Síguenos

 

Derechos Humanos

Un banco europeo apoya proyectos ligados a violación de DDHH: ONG

El Banco Europeo de Inversiones fue acusado de no evaluar adecuadamente el impacto de sus proyectos en Asia y África

Proyecto hidroeléctrico en Upper Svaneti, Georgia. Foto: Wikimedia Commons

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Kayleena Makortoff, Corresponsal de Finanzas/The Guardian

Las investigaciones de una ONG demuestran que el Banco Europeo de Inversiones, financiado por la Unión Europea, ha utilizado el dinero de los contribuyentes para sustentar proyectos de infraestructura vinculados con supuestas violaciones de derechos humanos.

El reporte, liderado por grupos como Counter Balance y la red CEE Bankwatch, acusa al BEI de falta de transparencia y de fallar en la evaluación apropiada del impacto de sus financiamientos, conforme se ha extendido su trabajo más allá de Europa hacia los antiguos países soviéticos, África y Asia.

Algunos activistas se preocupan cada vez más por las relaciones del BEI con países en desarrollo, y han exhortado a los legisladores a restringir futuras inversiones hasta que la organización se someta a “reformas fundamentales”.

Aunque se espera que el Reino Unido salga de la lista de posibles clientes de BEI el próximo 1 de enero, después del periodo de transición del Brexit,  hasta ahora ha recibido 120 mil millones de libras para financiar proyectos en los últimos 40 años, incluyendo el complejo de negocios de Canary Wharf en Londres, y el desarrollo de los muelles de Cardiff.

La investigación señala la participación del BEI en proyectos controversiales, incluyendo algunos en Nepal y Georgia, donde se asegura que han dañado a las poblaciones locales.

También afirma que el BEI fracasó en reconocer a la población Svan como un pueblo indígena, al ignorar su derecho a formar parte de las decisiones sobre proyectos en sus territorios tradicionales.

El reporte dice que el BEI financió la construcción de una carretera entre Mombasa y Nairobi en Kenia, lo que resultó en el desalojo obligado de más de cien personas por policías armados. El reportaje dice que más de 500 personas han presentado quejas formales contra el BEI como resultado de ese proyecto.

Lee aquí las mejores historias, reportajes 
y opinión de The Guardian en español

Mientras tanto, en Nepal se está construyendo el Corredor Marsyangdi, una línea de transmisión de electricidad financiada por el BEI, sin el “consentimiento previo, libre e informado” de las poblaciones indígenas afectadas, “aún cuando el proyecto tendrá un fuerte impacto en sus bosques y sustento”, según el reporte.

“Sin reformas fundamentales, el BEI no debería recibir la etiqueta de ‘Banco Europeo para la Reconstrucción’ ”, afirma el reporte, liderado por Counter Balance. Counter Balance es una coalición de nueve ONGs, que incluyen a Urgewald de Alemania, Corner House y Bretton Woods Project del Reino Unido, y Both ENDS de los Países Bajos.

“No ponen suficiente atención en el impacto para el desarrollo de sus operaciones y no tienen suficiente conocimiento o suficiente presencia en la vida diaria como para aportar verdaderos valores añadidos fuera de Europa … Sus operaciones fuera de Europa tienden a favorecer un modelo de desarrollo problemático y desactualizado, que a fin de cuentas exacerba las desigualdades en lugar de aliviarlas”, dice el documento.

Un portavoz de BEI dijo que el reporte contiene “diversas afirmaciones imprecisas y engañosas” y que sus préstamos e inversiones han sido “consistentemente evaluadas” por consultores independientes. El BEI dijo tener un sólido récord de cumplir con los objetivos políticos fijados por la Comisión Europea, el parlamento europeo, y los estados miembros de la UE.

“El BEI comparte muchas de sus preocupaciones sobre los desafíos del financiamiento de desarrollo, y está constantemente mejorando y desarrollando su enfoque sobre problemáticas esenciales como derechos humanos, impacto social y ambiental, las luchas contra el fraude y la corrupción, así como cumplimiento de impuestos y otras cuestiones similares”, dijo.

“Cabe resaltar que muchos de estos problemas están en discusión o ya se han discutido con Counter Balance y la red de CEE Bankwatch como parte de nuestro constante diálogo, o está dentro de los planes discutirlas como parte de nuestras futuras consultas públicas”.

https://www.theguardian.com/global-development/2020/nov/09/eu-bank-supports-projects-linked-to-human-rights-violations-ngos-claim

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Publicidad