Así es ser policía en el estado más violento
Cómo es ser policía en un lugar con altos niveles de violencia. Ilustración: Majo.

Cuando “Rodrigo” y sus compañeros recibían reportes de que hombres armados estaban en las calles del municipio de Cuauhtémoc, Zacatecas, tenían dos opciones: salir a confrontarlos, a sabiendas de que ellos eran más y tenían mejores equipos, o verlos desfilar desde las instalaciones de la policía municipal para preservar su vida.

Con frecuencia los agentes preferían la segunda alternativa. Se limitaban a tomar nota del lugar donde estaban los sospechosos y llamaban a la Secretaría de Seguridad Pública del estado para recibir apoyo; este nunca llegaba y los criminales paseaban de un lado a otro.

“Entraban esporádicamente, por lo regular en las noches y madrugadas, y cuando había esos reportes de gente armada nosotros no salíamos”, admite “Rodrigo”, un expolicía municipal que pidió no revelar su nombre para salvaguardar su seguridad y proteger el trabajo que ahora tiene en la policía estatal de esa entidad.

“Era un riesgo y un peligro salir a atender un reporte de ese tipo. Nos reportaban tres o cuatro camionetas con gente armada y nosotros nada más éramos dos o tres elementos”.

“Rodrigo” dice que cuando era policía municipal no tenía arma para enfrentar a los grupos del crimen organizado, que manejan armas de uso exclusivo del Ejército.

“En Cuauhtémoc estábamos completamente rebasados. El único que tenía arma corta y arma larga era el director (de la policía municipal). Los demás, no. Así que si nos poníamos al tú por tú con gente de la delincuencia llevábamos la de perder”, menciona. “Por el hecho de portar un uniforme te vuelves un tiro al blanco”, dice.

Hasta diciembre del 2020 había 871 policías municipales en todo Zacatecas, es decir, 0.5 elementos por cada mil habitantes. Idealmente, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública indica que cada entidad debería tener 1.8 policías por cada mil habitantes para garantizar la seguridad.

Zacatecas es el estado más violento de México por el número de homicidios dolosos que registra. Se han registrado 75 asesinatos por cada 100 mil habitantes de enero a septiembre de 2021. Le siguen siguen Baja California, con 62 y Colima, con 55.

En números totales, en Zacatecas ha habido mil 219 homicidios dolosos en los primeros nueve meses del año, un incremento del 157% en comparación con el mismo periodo del 2018, que fue el año cuando comenzó a incrementar la violencia.

¿Cuánto gana un policía?

Rodrigo cuestiona que, a pesar de trabajar en la entidad más violenta del país, los policías municipales tienen un salario muy bajo si se toman en cuenta los riesgos que corren por realizar su labor.

Datos obtenidos por La-Lista por medio de solicitudes de información indican que los policías municipales de Zacatecas tienen un salario de entre 3 mil y 18 mil pesos, dependiendo de dónde trabajen. Los sueldos más elevados son para los directores de estas corporaciones y los montos más bajos son para los elementos policiales que son quienes salen a trabajar en la calle.

“Las condiciones en las que salimos a enfrentar a la delincuencia son deplorables. Algunos grupos (criminales) están mejor organizados que nuestras corporaciones y también están mejor pagados, eso incluso provoca que algunos compañeros deserten y se van con ellos (los criminales)”, lamenta.

En su caso, decidió ser policía desde hace seis años, porque representa un empleo relativamente estable y aunque el sueldo es bajo, completa sus ingresos como comerciante informal.

Abandono de las policías municipales

En junio pasado, dos policías del estado vecino de San Luis Potosí fueron asesinados y abandonados en un puente peatonal en la capital de Zacatecas. Dos días después, un enfrentamiento de grupos criminales dejó al menos 18 muertos.

Expertos y expertas consultadas para este trabajo coincidieron en señalar que la mayor parte de las policías municipales del país han sido abandonadas por el gobierno federal en términos económicos y de equipamiento, ya que desde el 2006 se ha dado prioridad a las Fuerzas Armadas.

“La policía municipal a nivel nacional está sufriendo un abandono institucional por parte de las autoridades”, critica Genaro Ahumada, investigador de Causa en Común. “En términos generales hay una gran carencia de prestaciones y seguridad social y no tienen un ingreso acorde a sus responsabilidades porque día a día arriesgan su vida”.

Ahumada abona que la ausencia de prestaciones, los bajos salarios, la falta de equipo y armamento puede derivar en que los elementos de seguridad causen baja y eso dificulta garantizar la seguridad de la población.

En Zacatecas la realidad de los municipios es variada. Monte Escobedo, por ejemplo, es de los cuatro municipios con más homicidios dolosos por cada 100 mil habitantes en el estado y no tiene un solo policía municipal. Desde el 2013 fueron dados de baja 17 elementos, de los cuales 12 no aprobaron el examen de control y confianza.

Medios de comunicación locales reportaron a finales de mayo de este año que el Ejército tomaría el control de Monte Escobedo por común acuerdo con el ayuntamiento, con el objetivo de garantizar la seguridad de los ciudadanos.

General Enrique Estrada, Valparaíso y Fresnillo son los tres municipios con la mayor tasa de homicidios dolosos en la entidad, pero en las respuestas de las solicitudes de información las autoridades no dijeron cuántos policías tienen por considerar que dar a conocer el dato podría poner en riesgo su seguridad.

“La policía municipal, por mucho, es la más importante de México, es la que más detenciones hace, es la que está en la calle, es la que ayuda a las víctimas y es el primer respondiente, pero la tenemos muy abandonada y le estamos dando mucho dinero y apoyo a la Guardia Nacional que hasta ahora no ha dado resultados positivos”, dice Bernardo Olea, quien ha asesorado en materia de policías municipales a los gobiernos de Guanajuato y Michoacán.

Como ejemplo del abandono económico de los cuerpos de seguridad locales, Olea habla de la reciente eliminación del Subsidio para el Fortalecimiento del Desempeño en Materia de Seguridad Pública (FORTASEG), con el cual en 2020 el gobierno federal todavía transfirió 4 mil millones de pesos a 286 municipios.

Cómo mejorar los cuerpos policiacos

El pasado 12 de septiembre, al tomar posesión como gobernador, David Monreal dijo: “Nuestro estado agoniza”, en referencia a la inseguridad.

En Zacatecas, capital del estado, el 75% de la población mayor a 18 años afirma que no permite que los niños y niñas salgan de su vivienda por la violencia. Mientras que el 79% de los adultos de Fresnillo dijo que por la inseguridad ha cambiado su rutina de salir a caminar en las noches.

Según la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en el último trimestre de este año un gran porcentaje de los habitantes de Zacatecas capital y Fresnillo reportaron que debieron cambiar sus hábitos por la inseguridad. 

Aunado a esto, el informe Hallazgos desde lo local 2020. Seguimiento y evaluación del sistema de justicia penal en Zacatecas, elaborado por la organización México Evalúa, indica que solo el 49% de los habitantes de Zacatecas confían en las policías municipales.

“Las policías, al ser uno de los operadores que tiene mayor interacción con la población y más cercanía, muchas veces la probabilidad de que se puedan dar actos de corrupción o experiencia de violencia con la población incrementa la probabilidad de que se genere esta desconfianza”, dice Christel Rosales, investigadora de México Evalúa.

La receta para mejorar la confianza de los ciudadanos en sus policías y para que estas se fortalezcan no es sencilla, pero los y las especialistas consultadas ponen sobre la mesa por lo menos dos acciones que deberían ser llevadas a cabo inmediatamente.

Estos puntos son: dar más recursos económicos a las policías municipales para la contratación de más personal y equipo, así como la capacitación de los elementos para que puedan enfrentar al crimen organizado de mejor manera.

“El meollo del asunto se divide en el tema financiero, el tema legal y el tema de capacitación. Si tú cambias esas cosas, las policías municipales te van a funcionar maravillosamente”, afrima Olea.