Los tropiezos de la FGR en el combate a la corrupción
Política consciente

Licenciada en Relaciones Internacionales. Consultora en imagen pública y estratega en comunicación. Actualmente produce y conduce el programa The White Table para MMoodtv. Cofundadora del colectivo TÚ x México. Twitter: @anapatam_mx

Los tropiezos de la FGR en el combate a la corrupción
Alejandro Gertz Manera, Fiscalía General de la República. Foto: www.gob.mx/fgr

Después de que la periodista Lourdes Mendoza publicara varias imágenes de Emilio Lozoya cenando tranquilamente en el Hunan de las Lomas de Chapultepec, quedó al descubierto que todo este caso ha sido pura simulación. 

Se comprobó que Lozoya es tan mentiroso como oportunista, un ladrón convertido en ariete político de la Fiscalía General de la República (FGR) y del presidente, presentando información que solo ha sido útil para golpear políticamente a quienes incomodan a la 4T. 

¿Qué pasará por la mente del presidente cuando su bandera ha sido la del combate a la corrupción? ¿Qué piensa Alejandro Gertz? O peor aún, ¿qué estará esperando después de semejante papelón? 

A pesar de su probadísima incompetencia y falta de resultados, el respaldo que ha dado el presidente Andrés Manuel López Obrador al fiscal Gertz deja claro que su única gestión lleva por apellido la palabra revanchismo, es decir, cobrar venganzas y atender agendas personales.

Usan la autonomía de la institución para no rendir cuentas. Usan a la Fiscalía General de la República para persecuciones personales. Usan la justicia de manera discrecional y arbitraria. 

El fiscal no ha dado resultados. Tampoco sentencias. Tan solo revanchas. Se trata de un fiscal que aplica criterios y ocurrencias para dar seguimiento a represalias e intereses de unos cuantos encumbrados. 

La fiscalía de las venganzas refleja lo que la 4T concibe como justicia. Cualquier cosa capaz de incomodar al fiscal en su vida personal o de estorbar a la 4T en sus proyectos puede ser motivo para que te priven de la libertad, sin los procesos debidos. Realmente asustan estas prácticas justicieras. 

¿En dónde está la impartición de justicia? ¿En la desmesura de la persecución en contra de científicos del Conacyt por supuesta delincuencia organizada y delitos de peculado que no han sido comprobados? ¿En la cárcel para su cuñada, cuyo ‘delito’ fue heredar los recursos del hermano del fiscal que no le legaron a él? 

El mayor problema de México se llama IMPUNIDAD. ¿Por qué los tratamientos tan diferenciados al aplicar la ley? La autonomía de la fiscalía se pone en duda al observar la cercanía de Gertz con López Obrador. 

Si la 4T ha repetido hasta el cansancio que ya no se protege a los corruptos, ¿qué pasa con la gestión del fiscal? Hasta ahora se ha limitado a operar sin transparencia, dando la espalda a la ciudadanía y a otras instituciones, arbitrariamente castigando a unos y absolviendo a otros.