Jardineros de la mente
Espacio mindfulness

Es escritora, periodista, cantautora, maestra de yoga y meditación, conferencista internacional y directora de Mindfulness del Yomu Institute. Es la cofundadora del sistema de Mindfulness Yomu, emprendedora apasionada y mamá de tres hijos. Su cuarto libro Enciende tu corazón está a punto de salir a la venta. Instagram: @cynthiazakofficial

Jardineros de la mente
Foto: Zura Lagarde

Todo lo que pensamos, segundo a segundo va sembrando semillas en nuestra mente, crecen y dan frutos y que se convierten en vegetación frondosa, plantas, árboles, un jardín botánico de ideas.

Cada pensamiento es una semilla y por lo tanto tu puedes sembrar un jardín según lo que elijas poner en este territorio fértil dentro tuyo.

Hace un par de años escribí una canción que habla de esto en toda su extensión (link abajo) y es una gran manera de comprender la huella que van dejando cada uno de nuestros pensamientos, su impacto y sus consecuencias en las emociones, el cuerpo, las relaciones con los demás y a todo lo que nos sucede que está indefectiblemente ligado a lo que pensamos.

“Lo único que puedes controlar es tu mente” dicen los sabios budistas y es que indudablemente tenemos el poder de elegir cada una de las cosas que pensamos, pero para eso hace falta un entrenamiento paciente y amoroso que comienza con la observación de lo que se nos cruza por la cabeza.

Para comenzar la imagen de un jardín arriba del cuello es preciosa y concreta, nos ayuda a entender la responsabilidad que tenemos con cada una de las ideas que brotan sin cesar, sobre todo con aquellos pensamientos rumiantes, recurrentes, circulares y repetitivos.

Esos que no sueltan, no nos dejan libres y que obsesivamente regresan una y otra vez.

En mi canción la letra dice: “busca entre la jungla de tu mente, entre la memoria y las ideas recurrentes, pensamientos que no paran, en la metrópolis ruidosa no se entiende nada, pero ahí en medio de la ruta hay un espacio color sol, una tierra muy fértil para sembrar tu jardín”.

Al hacer este ejercicio y la visualización comenzamos a comprender de verdad que no somos nuestros pensamientos, que los podemos dejar pasar como nubes, mirarlos como quien ve una película llena de escenas diversas y no identificarnos.

Te recomendamos: Aromas que calman

Lo más bonito es que contrariamos a los pájaros de mal agüero que anidan en nuestra botánica mental y confirmamos que siempre podemos empezar de nuevo, remover lo que no sirve, abonar el espacio con tierra orgánica libre de pesticidas y darnos la oportunidad de sembrar en la frecuencia del bienestar.

Por dónde empezar

  • Comienza simple y elige uno solo de tus pensamientos repetitivos, ese que no te da tregua.
  • Obsérvalo con amor y paciencia manteniendo la distancia de lo que te identifica con eso.
  • Para hacerlo más práctico puedes imaginar que lo colocas dentro de una burbuja cristalina sobre tus manos y lo miras con perspectiva analizando cada una de sus partes.
  • Usa la imagen del jardín en tu mente y visualiza que cada vez que pones atención en ese pensamiento la planta sigue creciendo dentro de tu cabeza.
  • Ahora respira y vuelve a la canción cuando dice: tú tienes la pregunta, tú tienes la respuesta, la llave de esta puerta, las semillas y la tierra, la libertad más inmensa de elegir lo que piensas.
  • Sopla la burbuja, disuelve el pensamiento recurrente, abre espacio para que en esa tierra fértil crezca algo que tú eliges, que te conecta con la calma propia y el entendimiento colectivo.
  • Comienza a recibir las revelaciones que el nuevo ecosistema que has creado va a transmitirte. 
  • Cada momento es un punto de comienzo y otra oportunidad porque como dice la canción dentro de tu mente hay “un espacio transformado, magnífico silencio, un jardín enaltecido donde puedes refugiarte, es un lugar para ti, en tu mente está tu jardín”.

“Planta un jardín en tu mente” la encuentras en todas las plataformas digitales como parte del repertorio de música y canciones de @yomu.love.