El huracán que no movió la agenda
Ítaca

Es jefe de información en Imagen Noticias con Yuriria Sierra en Imagen Televisión. Ha colaborado en Nexos, Proyecto 40 y Dónde Ir.  IG y TW: @alanulisesniniz

El huracán que no movió la agenda
Labores de rescate por parte de la SecretarÌa de Seguridad de Veracruz. Foto: EFE.

“AMLO le dedica 66 minutos a Anaya en las mañaneras…”, dice la cabeza de una nota de El Universal publicada este jueves. Son datos registrados por la consultora SPIN, de Luis Estrada, y que arrojaron las conferencias matutinas en la última semana, desde que el ex candidato presidencial del PAN publicó en redes aquellos videos donde acusó persecución política. Eso es más de una hora para un tema que, como lo ha dicho el mismo presidente, debe ser resuelto en la Fiscalía General de la República y no en Palacio Nacional. Lo curioso es que mientras él dedica tanto tiempo para hablar de este, su antagonista, miles de mexicanos esperan por la ayuda urgente que les exige hoy el paso del huracán “Grace”.  En Papantla, por ejemplo, la tarde de este mismo jueves, habitantes bloquearon carreteras para pedir apoyos, esos apoyos que prometieron las autoridades y que incluso Andrés Manuel López Obrador dijo que no tendrían límite presupuestal, pero que siguen sin llegar. 

Está también esta otra historia que transmitimos en Imagen Noticias esta semana: es la situación de Cazones, Veracruz, una localidad donde sus habitantes se dedican principalmente a la pesca; esta región fue azotada por ráfagas de viento de más de 200 kilómetros por hora. Los pobladores no tienen cómo recuperar lo que perdieron. Esto le contó el señor Arturo López a mi compañera Roxana Aguirre: “Fue mi sorpresa que mis nietos me dieron algo que no me lo esperaba y aquí lo traigo, me dicen: ten Lala, para que reestructures tu choza. Mire, se los agradezco a mis nietos…”. Acto seguido, Arturo sacó de su pantalón la bolsa de plástico que le entregaron sus nietos, en ella había varias monedas. Lo poco que tenían ahorrado esos pequeños se lo dieron a su abuelo para que reconstruyera el restaurante que tenía en Barra de Cazones y que tras “Grace” quedó completamente destruido. Pobladores como Arturo afirman que un fenómeno meteorológico como éste no lo habían vivido nunca a pesar de llevar toda su vida en la región. Las autoridades locales y federales solo les han advertido que el restablecimiento de los servicios y la reconstrucción será sumamente compleja, de la entrega de ayuda ni hablar: tienen primero que hacer un censo. 

Ha pasado una semana desde el impacto de “Grace”, las familias aún esperan que alguna autoridad les dé al menos la certeza de que la ayuda llegará pronto, para con ella levantar lo que el huracán les quitó, que prácticamente significa el trabajo de toda una vida. El presidente estuvo en Veracruz donde hizo esa promesa de apoyo sin límite presupuestal, pero en realidad fue un anuncio que le quedó de paso, pues su presencia en el estado estaba en la agenda para la celebración de los 200 años de los Tratados de Córdoba, conmemoración que realizó incluso antes de presentar el plan para los damnificados por “Grace”. 

El próximo miércoles, Andrés Manuel López Obrador rendirá el que tendría que ser su tercer informe de gobierno, pero será uno más de los varios mensajes que ha dado en estos tres años y en los que lejos de presumir logros repite diagnósticos y sugiere responsables… Y al día siguiente volverá a aparecer en el Salón Tesorería de Palacio Nacional, dedicará quién sabe cuántos minutos a descalificar a sus enemigos, porque no hay huracán capaz de mover la agenda ni la línea discursiva. Sobra decir que el presidente que dice velar por los más desprotegidos no ha visitado las zonas afectadas por “Grace”.