Descubierto en la profundidad: el increíble pez de cabeza transparente
El pez pez de cabeza transparente barreleye tiene ojos extremadamente sensibles a la luz que pueden girar dentro de un escudo transparente lleno de líquido en su cabeza. Los dos puntos que tiene sobre la boca son similares a las fosas nasales humanas. Foto: Instituto de Investigación del Acuario de la Bahía de Monterrey

En la oscura zona crepuscular del océano, entre 600 y 800 metros por debajo de la superficie, hay peces que miran hacia arriba a través de sus cabezas transparentes con ojos que parecen hipnotizantes esferas de color esmeralda. Estas cúpulas son enormes lentes esféricas que se sitúan sobre un par de largos tubos oculares plateados; por ello, su nombre común es pez barreleye o cabeza transparente (Macropinna microstoma).

El color verde (que en realidad proviene de un pigmento amarillo) actúa como una especie de lentes de sol, para ayudarles a localizar a sus presas. En las aguas abiertas del océano profundo no hay ningún lugar donde esconderse y muchos animales que viven aquí poseen vientres brillantes que disimulan su silueta y los protegen, las presas bioluminiscentes son difíciles de detectar contra la tenue luz azul del sol que se filtra. Sin embargo, los barreleyes están un paso adelantados.

El pigmento de sus ojos permite que estos peces distingan entre la luz del sol y la bioluminiscencia, explica Bruce Robison, biólogo de aguas profundas del Instituto de Investigación del Acuario de la Bahía de Monterrey, en California. Esto ayuda a los barreyes a tener una visión clara de los animales que intentan ocultar sus sombras.

Los ojos tubulares del pez de cabeza transparente son extremadamente sensibles y captan una gran cantidad de luz, lo cual es útil en las profundidades oscuras de la zona crepuscular. Sin embargo, a Robison le desconcertó en un principio que sus ojos parecieran estar fijados hacia arriba en aquel pequeño espacio de líquido, justo encima de sus cabezas.

“Siempre me extrañó que sus ojos se dirigieran hacia arriba, pero que el campo de visión no incluyera la boca”, comenta Robison. Imagínense que intentan comer restos de comida que flotan frente a ustedes, mientras fijan sus ojos en el techo.

No obstante, tras años de observar únicamente especímenes muertos capturados con redes, Robison y sus colegas por fin pudieron ver bien un barreleye vivo a través de las cámaras de alta definición de una unidad de control remoto. “De repente se me prendió el foco y pensé: ‘¡Ajá, eso es lo que pasa!'”, cuenta. “Pueden girar sus ojos”. Esto significa que los peces pueden rastrear una presa que se desplaza por el agua hasta que se encuentra justo delante de su boca.

Al ver un barreleye vivo en las profundidades, Robison notó algo más que los científicos habían omitido anteriormente. “Tenía este domo sobre sus ojos, como el de un avión de combate”, explica, refiriéndose a la parte frontal transparente del cuerpo del pez de cabeza transparente, que fue arrancada de todos los especímenes que había sacado a la superficie anteriormente.

Robison piensa que este domo probablemente les ayuda a proteger sus ojos mientras roban comida entre los tentáculos punzantes de los sifonóforos, animales que flotan en las profundidades del mar en largas y mortales cadenas, como redes a la deriva.

Se han encontrado barreleyes que tienen una mezcla de alimentos en sus estómagos, incluidos los tentáculos de los sifonóforos, así como animales de los que se alimentan los sifonóforos, incluyendo pequeños crustáceos llamados copépodos. Es posible que su táctica consista en nadar hasta los sifonóforos y mordisquear las pequeñas presas atrapadas en sus tentáculos, utilizando el escudo transparente para proteger sus ojos verdes de las picaduras.

Sin embargo, no es sencillo encontrar un pez de cabeza transparente en la naturaleza. En sus 30 años de carrera, Robison comenta que solo ha visto vivos a estos peces de 15 cm. en unas ocho ocasiones. “Pasamos mucho tiempo explorando ahí abajo, así que puedo decir con cierta seguridad que son bastante raros”, explica.