¿Qué ha logrado la COP26 hasta ahora?
Miembros del pueblo amazónico Minga protestan en la COP26. Foto: Hannah McKay/Reuters

Compromisos

En cuanto a los compromisos nacionales en materia de carbono, India dio la mejor noticia la semana pasada, con el anuncio del primer ministro Narendra Modi de que el país, que actualmente es uno de los más contaminantes, pretende generar la mitad de su electricidad a partir de energías renovables para el año 2030 y alcanzar el estatus de cero neto de emisiones para el 2070.

La mayoría de los expertos califican este último objetivo como extremadamente ambicioso y, de acuerdo con la revista Nature, muchos sospechan que es más probable que el plan de India sea alcanzar el cero neto únicamente respecto al dióxido de carbono para el año 2070, dejando para más adelante otros gases de efecto invernadero. No obstante, la medida es significativa y contrasta fuertemente con los escasos compromisos de emisiones asumidos hasta la fecha por Arabia Saudita, el segundo mayor productor de petróleo del planeta, y por Rusia, su segundo mayor proveedor de gas. En pocas palabras, queda mucho por hacer.

Bosques

La tala de árboles contribuye al cambio climático porque reduce la cubierta forestal, la cual es vital para absorber el dióxido de carbono. Se dice que se talan los bosques a un ritmo de 30 campos de fútbol por minuto. El acuerdo para poner fin a este impactante nivel de deforestación, alcanzado el martes, fue uno de los puntos culminantes de la primera semana de la COP26.

Como parte del acuerdo, más de 100 líderes mundiales se comprometieron a revertir la deforestación para el año 2030. De manera crucial, Brasil, que ha talado enormes extensiones de la selva amazónica en los últimos años, fue uno de los firmantes. Sin embargo, los observadores han señalado que un acuerdo internacional anterior, en 2014, no logró frenar de ninguna manera la deforestación. Por otro lado, el último compromiso cuenta con un importante respaldo económico: casi 14,000 millones de libras (19,200 millones de dólares) de fondos públicos y privados. Parte de este dinero se destinará a los países en desarrollo, para restaurar las tierras dañadas y ayudar a combatir los incendios forestales.

Una manifestante por el clima en Glasgow. Foto: Christopher Furlong/Getty Images

Metano

Aunque el dióxido de carbono sea el principal factor del calentamiento global, el metano también es un potente gas de efecto invernadero, y sus niveles atmosféricos han aumentado en la última década. Por ello, se considera que el compromiso de una alianza de más de 90 países, que representan dos tercios de la economía mundial, de reducir las emisiones de metano en al menos un 30% de los niveles actuales para el año 2030 es un paso importante, aunque tardío.

“Reducir las emisiones de metano es una de las acciones más eficaces que podemos realizar para reducir el calentamiento global a corto plazo y mantenerlo en 1.5°C”, señaló la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. Los pozos de gas y petróleo, los oleoductos, el ganado y los basureros municipales emiten metano, y gran parte del esfuerzo, que liderará Estados Unidos, consistirá en obligar a las empresas a tapar las fugas en más de 4.8 millones de kilómetros de oleoductos. Sin embargo, es importante señalar que China, India y Rusia no se han comprometido a reducir sus emisiones de metano.

Carbón

Los gases de efecto invernadero producidos por la quema de carbón son los que más contribuyen al cambio climático. Se considera que dejar de consumir carbón es fundamental para limitar el aumento de la temperatura en todo el planeta.

Creo que podemos decir que el fin del carbón está a la vista“, dijo Alok Sharma, presidente británico de la cumbre que durará dos semanas, detallando un acuerdo para eliminar gradualmente las centrales eléctricas de carbón existentes y dejar de construir nuevas. Entre los firmantes del compromiso no vinculante se encuentran los principales bancos y, según indicó, “46 países… 23 de los cuales se comprometen a acabar con el carbón por primera vez“.

Sin embargo, la ausencia de Australia, India, Estados Unidos y China en el compromiso de dejar de utilizar el carbón ha suscitado críticas. “El punto clave de este decepcionante acuerdo es que básicamente se permite seguir utilizando el carbón con normalidad durante años”, señaló Jamie Peters, director de campañas de Friends of the Earth.

El futuro calentamiento

La Agencia Internacional de la Energía (AIE), el organismo de control de la energía mundial, reaccionó con bastante entusiasmo a los compromisos asumidos hasta ahora. “Un nuevo análisis de la AIE muestra que el cumplimiento de todos los compromisos de cero neto hasta la fecha y el Compromiso Global de Metano por parte de los firmantes limitaría el calentamiento global a 1.8°C”, escribió el director de la agencia, Fatih Birol, en Twitter el pasado viernes.

Pero Selwin Hart, asesor especial del secretario general de la ONU en materia de acción climática, cuestionó la afirmación. “Fatih, conozco tus cifras”, dijo en Glasgow. “Pero basándonos en las contribuciones determinadas a nivel nacional que se han presentado, el mundo se encuentra en una trayectoria hacia los 2.7 grados, una trayectoria catastrófica”.