Entre el cielo y el suelo: Fátima, Portugal
Miles de peregrinos visitan el Santuario de Fátima durante mayo. Foto: Twitter / Santuario de Fátima

Ubicada a solo 90 kilómetros de Lisboa, la localidad de Fátima, en Portugal, es uno de los muchos pueblos blancos que tiene la nación lusitana. Sin embargo, fue el punto en el que se asegura que tres pequeños pastores presenciaron la aparición de la virgen de Fátima.

Lo cierto es que ese milagro atrajo a miles de personas a Fátima, en cuyo santuario se encienden millones de veladoras para tratar de conseguir el favor de la advocación mariana allí venerada. Fátima es, ante todo, un lugar de procesión religiosa.

Según cuenta el relato, el 13 de mayo de 1917 ocurrió la primera aparición de la virgen del Rosario en Fátima a Jacinta, Lucía y Francisco, tres pequeños pastores que recibieron numerosos mensajes que se cumplirían años más tarde.

En el sitio de las apariciones, en la Cova da Iria, se estableció el monumental santuario que vale la pena visitar. Sus altas columnas de mármol ofrecen un sentimiento de amplitud y paz indescriptible.

Entre el cielo y el suelo: Fátima, Portugal - 2
Foto: Twitter / Santuario de Fátima

La Basílica de la Virgen del Rosario de Fátima destaca por su enorme torre de 65 metros de altura, mientras que en el costado opuesto emerge la Basílica menor consagrada a la Santísima Trinidad, de 125 metros de diámetro y con una capacidad para 8 mil 700 personas. Ambos templos potencian el ambiente pacífico de la región.

Las casas de Jacinta y Francisco, quienes eran hermanos, y Lucía, su prima, son otro punto de interés que no debe faltar en un recorrido a Fátima. Se encuentran a dos kilómetros del Santuario, y fueron renovadas con un aire de la época para tratar de emular el mundo en el que vivían los niños.

Una visita a Fátima no puede estar completa sin pasar por sus museos. El de cera contiene figuras hermosamente modeladas, mientras que el de arte sacro retoma ese aire religioso preponderante en la localidad lusitana.