró de la muerte de la difunta reina a través de la página web de noticias de la BBC mientras se apresuraba para llegar a su lecho en Balmoral, según informó el Mail.

Diana
El trauma de la muerte de su madre es evidente cuando Harry describe con detalle su impacto inmediato y sus dificultades posteriores para asimilarlo. Recuerda a Carlos dándole la noticia, sentado al final de su cama en el castillo de Balmoral, con la mano en la rodilla de su hijo, diciéndole: “Mi querido hijo, mamá tuvo un accidente de auto”. Según el periódico The Sun, Harry afirma que Carlos no lo abrazó y que posteriormente “se sintió como un político” cuando saludó a los miembros del público tras la muerte de su madre.

Muchos años después, Harry cuenta que fue a ver a “una mujer”, a la que no describió como vidente ni médium, pero que “afirmaba tener poderes” y que le dijo que era capaz de transmitirle un mensaje de Diana, diciéndole a Harry: “Estás viviendo la vida que ella no pudo. Estás viviendo la vida que ella quería para ti”.

Corrupción y encubrimientos’
Harry afirma que él y Guillermo querían pedir que se realizara una investigación sobre la muerte de su madre, pero los disuadieron. Relató que una década después de su muerte, cuando estaba en París, pidió concretamente que lo llevaran a través del túnel donde Diana murió a “exactamente 65 mph”, la velocidad a la que viajaba su automóvil. Posteriormente repitió el viaje con Guillermo, según informa el Times. Vio pasar los pilares de concreto, los contó y contó los latidos de su corazón. “Me recosté. En voz baja dije: ‘¿Eso es todo? No es nada. Solo un túnel recto… un túnel corto, simple, sin pretensiones. No hay motivos por los que alguien debería morir en su interior”.

Sobre la “conclusión sumaria” de que un chófer ebrio “fue la única causa del accidente”, concluye Harry: “Fue simplista y absurda”. Incluso si el chófer hubiera estado bebiendo o borracho, “no habría tenido ningún problema para conducir a través de un túnel tan corto”, escribe Harry, y añade: “A menos que los paparazzi lo estuvieran siguiendo y lo deslumbraran”.

El príncipe cuestiona la razón por la que esos paparazzi “salieron impunes”, la razón por la que no estaban en la cárcel, y la razón por la que las personas que los habían enviado tampoco estaban en la cárcel. “¿Qué otra razón podría haber aparte de que la corrupción y los encubrimientos estuvieran a la orden del día?”, escribe.

Harry dijo que Guillermo y él querían emitir un comunicado en el que pidieran conjuntamente la reapertura de la investigación e, incluso, convocar una conferencia de prensa. “Los que decidieron nos disuadieron”, escribe.

Sexo y drogas
Desde perder su virginidad, a los 17 años, con una mujer mayor en un campo detrás de un concurrido bar, hasta drogarse con hongos alucinógenos y consumir cocaína en su juventud, Harry no se contiene.

La mujer, cuyo nombre no revela, lo trató como a un “joven semental”. “La monté rápidamente, después de lo cual me nalgueó y me despidió”, informa el Mail.

Harry consumió cocaína por primera vez durante un fin de semana de caza a los 17 años, fumó cannabis en los jardines del palacio de Kensington y en la escuela Eton, y consumió psicodélicos tanto por “diversión” como con fines terapéuticos durante años, revelando que le permitían ver “la verdad”, según informó el periódico Telegraph.

También consumió hongos alucinógenos y se emborrachó con tequila en California en enero de 2016, cuando tenía 31 años, y el periódico informó que el príncipe comenzó a alucinar, creyendo que un bote de basura en el baño lo miraba fijamente y le crecía una cabeza, mientras que el retrete también se convertía en una cabeza y comenzaba a hablarle.

Otros detalles destacables son que le realizaron una circuncisión cuando era niño, según informó el New York Post, y que su pene sufrió una congelación en un viaje a la Antártida inmediatamente antes de la boda de Guillermo y Catalina.

Princesa de Gales
Las tensiones latentes entre los duques de Cambridge y los duques de Sussex llegaron a un punto crítico después de la boda de los duques de Sussex, después de que Harry y Meghan fueran a tomar el té, según numerosos informes. Anteriormente, Catalina, que acababa de dar a luz, supuestamente se sintió ofendida cuando Meghan describió su aparente olvido como “cerebro de bebé debido a sus hormonas”. Cuando se planteó el tema, Harry escribe, Meghan se disculpó, diciendo que era la forma en que ella hablaría con sus amigos. Sin embargo, Guillermo, según cuenta Harry, “señaló con el dedo a Meghan” y le espetó: “Bueno, es de mala educación, Meghan. Estas cosas no se hacen aquí”, a lo que Meghan supuestamente respondió: “Si no te importa, aparta tu dedo de mi cara”.

Meghan visitó la tumba de Diana en una isla situada en la finca de Althorp con Harry en el 20 aniversario del fallecimiento de la difunta princesa en 2017. Meghan quería tener un momento de privacidad y, cuando Harry regresó, la encontró arrodillada ante la tumba con las palmas de las manos apoyadas en la lápida. Meghan dijo que le pidió a Diana “claridad y orientación”, informa el Mail.

Uniforme nazi
La decisión de Harry de vestir un uniforme nazi con una esvástica para una fiesta de disfraces en 2005 causó indignación. No obstante, según la página web estadounidense Page Six, él afirma que llamó por teléfono a Guillermo y Catalina preguntándoles si debería usar un uniforme de piloto o uno nazi, y que ellos le respondieron que el segundo. Ambos se rieron a carcajadas, explicó, cuando se lo probó para enseñárselos.

También escribe que cuando lo criticaron por referirse a un cadete del ejército pakistaní como “paki” (al parecer escribe la palabra sin asteriscos), no sabía que era un insulto y pensó que era similar a llamar “yanqui” a un estadounidense, informa el Times.