500,000 euros para salvar a los pinos romanos de un parásito mortal
Pinos romanos en Roma, Italia. Fotografía: tomch / Getty Images / iStockphoto

La batalla empieza en Roma para salvar a los pinos sombrilla que forman parte del paisaje de la capital tanto como sus monumentos antiguos y que tienen un parásito mortal.

Los árboles, que dan sombra durante la temporada de calor del verano de Roma, están infestados con cocoideos o insectos escama, originarios de América del Norte y que son capaces de matar a los árboles del pino en dos o tres años.

El parásito llegó a Roma hace tres años e infestó ya cerca de un millón de pinos que adornan  las calles, los parques y las zonas costeras de la zona.

Te recomendamos: Crecen tantos corales en el Pacífico como árboles en el Amazonas, según estudio

Asociaciones culturales y ambientalistas, y los residentes de Roma, realizaron protestas y el presidente de la región de Lazio, Nicola Zingaretti, dijo que se apartarían 500 mil euros para salvar a los pinos, que dijo son “una parte natural y cultural de la herencia de la ciudad que tiene que preservarse”.

“Estamos atendiendo los llamados de los ciudadanos romanos y de las asociaciones”, escribió  Zingaretti en Facebook. “La región del Lazio hará su parte”.

Las autoridades del Lazio y Roma diseñaron un programa para salvar a los árboles en 2019 pero no pudieron realizarlo a causa de la pandemia del coronavirus. “Ahora la situación requiere de atención inmediata”, dice Zingaretti. Agregó que aunque se plantaron miles de árboles en Lazio como parte de un proyecto llamado Oxígeno, la prioridad debería ser salvar los que ya existen.

El plan implicaría inyectar los troncos de los árboles con tratamientos para combatir al parásito, que se alimenta de la sabia y la corteza del árbol y provoca la extensión de hongos gruesos y negros que provocan la pérdida extrema de agujas.

El parásito llevó a Campania en 2014, en donde mató a miles de pinos dentro y fuera de Nápoles, y se extendió por la costa hacia Roma. Italia Nostra, un grupo de patrimonio, dice que se necesitaba una “intervención masiva” ya que los árboles estaban “a punto de morir”.

Te puede interesar: Por qué las ciudades vacías por el Covid son perfectas para los flâneurs modernos

En algunas zonas e Roma, los árboles que están a punto de morir tienen que derribarse lo cual provoca las protestas de los residentes. El mal mantenimiento de años ha empeorado el problema, dicen los residentes.

“Es una vergüenza llegar a este punto”, dice Silvia Barbati, quien vive en el distrito de Trieste de Roma. “Los árboles de pino son la identidad del barrio, y cortarlos es como robar un pedazo de la historia. Tenían que haberlos cuidado antes. El mantenimiento de los espacios verdes tiene que llevarse a cabo todo el año, no sólo antes de las elecciones municipales”.