‘Biden tendrá mejor relación con México a pesar de los  desplantes de AMLO’: Rosario Marín
Rosario Marín, militante del Partido Republicano de EU, exsecretaria del Tesoro de ese país. Se unió a un grupo político para impulsar la candidatura del demócrata Joe Biden. Foto: Rosariomarin.com

Rosario Marín es un ícono del sueño americano: una chilanga que llegó a California de adolescente y que logró ser la primera mujer nacida en México en ser nombrada Tesorera de la mayor economía del mundo en 2001. Su firma aparecía en los dólares que se imprimieron durante su gestión con George W. Bush, reconocíamos de este lado de la frontera. 

Pero no es la única faceta de Marín: antes y después de este hito en su carrera es una pieza clave, una exfuncionaria del Partido Republicano con mucho peso e influencia en las comunidades hispanas. De hecho, actualmente su principal tarea es hacer lobby para impulsar la carrera política de mujeres jóvenes, sobre todo en su estado. 

A pesar de ser “una republicana de hueso colorado, antes soy mexicana”, dijo en entrevista con La-Lista y, con ese discurso, trabajó en la campaña demócrata a favor de Joe Biden… o mejor dicho, en contra de Donald Trump. 

También lee: Por qué los demócratas perdieron a los votantes latinos en la frontera de Texas

Se unió al Lincoln Project y al 43 Alumni for Biden, dos organizaciones republicanas que recorrieron todos los estados buscando la conversión de votos de su partido a favor de la oposición. Además, reunieron millones de dólares para campañas antirreelección, que les valió hasta un premio de la revista Ad Age por su exitosa combinación de inversión y resultados. 

Steve Bannon -otrora jefe de campaña de Trump- calculó que sí 4% de los republicanos votaran por alguien más, era suficiente para el presidente no pudiera reelegirse”, recuerda Marín. A esa meta le llamaron The Bannon Line, un porcentaje que según las últimas investigaciones electorales, ellos superaron tanto con los conversos de su partido como con los votantes independientes que lograron aglutinar. 

Rosario Marín presume su voto a favor de Joe Biden en las elecciones presidenciales de noviembre 2020 en EU. Foto: Twitter.com/RosarioMarin1

¿Qué sigue ahora para esta exfuncionaria dentro del Partido Republicano para el que trabajó en contra? ¿Se moverá al gobierno de Biden? ¿El futuro inquilino de la Casa Blanca es una buena noticia para México? ¿Está ardido con AMLO después de su gira a Washington? 

La-Lista: Esta semana Joe Biden asume como presidente de EU y tú, a pesar de ser una republicana de hueso colorado, tuviste mucho que ver en su triunfo, ¿De qué manera y porque decidiste trabajar para el candidato opositor? 

Rosario Marín: Lo hice por dos cosas fundamentales. Una era remover a esta persona que tenemos hoy como presidente. No era solamente removerlo, sino dar las razones por las cuáles él no debería continuar. Y por otro lado, se trataba de hablar de Joe Biden y por qué él era una mejor alternativa. Entonces, pudimos, a través del Project Lincoln enfocarnos exclusivamente en votantes que eran republicanos a los que teníamos que darle una razón para votar por Biden. Ese fue el enfoque, mismo que nació de una necesidad misma de retomar al país y a nuestro partido. El Partido Republicano de hoy no es el mismo partido por el que yo luché por años.

Hoy es el partido de este presidente, lejos, muy lejos de los ideales de Reagan quien fue el primero por el que yo voté. Lejos de los ideales de George Bush padre. Él (Trump) es como un cáncer que teníamos, que debíamos quitar. Biden yo creo que va a ser un mejor presidente. Hemos visto un número histórico de propuestas, además de sumar a la primera mujer afroamericana a su equipo y a latinos en posiciones que jamás habían tenido. Steve Bannon, ( jefe de campaña de Donald Trump en 2016), había hablado que con 4% de los republicanos que votaran por alguien más era suficiente para que no ganara Trump su segundo término. Entonces, nosotros fuimos por “The Bannon Line”: buscar a ese 4% de republicanos que pudiéramos voltear. Todas las investigaciones dicen que sobrepasamos ese porcentaje. Además, se unieron también los independientes y los indecisos. 

De esta manera, podemos decir que tuvimos un impacto importantísimo, tanto que Joe Biden lo ha reconocido. El Lincoln Project cumplió su cometido.

El día que Rosario Marín tomó protesta como Tesorera de EU.

L-L: ¿Quién te invitó a sumarte en esta cruzada.

Yo conozco a todos los que iniciaron Lincoln Project. Hemos estado en los círculos de poder por mucho tiempo y me pidieron que formara parte. Ellos sabían perfectamente desde hace cuatro años que este presidente iba a ser un desastre. Cuando los fundadores lo organizaron, me pidieron sumarme y yo me uní al grupo. 

También había otro grupo muy importante, el 43 Alumni for Biden, que eran independientes y que habían servido al expresidente George W. Bush. Éramos alumnos del presidente número 43 y decidimos que no podíamos apoyar a Trump. Además hubo un gran número, ocho que yo conté, de organizaciones nacionales de republicanos que decían “no podemos votar por este presidente”, algo sin precedentes en la historia, algo que jamás se había visto. 

También lee: Donald Trump, aislado y enfurecido antes de la toma de posesión de Joe Biden

L-L: EU es un país bipartidista y el Republicano era vertical y monolítico ¿qué pasó? ¿De qué tamaño fue el impacto de Trump que logró romper el status quo republicano?

RM: Trump es un ícono racial que ha roto no solamente el partido y todos sus preceptos, sino también la Constitución, las normas que rigen a este país y a sus instituciones. Había una preocupación, un verdadero pánico entre todos nosotros que sabemos lo que un buen gobierno es, lo que los ideales del partido representan y veíamos con horror en lo que se estaba convirtiendo. Yo no podía continuar ahí.

L-L: Después de haber aportado tanto al triunfo de Joe Biden, ¿te llegó alguna propuesta del Partido Demócrata o del futuro presidente de EU?

RM: No.

L-L: ¿Te gustaría?

Una nunca dice que no, pero no he buscado ni me han buscado. Para mí, mi preocupación es más idealista. Yo creo en el buen gobierno, que necesitamos de buenas personas en el gobierno y voy a hacer todo lo posible por ayudar quien quiera gobernar bien y yo creo que Biden era la mejor alternativa que podíamos tener. 

L-L: ¿No has tenido contacto alguno con ellos? Porque sin duda ustedes han sido una fuerza novedosa y disruptiva a favor de un candidato demócrata.

RM: Yo, personalmente no he querido, no he buscado, no he alzado la mano y aunque no descartaría una posibilidad de regresar al gobierno, no la estoy buscado. Yo estoy muy bien, estoy muy en paz haciendo lo que estoy haciendo. 

L-L: ¿Qué estás haciendo?

RM: Doy conferencias y trabajo mucho en poner a personas en el gobierno. Trabajo con diferentes organizaciones para ubicar a más mujeres en puestos importantes, en los estratos más altos del gobierno. Trabajo con ellas para que lleguen a esas posiciones. Mi trabajo ya no es brincar obstáculos y crear nuevas historias, sino remover los obstáculos  y empujarlos.

Hoy voy a tener más impacto si pongo un montón de gente en estas posiciones cruciales para un buen gobierno.

L-L: Siendo una mujer tan protagónica en California, en un estado tan latino y también casa de Kamala Harris, ¿cuál ha sido tu relación ella? 

RM: No he tenido la oportunidad de coincidir con ella, pero el respeto y la admiración que tengo por ella ahí está. Y mira, que yo auguré que iba a ser Joe Biden y Kamala Harris, lo dije en muchas ocasiones. Fui al primer debate que tuvieron todos los demócratas en Austin, Texas. Cuando los escuché a todos les dije: “el ticket va a ser Joe Biden y Kamala Harris”.Dónde pongo el ojo, pongo la bala.

L-L: Y, ¿cómo se va a reconfigurar el Partido Republicano? Hay un antes y después de las elecciones donde apoyaron a Biden y sacaron a Trump de la Casa Blanca…

RM: Yo no creo, lastimosamente, que el Partido Republicano sea diferente a lo que ahorita es y es muy doloroso para mí. Trump no se va. Él necesita el megáfono que le da la luz del centro. 

Yo no soy psicóloga pero por sus formas, es clara su necesidad de verse en los encabezados, de que su nombre salga, que su fotografía esté en los periódicos, en las revistas. Hay una necesidad muy, muy narcisista. 

El Partido Republicano tiene un sismo ahora: este grupo de disidentes y otro grupo de republicanos donde Trump quiere seguir construyendo su poder para volver a la Casa Blanca, que es su sueño dentro de cuatro años. Pero él no va a regresar a la Casa Blanca. La historia no es muy generosa en EU para un presidente que solamente sirve un término. 

Cuando hablamos de que el país necesita ser unificado ¿cómo él podía unificar al país cuando no puede ni siquiera unificar al Partido? Lo que el país necesita, porque el país está sangrando, estas divisiones tan serias que hemos tenido en realidad mucha culpa la tiene él por haberlo animado. Él quiere seguir en los encabezados pero yo espero que los medios dejen de hablar de él. Este país tiene problemas graves y serios y es donde nos debemos enfocar. Que ni siquiera sea parte de la historia, que lo dejen fuera.

También lee: Jason Stanley dice que Trump no es fascista, es oportunista

L-L: ¿Tú te quedarás en el Partido Republicano o te irás al Demócrata? o ¿se creará un tercer partido?

RM: Yo creo que tenemos mucho que ponderar; tenemos que analizar qué es lo que queremos hacer. Esta etapa crucial ya la pasamos y tuvimos éxito, pero si tenemos que buscar dentro de nosotros qué es lo que queremos hacer.

L-L: ¿Dentro del Partido Republicano o ya fuera?

Es que si esta persona (Trump) continúa, yo no puedo continuar en el mismo partido. Yo no puedo ser partícipe. Bastante ya me ha costado ahora no ser parte del partido. Él ha despedazado todo lo que se ha construido, yo no sé cómo lo volvemos a reparar.

L-L: Lincoln Project y estos movimientos que se juntaron ¿cómo siguen después de haber ganado las elecciones?

RM: El Lincoln Project va a continuar para asegurarnos que se cumplan las promesas, más que ir en contra de un candidato o de un partido. Es ir a favor de un buen gobierno. Cuando hablamos de poner al país por encima del partido, esa en realidad fue la meta que perseguimos. Vamos a poner al país por encima de nuestro partido en el que todos nosotros laboramos y eso no termina con una elección.

L-L: ¿Pero tampoco va a ser una organización civil?

RM: No, va a seguir siendo una asociación partidista, en el sentido de que los republicanos la iniciaron, pero el enfoque va a continuar y debe de seguir siendo el buen gobierno y poner al país por encima de los partidos.

L-L: ¿Qué peso específico tiene este grupo de republicanos?

RM: Yo creo que obviamente es un peso muy importante porque pudimos lograr un gran poder en la elección, pero yo creo que lo que más va a requerir de nosotros es enfocarnos, así como el enfoque que tuvimos en ese ideal y lo logramos. Creo que no podemos perder eso. 

L-L: Y en México, ¿cómo nos va a ir con Biden?

RM: Nos va a ir muy bien. Una de las cosas que más he admirado de Joe Biden es su larga trayectoria. Lo bueno de esto es que tienes un legado y lo que hemos visto con Biden es que en sus 47 años de vida pública él ha sido un servidor público. 

Tal vez yo esté en desacuerdo con ciertas políticas que él ha realizado, pero cuando ves la forma en la que se ha desempeñado, su capacidad para crear consensos y de llegar a acuerdos… Con Obama, cuando él fue vicepresidente, tuvo una muy buena relación con México y ahora como presidente le irá muy bien. 

Él siempre se va por la visión más grande yes lo que estamos tratando de lograr aquí. Biden no se queda en cosas que para otros políticos como el que tenemos aún. Él siempre busca el mayor común denominador, lo cual es lo más importante. Eso es lo que vamos a lograr y yo creo que en ese sentido a México le va ir muy bien con Biden.

L-L: ¿Quedó ofendido Biden por la visita de AMLO a Washington en que no lo visitó como candidato?

RM: Seguramente él hubiera preferido que la situación hubiera sido otra. ¡Qué necesidad había de esto! Pero bueno, lo hecho, hecho está y no se puede cambiar. Si estamos viendo todo lo de atrás y lo que pudo haber sido y no fue, nos perdemos de la oportunidad de cómo podemos trabajar.

L-L: Mucho de lo que preocupa en México tiene que ver con migración y frontera, ¿llega una nueva era en este sentido?

Definitivamente. Yo pienso que también es otra cosa y lo hemos visto con el número de latinos en puestos importantes. Puso a Alex Mayorkas como encargado de seguridad y quien que va a lidiar con muchos de estos problemas, y eso es importante porque manda un mensaje que jamás se había tocado. Yo le auguro lo mejor a Mayorkas, y fíjate que yo conocí a su papá desde mi primer trabajo, y a Javier Becerra lo conozco desde 1992 (risas), lo conocí cuando apenas le estaban saliendo sus barbitas. Tantos años y le tengo una admiración y respeto tremendísimos. Los migrantes y todos los latinos sabemos que estas personas nunca han olvidado de dónde vienen y son históricas estas posiciones. Joe Biden tuvo la visión clara de poner a estas personas en donde yo creo van a ser muy buen papel para todos, incluyendo a los mexicanos.

La- Lista de Rosario Marín

Las 5 cosas que espera que Rosario Marín espera que Joe Biden cumpla en su Presidencia:

  1. Poner a latinos en el gabinete: “Algo que ya lo está cumpliendo”.
  2. Poner mujeres en el gabinete: “Lo dijo y lo está haciendo con las primera mujeres que van a tener papeles que jamás habían tenido históricamente en el gobierno”.
  3. Una reforma migratoria. “Es algo que yo espero y ha dicho que lo va a hacer, obviamente lo de los jóvenes de DACA lo va a hacer inmediatamente”.
  4. Tener una muy buena relación con México.
  5. Dar oportunidades a las personas con discapacidad. “La oportunidad de cumplir sus deseos y que ellos puedan aportar y contribuir al país y yo creo que lo va a lograr”.