¿Qué son las grasas trans?
Pollo frito, papás, galletas son solo algunos ejemplos de productos que contienen grasas trans. Foto: Envato elements

Una dieta balanceada previene el desarrollo de enfermedades como diabetes, obesidad, padecimientos cardíacos, entre otros. Es por ello que resulta necesario cuidar los alimentos que se consumen diario, pero también los ingredientes con los que están preparados ya que muchos contienen sustancias dañinas para el organismo; las grasas trans son algunas de ellas.

Las grasas trans, también conocidas como ácidos grasos trans, están presentes en una enorme cantidad de productos consumidos de forma cotidiana y tienen un gran impacto en la salud, pues están relacionadas con el desarrollo de enfermedades cardiovasculares y de cáncer.

Te puede interesar: La-Lista de beneficios del aceite de canola

Grasas trans, ¿en qué consisten?

Luis Enrique Gómez Quiroz, investigador de la División de Ciencias Biológicas y de la Salud de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Unidad Iztapalapa, explica que las grasas trans son un tipo de grasa alimentaria que es modificada con procesos industriales de hidrogenación, los cuales transforman los aceites vegetales al sólido, con el fin de posponer su fecha de caducidad. No tienen ningún valor nutritivo y son muy dañinas.

De acuerdo con la National Library of Medicine, ese proceso industrial, en donde se añade hidrógeno al aceite vegetal, hace que el aceite se vuelva sólido a temperatura ambiente. Este aceite parcialmente hidrogenado es más barato, se echa a perder con menor facilidad y los alimentos elaborados con él tienen una mayor vida útil, pero resulta extremadamente perjudicial para la salud.

El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) del Conacyt detalla que la fuente principal de ácidos grasos trans se encuentra en los productos procesados. El origen de las grasas trans, cuenta la institución, se remonta a fines del siglo XIX en Europa, durante la Segunda Guerra Mundial, debido a la producción de la margarina como reemplazo de la mantequilla, la cual tiene mayor durabilidad.

¿Qué son las grasas trans? - french-fries-gac91c59be_1280
Foto: Pixabay

¿Dónde se encuentran las grasas trans?

Las grasas trans están presentes en los alimentos procesados y empaquetados, los cuales tienen pocos nutrientes y aportan calorías adicionales por la grasa y el azúcar. El CIAD detalla que algunos de los productos en los que se encuentran este tipo de grasas son:

  • Galletas, tartas, pasteles y pan de dulce empaquetado.
  • Alimentos congelados como pizza, helado, yogur, malteadas.
  • Palomitas de microondas.
  • Pollo frito.
  • Frituras.
  • Comida rápida.
  • Grasas sólidas, como la manteca y la margarina.
  • Sustitutos de crema no lácteos.

El CIAD recomienda revisar el etiquetado de los productos para saber de qué ingredientes están hechos.

¿Qué son las grasas trans? - female-hands-hold-fried-chicken-on-yellow-backgrou-2021-09-03-01-34-07-utc-1280x853
Foto: Envato elements

También lee: ¿Qué es y para qué sirve el aceite de canola?

Daños a la salud por las grasas trans

Luis Enrique Gómez Quiroz, académico de la UAM, explica que a las grasas trans, al ser un producto modificado por la industria, el cuerpo no sabe cómo procesarlas y eliminarlas, por lo que se acumulan, se vuelven sólidos en las arterias y las obstruyen.

El doctor Carlos del Ángel Matías comenta que las grasas trans aumentan el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo II y sobrepeso pues producen un efecto perjudicial en los niveles de colesterol, lo que aumenta el riesgo de ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares.

Datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) señalan que el consumo de ácidos grasos trans causa más de 500 mil muertes al año en el mundo por cardiopatía coronaria, la cual se trata de un padecimiento cardíaco en el que las arterias del corazón no pueden aportar suficiente cantidad de sangre oxigenada al corazón.

¿Qué son las grasas trans? - stethoscope-and-heart-symbolizing-heart-health-2022-11-15-23-18-17-utc-1280x851
Foto: Envato elements

Mayo Clinic explica que el cuerpo no necesita ni obtiene ningún beneficio de las grasas trans, por el contrario, su consumo aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares dado que aumentan el colesterol LDL (de baja densidad), conocido como “malo”; además, reduce el colesterol HDL (de alta densidad) o “bueno” porque transporta el colesterol de otras partes del cuerpo al hígado para que sea eliminado.

“Tener niveles altos de colesterol LDL junto con niveles bajos de HDL puede provocar que se acumule colesterol en las arterias. Esto incrementa las probabilidades de presentar una enfermedad cardíaca o un accidente cerebrovascular”, se lee en el documento de Mayo Clinic.

Las grasas trans, indica la National Library of Medicine, contienen nueve calorías por gramo, así que su consumo causa un importante aumento de peso, problema que se ha incrementado en nuestro país de forma alarmante en los últimos años. La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) 2021 señala que el grupo de 30 a 39 años es el que presenta mayor prevalencia de obesidad con un 39.6%, mientras que el 20% de los niños mexicanos de cinco a 12 años tienen esta condición.

En 2021 los padecimientos del corazón y diabetes mellitus fueron la segunda y tercera causa de muerte por enfermedad en México, solo superadas por el COVID-19, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

¿Qué son las grasas trans? - men-have-heart-disease-2022-10-31-03-41-08-utc-1280x853
Foto: Envato elements

¿Las grasas trans causan cáncer?

Un estudio realizado por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer señala que el consumo de ácidos grasos trans en alimentos está asociado con un mayor riesgo de desarrollar cáncer en los ovarios. El doctor Inge Huybrechts, uno de los autores de la investigación, destacó que este hallazgo confirma las sospechas que se tenían de inicio, pues hay análisis anteriores en los que se ha planteado la relación entre la ingesta de las grasas trans con un mayor riesgo de cáncer de mama, próstata y colorrectal.

El estudio, titulado El consumo de dietas enriquecidas en colesterol condiciona el desarrollo de un subtipo de CHC de alta agresividad y mal pronóstico, en el que participaron investigadores mexicanos y fue publicado en la revista Cancers, plantea además que una dieta con alto consumo de grasas trans está asociada con “mayor agresividad” de cáncer en el hígado.  

¿Cómo sustituir las grasas trans?

El doctor Carlos del Ángel Matías aconseja sustituir las grasas trans con alimentos más saludables. Algunas recomendaciones para lograrlo son:

  • Usa aceite de cártamo, canola o de oliva en lugar de mantequilla, manteca vegetal u otras grasas sólidas.
  • Cambia la margarina sólida a margarina suave.
  • Cuando comas en un restaurante pregunta con qué tipo de grasas cocinan los alimentos.
  • Evita los alimentos fritos, empaquetados y procesados.
  • Reemplaza las carnes con pollo sin piel o pescado algunos días a la semana.
  • Sustituye los lácteos enteros con leche, yogur y queso bajos en grasas o desgrasados.
¿Qué son las grasas trans? - food-g2b70db00c_1280
Foto: Pixabay

Acciones contra las grasas trans

Debido a los riesgos de salud de estas grasas, la Administración de Alimentos y Medicamentos en Estados Unidos (FDA) prohibió a los fabricantes agregar ácidos grasos a los alimentos.  

En 2020, la OPS lanzó el Plan de Acción para Eliminar los Ácidos Grasos Trans de Producción Industrial 2020-2025, en el que propone estrategias para que los países miembros de este organismo eliminen estas sustancias en la industria alimentaria. Entre las acciones que se plantean en dicha iniciativa se encuentra limitar el porcentaje de ácidos grasos trans en los alimentos al 2%, la prohibición de los aceites parcialmente hidrogenados, que es la fuente principal de las grasas trans, así como el etiquetado frontal en los alimentos.

En octubre de 2020 entró en vigor el nuevo etiquetado frontal para los alimentos en México, el cual se integra por cinco sellos de advertencia en forma de octágono, los cuales indican cuando un producto contiene exceso de: calorías, grasas saturadas, grasas trans, azúcar y sodio.

En el Congreso se han presentado diversas iniciativas para la prohibición de las grasas trans en la industria alimentaria, la más reciente fue propuesta en octubre de 2021 en la Comisión de Salud de la Cámara de Senadores. Se trata de un dictamen en el que se agrega el artículo 216 Bis a la Ley General de Salud el cual plantea que los alimentos, bebidas no alcohólicas, aceites y grasas no podrán exceder dos partes de ácidos grasos trans de producción industrial por cada cien partes del total de ácidos grasos. Pese a que el dictamen fue aprobado en el Senado, continúa en discusión en la Cámara de Diputados.

Es necesario no solo cuidar los alimentos que se consumen, sino también los ingredientes para cocinar con la más alta calidad. Los aceites de Capullo® no contienen grasas trans, por lo que son una excelente opción para la preparación de tus comidas.

Aceite de canola, un gran aliado en la cocina

De acuerdo con un estudio realizado por la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), los aceites más recomendables por contener grasas buenas para el cuerpo y menos grasas saturadas son el de canola, soya, maíz, oliva, cártamo y girasol, así como otros considerados gourmet como el de uva o el de cacahuate.

El aceite de canola, el cual se extrae de las semillas de la planta de canola, es especialmente benéfico. Es reconocido como seguro por la Food and Drug Administration (Administración de Alimentos y Medicamentos) por ser bajo en grasas saturadas y tener una proporción alta de grasas monoinsaturadas. Se utiliza particularmente en la cocina para la preparación de los alimentos; además aporta vitamina E que actúa como antioxidante. En México, se producen al año 2 millones de toneladas de canola, indica la Secretaría de Agricultura.

En el estudio de la Profeco, que analiza los aceites comestibles que contienen ingredientes más saludables, se observa que el aceite de canola es uno de los recomendados, siendo Capullo® y Capullo Procardio®, de las marcas con mejor puntaje.

La Profeco sugirió a los consumidores que, al momento de comprar aceite comestible, siempre revisen la etiqueta del producto para verificar que contenga menos de cuatro gramos de grasa saturada por cada cucharada de producto y que no tengan aceites parcialmente hidrogenados ni ácidos grasos trans.

El aceite Capullo® es un gran aliado en la cocina por ser de origen natural, no contiene colesterol y está libre de grasas trans.