Síguenos

 

Cynthia Zacks
Espacio mindfulness

Activa tu empatía

Cynthia Zak

Al entender fisiológicamente cómo funciona la empatía es obligación absoluta de cada uno de nosotros hacernos responsables de cómo actuamos, pensamos, lo que decimos, cómo reaccionamos porque el otro siempre está aprendiendo e imitando lo que transmitimos.

i
Foto de Alex Green en Pexels.

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Modulamos a los otros por las conductas que tenemos, lo que hacemos, decimos y pensamos llega a los demás de una manera contundente e impacta en el cableado neurológico de los que nos rodean. No importa si no compartimos la misma genética porque lo que mostramos y hacemos con nosotros mismos acompasa a los otros de manera contundente aunque pensemos que  no nos ven o prestan atención. 

“Esa es la empatía, el flujo magnético que emana de mi corazón y mi cerebro se sincronizan con las ondas magnéticas de tu corazón y vibran juntos en una sola unidad y al mismo ritmo. Cuando soy consciente de mi respiración regulo el flujo magnético de mi corazón y de mi mente. Podemos estar a miles de kilómetros y estamos recibiendo energéticamente  la misma energía en el canal de comunicación y en esto no importa si estamos en una comunicación virtual o en persona” explica la Dra Cecilia Schwartz, licenciada en psicología, magister en neuropsicología, especialista en psiconeuroinmunoendocrinología, especialista en ciencias del estrés y experta en neurociencias del sistema de mindfulness Yomu.

Lee: Las claves de la calma

En su morfología, las neuronas espejo no se distinguen de las otras células nerviosas, pero sobresalen por la doble función que cumplen: se excitan ante acciones realizadas por nosotros mismos o por acciones observadas de otros produciendo en el individuo el reconocimiento interno de la acción del otro. Por lo que se puede inferir que el fin del mecanismo especular es comprender las acciones y las intenciones.

Se activan cuando observa o ve las conductas del otro, entonces las neuronas espejo funcionan tal cual como la palabra dice, como un espejo. Con estudios de imágenes funcionales se ha demostrado que sólo con observar el movimiento que hace una persona las áreas cerebrales del observador activan las mismas áreas cerebrales como si estuviera uno ejecutando el movimiento aun estando quieto. Por eso se les llama así porque se activan y funcionan y generan un circuito neural al mismo nivel que si uno estuviera ejercitando una acción” amplia la experta en neurociencia Dra Schwartz.

Los investigadores, Tania Singer y Ulrico Kraft, investigaron acerca del circuito neuronal del fenómeno de la empatía. Para ello, examinaron a 16 mujeres, cuyas parejas habían recibido corrientes eléctricas. Cuando las participantes, introducidas en el tomógrafo, creían por error que estaban “torturando” a sus seres queridos, se producía una activación de sus propias áreas del dolor, en concreto, se activaban las neuronas de la parte anterior de la ínsula, del cíngulo y del cuerpo calloso. La resonancia cerebral se intensificó respecto a una mayor manifestación empática de las mujeres anteriormente evaluada mediante cuestionario.

Te puede interesar: Ishinfuran

De todo ello, deducimos que los humanos captamos emociones a través de un mecanismo directo de cartografiado en el que intervienen partes del cerebro que generan respuestas motoras viscerales. 

Empatía y neuronas espejos

Actualmente, se sabe que la localización de las neuronas espejo se distribuyen en distintas áreas cerebrales gracias a los experimentos realizados a partir del descubrimiento inesperado de las neuronas espejo por parte del grupo de investigación de la Universidad de Parma.

El cerebro humano y el del mono cuentan con grupos de neuronas que responden cuando un individuo realiza ciertos actos y cuando observa que otros ejecutan los mismos movimientos.

No te pierdas: Serendipia

Estas neuronas espejo aportan una experiencia interna directa y, por tanto, una comprensión de los actos, intenciones o emociones de otra persona. Las neuronas espejo pueden sustentar también la capacidad de imitar acciones ajenas y, en consecuencia, el aprendizaje. El mecanismo especular serviría de puente entre dos cerebros para su comunicación y conexión en múltiples niveles.

Al entender fisiológicamente cómo funciona la empatía es obligación absoluta de cada uno de nosotros hacernos responsables de cómo actuamos, pensamos, lo que decimos, cómo reaccionamos porque el otro siempre está aprendiendo e imitando lo que transmitimos.

El investigador V.S. Ramachandran afirma que “las neuronas espejo harán por la psicología lo que el ADN hizo por la biología: proporcionarán un marco unificador y ayudarán a explicar una multitud de capacidades mentales que hasta ahora han permanecido misteriosas e inaccesibles a los experimentos. Las llamo neuronas de la empatía por estar directamente implicadas en la comprensión de las emociones de los otros”.

Por eso las prácticas de respiración, mindfulness, atención plena, meditación son fundamentales para volver a la calma, encontrar el eje y comprender la magnitud de nuestra influencia porque los demás están todo el tiempo aprendiendo de nosotros.

Lee también: Mindfulness es un derecho humano

*Cynthia Zak es escritora, periodista, cantautora, maestra de yoga y meditación, conferencista internacional y directora de Mindfulness del Yomu Institute. Es la cofundadora del sistema de Mindfulness Yomu y emprendedora. Conoce más de ella en su canal de Youtube, así como en su podcastInstagram y Twitter.

También te puede interesar

Opinión

El impacto de los sonidos, ritmos y vibraciones en el cerebro son sutiles e imperceptibles a nuestra limitada experiencia pero lo que sucede a...

Opinión

Este momento de la humanidad es un caldo de cultivo perfecto para que el reinado del distress esté más fuerte que nunca con altos...

Opinión

Está comprobado científicamente que el uso de palabras de alto poder vibracional dichas hacia uno mismo son fuente de salud mental, emocional y física.

Opinión

Proponte estar atento a las casualidades que no son tales, a la serendipia de las cosas y ve abierto a descubrir un lado inesperado...

Publicidad