Síguenos

 

Regresando al amor

¿Cuál es tu tipo de apego en las relaciones?

Romina Alcantar

El ser humano necesita pertenecer, estar en contacto y sentirse unido en amor con el otro.

i
amor en pareja
Foto: Kelly Sikkema/Unsplash.com

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Los seres humanos somos inherentemente sociales: necesitamos de la comunidad para sobrevivir tanto física como emocionalmente.

Es en el encuentro verdadero y amoroso con el otro donde logramos reconocernos profundamente a nosotros mismos. Si yo te miro a ti y veo que lo que eres en todas sus dimensiones, en alguna medida yo también aprendo a conocerme y reconocerme, algo en lo esencial se calma.

Por ello, un ingrediente clave para la travesía del vivir será el de sentirnos unidos y lograr  relaciones ricas, fértiles y cooperativas, sean estas relaciones de pareja o no.

Lee también: La autoestima

La teoría del apego

La teoría del apego se basa en que la necesidad de disfrutar de una relación íntima viene determinada por nuestros genes. Su principio más importante declara que un recién nacido necesita desarrollar una relación con, al menos, un cuidador principal para que su desarrollo social y emocional se produzca con normalidad.

En el siglo XX, el psicólogo John Bowlby desarrolló la Teoría del Apego y, años más tarde, los psicólogos Cindy Hazan y Philipp Shaver indicaron en sus investigaciones que los patrones de apego que los adultos establecen con sus parejas amorosas se parecen a los existentes entre los niños y sus padres. 

La teoría define tres estilos de apego o maneras que tenemos las personas de percibir la intimidad y de responder a ella en el seno de la pareja:

1-Las personas de apego seguro se sienten a gusto en situaciones de intimidad y suelen ser cálidas y cariñosas.

2-Las personas de apego ansioso anhelan la intimidad, tienden a obsesionarse con sus relaciones y acostumbran a dudar de la capacidad de su pareja para corresponder a su amor.

3-Las personas de apego evasivo equiparan la intimidad con una pérdida de independencia y se esfuerzan constantemente en evitar el acercamiento.

Apego seguro 

-Quienes disfrutan de un apego seguro les resulta fácil mostrarse cálidos y afectuosos con su pareja.

-Disfrutan de la intimidad sin preocuparse en exceso por la relación.

-Se toman con calma los asuntos sentimentales y no se disgustan con facilidad por los temas amorosos.

-Saben comunicar sus necesidades y sentimientos y se les da bien interpretar las señales que su pareja envía; no tardan en responder a ellas.

-Evitan y neutralizan cualquier indicio de dramatización.

-Se muestran flexibles y están dispuestos a revisar y analizar su conducta.

-Son rápidos a la hora de perdonar.

-Siendo estables saben que el amor no se acaba si su relación de pareja termina. Consideran que el mundo está lleno de posibles parejas dispuestas a aproximarse.

Apego ansioso 

Las personas que se viven en este estilo de apego suelen decir frases como:

¿Qué posibilidades tengo de encontrar alguien como él/ella? 

Cuesta mucho encontrar a alguien, acabaré solo/a. 

Las características de las personas con este estilo de apego suelen ser:

Les gusta estar muy unidos a sus parejas sentimentales y tienen mucha facilidad para intimar a fondo.

-Temen que su compañero/a no desee forjar unos lazos tan estrechos como desearían.

-Las relaciones tienden a consumir buena parte de su energía emocional.

-Tienden a tomarse las reacciones de su pareja de manera demasiado personal.

-Se disgustan con facilidad y en las relaciones sienten abundancia de emociones negativas.

Piensan que es preferible seguir junto a esa persona, por muy infelices que se sientan, antes de estar sin ella.

-Piensan que no podrán enamorarse de nadie más.

-Si sus parejas les aportan grandes dosis de seguridad, dejan de lado gran parte de sus preocupaciones y logran vivir su relación con cierta estabilidad.

Apego evasivo

Quienes viven este estilo de apego presentan las siguientes características:

-Les importa tanto conservar la independencia y ser autosuficientes que, a menudo, prefieren la autonomía a la intimidad.

-Aunque desean vincularse a los demás, se sienten incómodos ante un exceso de proximidad y guardan las distancias con tu pareja.

-No dedican mucho tiempo a ocuparse de las relaciones sentimentales ni a lamentarse ante un rechazo.

-Les cuesta abrirse a los demás. Sus parejas se quejan de que ponen distancia emocional.

-Tienden a ponerse a la defensiva ante el menor signo de control que su pareja ejerza sobre su propio territorio.

-Atribuyen su soledad a circunstancias como la de no haber encontrado todavía la pareja idónea y perfecta que está esperándole en alguna parte.

-Establecen relaciones que no tienen futuro, por ejemplo, con una persona casada.

-Desacreditan mentalmente a la pareja cuando está hablando.

-Guardan secretos para preservar la sensación de dependencia.

-No comparten la cama y tienden a caminan unos pasos por delante del otro.

Este tipo de apego desarrolla en las relaciones de pareja estrategias de evasión que podemos resumir en las siguientes frases:

-No estoy preparada para un compromiso. 

-Sigo pensando que alguna de mis exparejas era más idónea. 

-Flirteo con otros, pero no digo te quiero; aún así doy a entender que siento algo por tal o tales personas. 

-Me retiro cuando las cosas van bien: por ejemplo, no llamo en unos días tras una cita exitosa. 

El identificar tu tipo de apego te podrá ayudar a entender la relación con el otro y contigo mismo. 

¿Cual es tu tipo de apego?

También te puede interesar

Entretenimiento

La cantante Salma estrenó una canción con la que busca que al final de las relaciones se escuchen las dos versiones de los hechos.

Entretenimiento

JLo y Ben Affleck lo hicieron, pero los expertos piden moderación luego de que el confinamiento provoca una tendencia de citas para "reavivar el...

Opinión

Me preocupa su decisión, ¿pero qué puedo hacer? ¿llevarle a rastras?, ¿montar un chantaje?, ¿organizar una intervención?

Familia

En un esquema de coparentalidad, el amor mutuo no es necesario ni tampoco un vehículo para formar una familia: el interés se centra en...

Publicidad