Síguenos

 

Estilo de vida

‘Haciéndose valer’: cómo el código postal más rico de EU sigue siendo exclusivo

Atherton, California, hogar de pesos pesados ​​de Silicon Valley como Eric Schmidt y Nick Clegg, no es técnicamente una comunidad cerrada. Pero sus leyes crean sus propios muros.

Dos mujeres hacen ejercicio en Atherton, California. Foto: Jason Henry/The Guardian

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Si las cercas son buenos vecinos, entonces Atherton, California debería estar lleno de buenos vecinos. En el código postal más caro de EU, abundan las cercas de hierro forjado, las paredes de ladrillos resistentes y los setos altísimos. Algunas mansiones cerradas se encuentran en barrios cerrados detrás de barricadas de grandes robles, verdaderas fortalezas fortificadas con todo menos un foso.

La exclusiva ciudad de 9 kilómetros cuadrados ha sido el lugar más caro para vivir en el país durante cuatro años consecutivos. Pero los residentes de Atherton son los primeros en decir que su pequeña comunidad frondosa en el corazón de Silicon Valley (hogar de multimillonarios tecnológicos, capitalistas de riesgo, el exdirector ejecutivo de Google Eric Schmidt, el exviceprimer ministro británico Nick Clegg el populista Steve Hilton, de Fox News), de hecho, tiene buenos vecinos. A pesar de toda su riqueza, dicen (con precios medios de las viviendas y las ventas de viviendas oscilan entre 7 millones y 8.65 millones y un ingreso familiar medio de 525,000), la comunidad no hace alarde de su dinero. Los residentes conducen Teslas en lugar de Lamborghinis, se toman buenas vacaciones en lugar de vivir ostentosamente. Esto no es Bel Air o Beverly Hills, dicen, sino un suburbio soñoliento como el de The Andy Griffith Show.

“Sí, la gran mayoría de la gente ha trabajado muy duro y ha tenido mucho éxito”, dice Steve Seabolt, vicepresidente del Menlo Circus Club, un club social privado en Atherton que incluye un centro ecuestre, piscina y cancha de tenis. “La gente es amable y cálida. Y en comparación con muchas otras comunidades, es notablemente discreta. No ves muchos Rolls-Royces o Bentleys. No es así como vive la gente”.

Pero hay una razón por la que Atherton sigue siendo caro, y es por ser un vecino no muy bueno del resto de California. Según los defensores de la vivienda, la ciudad ha establecido límites legales para seguir siendo exclusivos y puso obstáculos a los esfuerzos para construir viviendas asequibles durante una crisis de vivienda en todo el estado.

La histórica Carriage House y la Torre de Agua en el Holbrook-Palmer Park de Atherton, California. Foto: LPS.1/Wikicommons

“Atherton es el código postal más caro del país porque se han diseñado a sí mismos para ser así”, dice Jordan Grimes, un defensor de la vivienda en la península de San Francisco. “No hay rejas literales. No son literalmente una ciudad cerrada, pero metafóricamente son una ciudad cerrada y lo han hecho por zonificación. Muchas, muchas ciudades del país hacen la zonificación de esta manera, pero Atherton es lo que podría decirse que es la más exitosa en el uso de la zonificación para mantener fuera a cualquiera que no sea rico o blanco”.

También lee: ‘La fiebre del oro’ en las profundidades: denuncian planes secretos para explotar el fondo marino

Históricamente, gran parte de la península de San Francisco, donde los gigantes de Silicon Valley han construido su sede, fue asiento de  fincas para la clase adinerada de San Francisco. Las familias adineradas pasaban sus veranos en la península, donde el clima es típicamente más cálido que el gris agosto y el penumbroso junio de la ciudad. Los patricios de las familias tomaban el tren para unirse a ellos los fines de semana.

Thomas Selby, un alcalde de San Francisco, era dueño de una finca de 170 hectáreas llamada Almendral en los terrenos de antes que Atherton fuera siquiera una ciudad. Ahí servía cenas de 17 platos que iban desde las 6 pm hasta la medianoche. James Flood, quien hizo su fortuna en una mina de plata de Nevada como uno de los “Bonanza Kings” , tenía su extravagante mansión en Linden Towers, en un vecindario ahora conocido como Lindenwood. El homónimo de la ciudad, el empresario Faxon Atherton, compró su propiedad de 260 hectáreas, Valparaiso Park, por 5 dólares la hectárea en 1860. Y 63 años después, Atherton se incorporó como ciudad.

“Es diferente hasta cierto punto hoy”, dijo Grimes, “pero esa herencia se ha mantenido en lugares como Atherton. Esa mentalidad y esa historia se han mantenido”.

En una ciudad de poco más de 7,100 habitantes, el 73% de la población es blanca. No existe una zonificación comercial dentro de los límites de la ciudad, lo que significa que no hay restaurantes, cafés, tiendas o supermercados. La ciudad es casi en su totalidad residencial: solo el 5% consiste en parques y espacios abiertos, y el 6% de escuelas públicas y privadas e instalaciones municipales como el departamento de policía.

Y del 89% de la ciudad que es residencial, Atherton está dividido en zonas solo para viviendas unifamiliares con un requisito mínimo de media hectárea. En un estado donde la tierra es cara y las viviendas escasas, la zonificación de la ciudad y el requisito de un lote residencial prácticamente han garantizado que solo los ricos pueden permitirse construir y vivir en Atherton.

También lee: La normalidad ahora es un lujo que solo los ricos pueden tener

California tiene un mandato llamado asignación regional de necesidades de vivienda que requiere que todas las ciudades creen viviendas para personas de todos los ingresos, desde ingresos muy bajos hasta ingresos superiores a los moderados. En noviembre, George Rodericks, administrador de la ciudad de Atherton, redactó una carta a la Asociación de Gobiernos del Área de la Bahía pidiendo que el comité de planificación reevaluara su metodología de asignación. Su argumento era que la metodología “se basa en gran medida en la proximidad a los trabajos como factor” y el “carácter de larga data de Atherton es como una comunidad residencial”.

Si bien tenía un punto (Atherton no tiene tierras divididas en zonas para actividades comerciales) la cantidad de paisajistas, contratistas, plomeros, electricistas, pintores y limpiadores que inundan los límites de la ciudad para dar servicio a las diversas mansiones durante la semana laboral es una maravilla en sí misma. En un jueves reciente, tantas camionetas de paisajistas y contratistas se alinearon en Atherton Avenue que un camión de tacos y un camión de pupusas se estacionaron a lo largo del tramo para alimentar a los trabajadores.

“Tienes estas ciudades pequeñas y ricas que pueden flexionar su poder político dentro de este proceso oscuro y arcano, y pueden desviar el número (de unidades de vivienda asequibles asignadas) a sus vecinos más pobres”, dijo Aaron Eckhouse, regional gerente de políticas de California Yimby, un grupo de defensa. “Es absolutamente ridículo que permitamos que estas ciudades ricas y excluyentes continúen empujando la vivienda a otros lugares”.

Y eso ni siquiera toca el tema más importante: que Atherton aprovecha los beneficios de Silicon Valley sin asumir el trabajo pesado de proporcionar la infraestructura necesaria como viviendas asequibles.

“Es posible que hayan trazado sus líneas de incorporación para no incluir el comercio, pero Atherton obtiene valor de estar en el centro generador de empleos de Silicon Valley”, dijo Eckhouse. “Me suena falso que digan ‘solo somos una humilde ciudad residencial’ cuando sus residentes son los titanes del comercio y la industria que están abriendo estas oficinas en Palo Alto y Menlo Park y otras áreas vecinas”.

En su carta sobre las necesidades de vivienda regionales, Rodericks pidió que “la metodología final tome en consideración la sostenibilidad y los impactos en el carácter de la comunidad”. Para los defensores de la vivienda, hablar de “impactos en el carácter de la comunidad” no es más que un silbido para perros del racismo y el clasismo, y también, dijeron, nada nuevo para la ciudad de Atherton, donde un exejecutivo de Google renunció por última vez a una junta escolar local mes después de que su esposa tuiteara comentarios sexistas y racistas sobre Kamala Harris, la vicepresidenta electa.

Rick DeGolia, el alcalde de Atherton, cuestionó que cualquier referencia al mantenimiento del carácter de la ciudad tuviera ese trasfondo. “Atherton, como todas las ciudades, ya tiene una gran variedad de personas dentro”, dijo. “Hay muchas personas en Atherton que son ricas en propiedades y pobres en efectivo”.

En noviembre, el consejo de la ciudad presentó una resolución que esencialmente se opone a los esfuerzos estatales para construir más viviendas. En particular, la resolución llamó a un proyecto de ley que fracasó por tres votos y que habría cambiado las leyes de zonificación para permitir el desarrollo de viviendas multifamiliares en vecindarios divididos en zonas para viviendas unifamiliares. La estructura actual permite a las jurisdicciones locales determinar la zonificación, y ahora menos de una cuarta parte de la tierra urbanizable en gran parte del estado está zonificada para viviendas multifamiliares, lo que ha jugado un papel importante en la crisis de vivienda de California.

También lee: ‘La noche del golpe’: Así fue la purga saudí en el Ritz-Carlton de Riyadh

Un informe del personal del ayuntamiento de Atherton sobre la resolución señaló que “el desarrollo de estructuras residenciales de alta densidad y / o rascacielos o usos comerciales de cualquier tipo destruiría el carácter escénico, semirrural y de espacio abierto de la ciudad”. El plan general de Atherton consiste principalmente en estar “comprometido con el mantenimiento de su entorno semirrural” y en que “la preservación de los árboles, en particular los robles patrimoniales, es una alta prioridad”. “La ciudad está esencialmente desarrollada por completo y desea conservar su carácter actual”, se lee en el informe.

La ciudad estaba tan preocupada por conservar “su carácter actual” que aprobó el cierre de su estación de trenes suburbanos de Caltrain, en parte porque el proyecto de ley, que su autor, el senador estatal Scott Wiener, se ha comprometido a resucitar de alguna forma, habría eliminado restricciones de zonificación, específicamente en el transporte, para permitir más viviendas de alta densidad.

DeGolia dijo que Atherton no estaba en contra de la construcción de viviendas asequibles. Señaló los largos viajes diarios de los oficiales de policía de la ciudad, algunos se ven obligados a viajar dos horas de ida y vuelta desde el Valle Central porque la vivienda no es asequible en el Área de la Bahía, y deseaba tener mejores opciones más cerca. Pero dijo que la vivienda asequible no podía ser una solución única para todos. Los problemas de la ciudad con los esfuerzos legislativos estatales, así como con la asignación de vivienda regional, habían sido que querían anular la autoridad local y presionar por viviendas multifamiliares, dijo el alcalde.

En opinión de DeGolia, eso simplemente no puede suceder en Atherton. El pueblo no tenía espacio para eso, dijo. Aunque con los cambios de zonificación se podrían construir viviendas de alta densidad en cualquier parcela de media hectárea en venta en la ciudad, le preocupaban los problemas de estacionamiento que se crearían si los residentes tuvieran que estacionar en la calle. 

Y luego estaba la estética.

“¿Qué vas a hacer, vas a poner un edificio de unidades múltiples entre otras 10 propiedades que son viviendas unifamiliares?”, dijo. “No se sentirá como un vecindario”.

En Atherton, el ayuntamiento aprobó una ordenanza que permitía a los propietarios construir unidades de vivienda accesorias en sus propiedades. La ciudad ha emitido más de 100 permisos de construcción para dichas unidades este año, dijo DeGolia. Si bien estas unidades podrían ser cualquier cosa, desde casitas para los suegros, hasta casas de huéspedes independientes para los residentes actuales, DeGolia esperaba que se convirtieran en unidades de alquiler para maestros y agentes de policía.

Reconoció que no estaba garantizado que estas unidades se convirtieran en alquileres; dependería de los propietarios individuales construirlas y alquilarlas. “Pero hay algo que siempre es cierto”, dijo DeGolia. “No está garantizado que alguna vez se vaya a construir una vivienda”.

Algunos residentes de Atherton piensan que su ciudad es juzgada injustamente. “Miras las estadísticas y es fácil hacer un montón de suposiciones basadas en las estadísticas”, dijo Seabolt, del Menlo Circus Club.

Pero después de vivir en la ciudad durante 25 años, Seabolt descubrió que aquí también existe un sentido de comunidad y generosidad. Cuando las gallinas de sus vecinos se soltaron, él y otro vecino fueron de puerta en puerta para averiguar a quién pertenecían. Después, como agradecimiento, la dueña de las gallinas y sus dos hijos les hornearon galletas con chispas de chocolate. “El verano pasado, los conejos de nuestro vecino se soltaron y todos estábamos ahí afuera con linternas, buscándolos”, dijo.

También lee: En 2030 todos los autos nuevos de Bentley serán eléctricos

Durante la pandemia, el club de circo se apresuró a establecer un campamento de educación física socialmente distanciado para que los niños se desahogaran y ofrecieran algo de alivio a los padres que trabajan. También pidieron a todos sus miembros que donaran a un fondo ángel para su personal. “Pudimos, en dos ocasiones diferentes, dar dinero a nuestros empleados, reconociendo que sus familias tal vez no estaban tan empleadas como antes”, dijo.

“No me malinterpretes”, dijo Seabolt. “Somos bendecidos. La gran mayoría de las personas que viven aquí han trabajado muy, muy duro. Pero también se despiertan por la mañana y caminan por estas calles bordeadas de árboles y piensan, como mi esposa y yo, ‘¿No somos afortunados de vivir en este lugar hermoso y pacífico y no deseamos esto para todos? ‘”

Pero si los residentes de Atherton quieren esto para todos, sus acciones dicen lo contrario, dijeron los defensores de la vivienda.

“Me alegra que tengas una gran comunidad y te animo a compartirla con más personas”, dijo Eckhouse, el organizador de California Yimby. “Si son buenos vecinos, entonces denle la bienvenida a más vecinos. Hay muchas personas en el Área de la Bahía que podrían aprovechar las oportunidades y los recursos comunitarios disponibles en Atherton”.

Traducido por Sofía Delgado

Consulta el contenido original haciendo click en el logo:

The Guardian
The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Medio Ambiente

El condado de Santa Clara emitió restricciones en una crisis ya histórica, en medio de temores de que los problemas se agraven durante el...

Medio Ambiente

Hay un esfuerzo de conservación para plantar una flor venenosa a lo largo de la costa central del estado con la esperanza de elevar...

Actualidad

Durante décadas, los antropólogos nos han dicho que a menudo las interacciones y los rituales informales y no planificados es lo que más importa...

Mundo

Las autoridades de Santa Clara reportan que hay varios heridos, algunos de ellos en estado grave.

Publicidad