El súper por Cornershop, vía Uber
Cortesía

En plena pandemia, cuando las herramientas de comercio electrónico han detonado el consumo a niveles récord, un jugador de peso está configurando un nuevo nivel de competencia: Uber, con la integración de Cornershop.

Se trata del paso natural que Uber esperaba tras haber concluido la adquisición de una participación mayoritaria en Cornershop. Con ello, Uber y el emprendimiento con raíces en Chile y México, apuestan a completar la canasta de servicios de la empresa estadounidense.

Por medio de las apps de Uber y Uber Eats, los consumidores podrán encargar productos de varias cadenas de supermercados en por lo menos 12 ciudades del país y una eventual expansión. La entrega se hará vía la estructura de Cornershop, así como por los partners con que ya cuenta la empresa estadounidense.

Además de cadenas de súper, Cornershop también tiene convenios con proveedores de productos de consumo, farmacias y tiendas de todo tipo.

Apenas en diciembre pasado, Uber recibió la confirmación por parte de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) para adquirir las operaciones de Cornershop, el paso necesario para completar la integración. 

Con eso se puso punto final a un drama corporativo que involucró también a Walmart México y Centroamérica, que en 2018 había anunciado su propia compra de Cornershop por 225 millones de dólares.

Antes de que la Cofece diera su anuencia, la operación, que no se había confirmado, llegó inclusive a las portadas de revistas de negocios. Sin embargo, unos meses más tarde, a mediados de 22019, la Cofece frenó la transacción aduciendo que la concentración sería en demérito de la competencia.

Tiempo después, Uber entró en escena, pagando 450 millones de dólares por 51% de las acciones de Cornershop; es decir, el doble de lo que Walmart pretendía pagar por la firma.