No podemos educar como nos educaron a nosotros: Luis Roberto Guzmán
El actor Luis Roberto Guzmán se basó en la pérdida de su propio padre para preparar este personaje. Foto: EFE/Alberto Hidalgo

La quinta temporada de la serie Cobra Kai no solo se ha volcado más hacia lo latino, sino que también aborda la paternidad, y el actor puertorriqueño Luis Roberto Guzmán es uno de los responsables al encarnar al padre ausente del protagonista en su primer proyecto en inglés. 

“Es una retroalimentación a la educación tanto de padre para hijo como de hijo para padre, y también enseña que no podemos educar como nos educaron a nosotros”, cuenta el actor sobre la serie derivada de la saga ochentera Karate Kid

En la serie de Netflix, que estrenó su quinta temporada este septiembre, Guzmán da vida a Héctor Salazar, el padre de Miguel Díaz, interpretado por Xolo Maridueña, un joven de raíces mexicanas que ha vivido toda su vida sin la presencia de su padre. 

Su intervención y el tema de la paternidad, se suma a las historias de los personajes principales Daniel LaRusso, interpretado por Ralph Macchio, y Johnny Lawrence, encarnado por William Zabka, ambos personajes originales de Karate Kid, quienes constantemente luchan con el peso de ser padres de adolescentes que están en la búsqueda de su propia identidad. 

“Héctor añoraba tener una familia y un núcleo familiar y por una u otra razón tuvo que huir. Hay ciertos factores que obligan a un personaje a huir y a dejar su familia como él la dejó, sin saber que tenía a una esposa embarazada”, explica. 

Según narra, la historia de Héctor está vista desde el punto de vista de su hijo, y es por ese filtro por el que la audiencia puede acercarse a él. 

“El público ve al personaje que interpreto a través de los ojos de Miguel, se presentan dos realidades muy distintas que ponen a su personaje en mucho conflicto”, confiesa. 

Aunque se trata del primer proyecto en inglés del actor, la quinta temporada de Cobra Kai fue de gran relevancia para el artista por la posibilidad que le brindó el tratar un tema muy personal con relación a su propio padre. 

“Fue una oportunidad de desahogar un proceso de mi vida, mi padre falleció cuando yo tenía 10 años y puse en perspectiva la ausencia y el abandono que sufrí, y eso me hizo, de alguna manera, verme reflejado en el personaje que interpreta Xolo”, menciona. 

Ese factor hizo que Guzmán creara un lazo especial con el proyecto y con el actor con quien trabajó. Además, confiesa que la serie también aborda cuestiones de urgencia mundial como la migración latina, algo que él mismo vivió cuando al inicio de su carrera decidió dejar Puerto Rico y llegar a México en busca de mejores oportunidades. 

“La serie representa a muchas familias de una y otra manera en las que el padre tiene que huir a buscar un bienestar para la familia o el personal, es ese talón de Aquiles, cruzar la frontera, de un país a otro”, responde. 

Y una de las reflexiones que le deja este trabajo, es que la puerta está abierta a más mercados que antes no consideraba. 

“Entiendo que existe otra posibilidad, que no nada más es Latinoamérica o países de habla hispana y que realmente hay que estar preparado para lo que venga y recibirlo y abrazarlo”, finaliza. 

Con información de EFE