¿En dónde está la felicidad? La respuesta está en tu interior
Una de las claves para conseguir la felicidad es aprender a dar las gracias, ser amables y valorar todo lo que tenemos y hemos logrado hasta el momento.EFE/ EPA/KIMIMASA MAYAMA

EFE.- La psicóloga, Lucía Feito Crespo, especialista del Instituto Psicológico Cláritas, señala que, a veces, nos empeñamos en ponernos metas o acumular objetos que, “en vez de aportarnos el crecimiento y la plenitud necesarios para alcanzar la felicidad, lo que hacen es autodestruirnos, exigirnos y hacernos perder la confianza en nosotros mismos”.

Una disposición de la mente

Feito destaca que el perfeccionismo y la exigencia nos llevan a la depresión; acumular objetos para llenar nuestros vacíos, a la superficialidad; y todo ello nos hace perder nuestra libertad.

También lee: La felicidad es una cuestión de género

“Como psicóloga, en el acompañamiento que realizo a personas, me doy cuenta de que, para alcanzar la felicidad, la mayoría de nosotros tenemos que soltar muchos lastres que arrastramos, así como cambiar las prioridades y la energía que nos empeñamos en invertir en cosas que, generalmente, nos restan más felicidad de la que nos aportan”, relata.

“Los hombres olvidan siempre que la felicidad humana es una disposición de la mente y no una condición de las circunstancias”, decía el filósofo inglés John Locke. En este sentido, Lucía Feito subraya que debemos encontrar la felicidad en nosotros mismos, pues es inútil buscarla fuera.

“Si no aceptamos la realidad en la que vivimos y constantemente luchamos para escapar de ella, solo vamos a conseguir una falsa felicidad, pues enseguida necesitaremos otro objeto que nos aporte algo nuevo y llene el vacío que hay en nuestro interior”, asevera.

La especialista recuerda que la felicidad es el resultado de un crecimiento personal. Para lograrlo, necesitamos saber gestionar de manera adecuada otras emociones como el miedo, la tristeza o la rabia.

Te puede interesar: ¡Ánimo! El gurú de la felicidad habla sobre cómo sentirse mejor

“Si no somos capaces de identificar y gestionar emociones desagradables, quedaremos atrapados por ellas. Asimismo, si no podemos identificar y gestionar emociones como el orgullo y el amor, no podremos crecer y llegar al estado de felicidad. Esto es algo intrínseco en nosotros y no debe depender de otros y tampoco debemos responsabilizar a los demás de ello”, detalla.

Feito manifiesta que, en ocasiones, la felicidad es difícil de encontrar. “Esto ocurre porque tendemos a buscarla en el exterior en vez de tener una mirada interior”.

Además, la psicóloga afirma que cuando llegamos a conseguirla, “alcanzamos un estado de plenitud que suele ser el resultado de un largo camino de autoconocimiento y crecimiento personal y esto no es algo efímero, sino duradero”, expresa.

“Cuando la felicidad consiste en momentos efímeros es porque no estamos logrando una felicidad auténtica. Lo que estamos haciendo es adquirir este estado mediante elementos externos que solo nos llevan a vivir en la superficialidad y a depender de cosas o personas que, lejos de llevarnos a vivir en libertad, nos condicionan y nos hacen creer que los necesitamos para ser felices y poder avanzar”, recalca.